1 ago. 2011

Coleccionar Paisajes, una propuesta didáctica de Martha Schwartz en Toronto: el “Village of Yorkville Park”

Recordando a las viejas cajas victorianas que albergaban colecciones de lo más variado (objetos, fósiles, insectos, flores, huesos, …) y con un premeditado sentido didáctico, Martha Schwarz, junto a Oleson Worland Architects, planteó en Yorkville, uno de los barrios más peculiares y selectos de Toronto, un pequeño parque que evocaría los diferentes paisajes de Canadá. 
El Village of Yorkville Park (también conocido como Cumberland Park), inaugurado en 1994, es una “box collection” de paisajes esencializados, que sintonizan con el carácter victoriano que tenía el pueblo de Yorkville en su origen. 

Toronto es la capital de la región de Ontario, la provincia más importante del Canadá anglófilo, y se encuentra en la orilla norte del lago Ontario (uno de los Grandes Lagos que separan Canadá y EE.UU.). Su población es de dos millones y medio de habitantes aunque la Greater Toronto Area alcanza los 5,5 millones.
Esta ciudad  tiene una historia breve pero intensa, que comienza cuando los franceses levantaron en 1720 un fuerte en ese lugar. Con la llegada de los británicos se levantará allí, en 1793, un pequeño núcleo de población, York, que irá creciendo hasta convertirse en Toronto, denominación recibida en 1834 para la que sería capital del Canadá a mediados del siglo XIX.
En la actualidad, Yorkville, es un distrito de Toronto, pero mantiene el prestigio que le otorga el peso de la historia. Fue lugar de bohemios durante los años cincuenta y de los "hippies" de los años 60, siendo hoy una  sofisticada zona comercial en la que destacan tiendas de moda de alto standing, galerías de arte y restaurantes.
En la década de 1950, la realización de la línea de Metro Bloor-Danforth supuso la demolición de unas casas victorianas que se adosaban en hilera en la cara sur de Cumberland Street. El nuevo espacio subterráneo fue cubierto y esta superficie se convirtió en un aparcamiento. La fuerte contestación ciudadana a esta situación no cesó hasta que el Ayuntamiento aceptó en 1973 la construcción de un parque sobre esa cubierta. Pero la decisión se retrasó hasta 1991, cuando finalmente fue convocado un concurso internacional con ese fin. La propuesta ganadora fue la presentada por Martha Schwartz, Ken Smith y David Meyer, Inc. en colaboración con Oleson Worland Architects.
Martha Schwartz es una de las principales representantes de la Arquitectura del Paisaje en Estados Unidos. Formada en Harvard, se asoció primero con Peter Walker (una de las figuras señeras de la disciplina) para hacerlo después con Smith y Meyer, hasta que abrió su propio estudio “Martha Schwartz Incorporated”. Procedente del campo del arte, sus propuestas se caracterizan por una visión escenográfica con altos contenidos poéticos y simbólicos, en los que las plantas comparten protagonismo con materiales, formas o juegos de luz sorprendentes.
Claves del Parque
El Village of Yorkville Park se ubica en el cruce de la Cumberland Street y la Bellair Street, en el lugar ocupado por aquellas viviendas victorianas desaparecidas. Es un espacio rectangular de aproximadamente 4.500 m2 (150 metros de largo por 30 de ancho).
Los objetivos del parque fueron:
  •          Reflejar, reforzar y extender la escala “victoriana” y el carácter de la villa original. La sucesión de jardines varía de anchura en función del ajuste a las teóricas líneas de la parcelación residencial preexistente.
  •          Proporcionar una propuesta ecológica introduciendo y presentando diferentes especies y comunidades de plantas nativas. Desde los jardines de penumbra, los claros del bosque y las praderas, las zonas pantanosas, el paisaje de las tierras bajas o los bosques caducos y de coníferas de las tierras altas.
  •         Proporcionar variedad de espacios y experiencias sensoriales, diversidad de propuestas paisajísticas y diferentes funciones de parque.
  •          Integrar el parque en la red de paseos peatonales existentes en la zona.
El “catálogo” de diversidad paisajística de Canadá toma forma. Surge la idea madre del proyecto: Una secuencia de paisajes canadienses interpretados que se unen, yuxtapuestos, como parcelas victorianas, siguiendo aproximadamente el trazado preexistente y que se presentan ordenados, con esa visión didáctica, de las cajas de colección.
La parcelación entabla diálogo con la que se conserva en las viviendas victorianas del lado norte de Cumberland Street y retoma la escala del espacio a la vez que proclama la historia de ese solar. Se pretende unir la esencia natural del paisaje con la esencia artificial de la historia del municipio. Los Paisajes están descontextualizados, como los objetos de colección, pero evocan la historia local y la identidad regional desde un enfoque de fuerte culturalismo.

Las piezas de la colección
Siguiendo un recorrido lineal a través del parque, que comienza en el Oeste, dejando Cumberland Street a la izquierda y finaliza en el este, al llegar a Bellair Street con el pinar final.
Planta del parque con las trece piezas descritas

I. Arboleda de Guillomos del Canadá
En el Oeste, en la zona más sombreada del parque, se encuentran unas hileras de Guillomos del Canadá (Amelanchier canadensis) creciendo sobre una cama de helechos, campanillas azules y trilliums. La imagen permanentemente verde de los helechos, proporciona un interesante contraste durante el invierno, mientras que los trilliums y las campanillas proporcionan agradables fragancias con sus flores de primavera. Los floridos frutos y el brillante color rojo-anaranjado otoñal de los múltiples tallos de los Guillomos aportan gran variedad estacional.
II. Heritage Walk
Uno de los objetivos del parque es enlazar adecuadamente los recorridos de ambos lados del barrio. Entre las piezas I y III, se encuentra Heritage Walk un pequeño paseo transversal, con bancos para sentarse, que se alinea con Old York Lane, vía que se dirige hacia el norte y conecta Cumberland Street con Yorkville Avenue y Hazelton Avenue.
III. Jardín de hierbas de penumbra
Las jardineras que limitan Heritage Walk  por el este recuerdan un jardín íntimo, con una variada plantación de especies perennes que toleran la sombra. De esta "cama verde" surgen Ciruelos virginianos nativos (Prunus virginiana) que destacan por sus flores de primavera y sus hojas púrpuras en verano.

IV. El claro y la fuente
Esta zona es el corazón del parque. Conocido como el "Claro", es un lugar de encuentro entre la gente que comparte la estancia con la travesía. Allí se encuentra el acceso al metro, un volumen que limita el espacio y separa esta parte de los “paisajes" anteriores.
En el centro se encuentra, como aflorando del suelo, una gran roca (The Village Rock) de granito nativo del tipo “Canadian Shield”, procedente de canteras próximas a Gravenhurst. Con una edad aproximada de mil millones de años, la roca pesa 650 toneladas y su presencia evoca el recuerdo de las antiguas montañas que sufrieron una gran erosión. Su extracción, su traslado en piezas (135 piezas de entre 200 hasta 900 kilos), su ensamblado “in situ” y su técnica de acabado haciendo "desaparecer" las juntas de unión, fue un alarde constructivo.
El “Claro” está flanqueado, por el sur, con Arces Rojos “Armstrong” (Acer rubrum Armstrong). El Arce Rojo es un árbol nativo de Norteamérica y su hoja se convirtió en el símbolo de Canadá apareciendo en la bandera de este país. 


En el Este, se ubicó una fuente-cortina de agua, que recuerda la suave caída de la lluvia. Cables de acero inoxidable simulan los destellos del agua cuando la fuente no está en funcionamiento, proporcionando una base en la que se apoyan los carámbanos de hielo durante el invierno.
V. Arboleda de alisos
Tras la fuente surge una plantación de Alisos (Alnus glutinosa), bajo los cuales se ha pavimentado con grava de machaqueo de ladrillo dorado de Ontario. La ciudad de Yorkville fue muy reconocida durante la segunda mitad del siglo XIX por su excelente ladrillo amarillo blanquecino realizado a partir de la arcilla de la zona. Este material fue utilizado en edificios  monumentales como el  St. Lawrence Hall, la catedral de St. James y parte del University College.
VI. Marismas de Ontario
Las zonas pantanosas son características del paisaje de Ontario. Unas pasarelas de madera de Pino de Oregón, entrelazadas en forma de cruz, permiten el paso sobre la “marisma” de Yorkville. Se ha plantado una mezcla especial de vegetación nativa de estas zonas húmedas, proporcionando múltiples texturas y colores.

VII. Festival Walk
Festival Walk es una pérgola con plantaciones de enredaderas que ofrecen un magnífico espectáculo otoñal. Su pavimento representa la sucesión de fotogramas de una película. Es el reconocimiento del importante papel que Yorkville desempeña en el Festival Internacional de Cine de Toronto. El hotel “Park Hyatt Toronto" situado en la zona de Yorkville es la sede del Festival. El Paseo del Festival es otro de los enlaces importantes con el entorno, ya que mirando hacia el sur, a través de los árboles, puede verse Bloor Street.
VIII. Cumberland Cross Walk
Entre Festival Walk y el huerto de manzanos se encuentra la entrada a Cumberland Court que sirve de conexión con la zona comercial de Cumberland Court y Yorkville Avenue. El pavimento que atraviesa el parque une las dos zonas.
IX. Huerto de Manzanos silvestres
Evocando los huertos de frutales que podían encontrarse 150 años atrás en Yorkville, una pequeña arboleda de manzanos silvestres (Malus × 'Makamik') de una variedad que produce flores rojas púrpura en primavera y color bronce hasta el otoño. Bajo la sombra de los manzanos se plantaron lirios, muy apreciados por su característico aroma y por la belleza de sus pequeñas flores blancas. El pavimento es de piedra arenisca roja procedente de canteras del área de Kingston.


X. Jardín de rocas y de aromáticas
A continuación aparece un jardín elevado, construido con granito de Muskoka siguiendo la manera con la que los primeros colonos de Ontario levantaron los muros de piedra que separaban sus campos. Sobre ellos aparecen hierbas como tomillo, menta, milenrama, violetas, etc. tanto en lechos como a lo largo de los muros del jardín.
XI. Arboleda de abedules
Este jardín fue plantado de forma arbitraria con abedules (Betula pendula). Bajo de la sombra filtrada por los abedules, hay un pavimento de piezas irregulares de granito negro y granito del tipo “charcoal” procedentes ambos de la zona de “Parry Sound”.
XII. Paisaje de pradera
Atravesando un sendero de piedra de granito de Muskoka, aparecen los jardines plantados con una mezcla de plantas de pradera y flores salvajes nativas de la región de Ontario. Varios bloques de granito de Muskoka, ejercen el papel de mobiliario para sentarse. El pavimento del  paseo es de losas de granito distribuidas al azar.


XIII. Pinares de las tierras altas
Al final, en el extremo Este, aparece el jardín que presenta el paisaje de las coníferas de las tierras altas canadienses. Es una arboleda de Pinos silvestres (Pinus sylvestris) dispuestos ordenadamente, formando una retícula, en una plaza pavimentada. Unos anillos tóricos prefabricados envuelven a los árboles uniendo la función de alcorque con la de asiento. En las intersecciones de los ejes del recorrido interior se sitúan luminarias columnares, que emiten además un suave vapor que pretende simular o recordar la nebulosa atmósfera matinal de los bosques perennes.

El Village of Yorkville Park  es un ejercicio de coleccionismo al estilo victoriano, solamente que en este caso, se recopilan paisajes de Canadá (pinares, praderas, marismas, huertos o rocas) dispuesto de la forma en la que el siglo XIX construía sus casas en hilera.
El parque se ha convertido en el centro vital del barrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

urban.networks.blog@gmail.com