17 mar. 2012

Los Hudson Yards, la “última frontera” de Manhattan

Así definió la operación de los Hudson Yards, Robert Steel, Deputy Mayor for Economic Development de Nueva York, en un foro inmobiliario celebrado en la Columbia University en febrero de 2011. Steel aludía a las posibilidades de la última gran área “disponible” de la isla, tras la reestructuración de la Zona Cero del Lower Manhattan.
Los Hudson Yards suponen la remodelación de la parte oeste del Midtown neoyorquino, entre Chelsea y Hell’s Kitchen. La operación estrella será la cubrición de los espacios ferroviarios que MTA dispone en la zona (Related Hudson Yards), en los que se propone un complejo programa de usos mixtos (1,2 millones de m2 de edificabilidad) y espacios libres con un gran parque del que emergerán dieciséis nuevos rascacielos que modificarán el skyline del West Side.
Dentro de la ambiciosa operación también se incluyen la extensión de la línea 7 de metro, para dotar de accesibilidad a la zona y la creación de un parque lineal urbano (Hudson Park & Boulevard). Complementariamente también se prevé la ampliación del Jacob K. Javits Convention Center, el gran equipamiento de convenciones y exposiciones diseñado por la firma Pei Cobb Freed & Partners e inaugurado en 1986, el remate del exitoso High Line Park, o las acciones sobre el frente acuático del rio y sus muelles, a lo largo de los ocho kilómetros que van desde Battery Park hasta Riverside Park, para crear el Hudson River Park.

En 2005 la ciudad de Nueva York creó la Hudson Yards Development Corporation (HYDC) para liderar la transformación del oeste del Midtown neoyorquino. Desde la HYDC se están impulsando los diferentes proyectos, implicando tanto a instituciones públicas como a compañías privadas.
El proyecto general presenta unas importantes cifras de edificabilidad:
·         2.400.000 m2 para nuevos espacios de oficinas (26 millones SF)
·         186.000 m2 para nuevos espacios comerciales (2 millones SF)
·         278.000 m2 para nuevos espacios hoteleros(3 millones SF)
·         13.500 nuevas viviendas, incluyendo 4.000 de precio asequible.
La línea amarilla delimita el área “Hudson Yards Financing District”. En azul claro los usos terciarios (comercial, hotel, oficinas) y en naranja los residenciales. Los puntos amarillos marcan nuevas entradas al metro.
Los Hudson Yards aparecen como la “última frontera” para las oficinas de “clase A” en Manhattan. En la actualidad, solamente existen en la isla 32 edificios terciarios posteriores a 1990. Todos ellos suman 2,5 millones de metros cuadrados y reciben una demanda de ocupación superior a la media ya que, en general, los edificios anteriores no están adaptados a las infraestructuras necesarias en el mundo actual. Esta circunstancia anima las expectativas de los Hudson Yards, dada su oferta en terciario “clase A”.
Related Hudson Yards, el corazón del proyecto
La operación estrella es la cubrición de los 105.000 m2 que ocupan los almacenes y espacios de mantenimiento de los trenes de la MTA-Long Island Rail Road (LIRR). Sobre este espacio se construirán nuevos edificios de usos variados y con una edificabilidad cercana a los 1,2 millones de metros cuadrados y el parque que los une. El volumen de inversión previsto ronda los  15.000 millones de dólares y el plazo estimado para su desarrollo total es de quince años.
Los espacios ferroviarios vistos desde el norte, bordeados por la High Line
El proyecto se inició en 2007, cuando MTA, la compañía propietaria de los terrenos convocó un concurso restringido entre cinco grandes empresas promotoras que propusieron su visión sobre el desarrollo del área. Las empresas Related Companies y Goldman Sachs, con un proyecto firmado por Kohn, Pedersen&Fox, resultaron ganadoras de la competición. En la actualidad, Goldman Sachs se ha retirado del proyecto, incorporándose al mismo Oxford Properties, brazo de uno de los mayores fondos de pensiones canadienses, que se encargará de la financiación y comercialización de la operación.  Related es una compañía especializada en grandes desarrollos inmobiliarios. En esta línea de actividad también se encuentra liderando el Grand Avenue Project busca revitalizar el Downtown de Los Angeles.
La propuesta desarrolla un amplio programa inmobiliario para unos terrenos que serán entregados en concesión administrativa para los próximos 99 años:
Oficinas                                                       585.000 m2                  6.300.000 SF
5.000 apartamentos                                 464.000 m2                  5.000.000 SF
Comercial                                                       93.000 m2                  1.000.000 SF
Hotel de lujo                                                  18.000 m2                     200.000 SF    
Colegio público (750 alumnos)                  11.000 m2                     120.000 SF
Centro cultural                                                9.000 m2                     100.000 SF
Total edificación                                    1.180.000 m2               12.700.000 SF
Parques y espacios públicos                       56.600 m2                          14 acres
La operación de los Related Hudson Yards ha sido aprobada en 2010.
El Hudson Park & Boulevard, nuevo parque lineal urbano
Incluido en la actuación general, también se proyecta un parque lineal urbano denominado Hudson Park & Boulevard, diseñado por Michael Van Valkenburgh Associates (MVVA), equipo ganador del concurso que se convocó a tal efecto. Este parque, que hilvana las manzanas situadas al norte de los Related Hudson Yards, se adentra en este espacio para formar su parque central, que también ha sido diseñado por el mismo equipo de paisajistas.

También se prevé la renovación de los edificios laterales que acompañarán al Hudson Park & Boulevard, ubicados en las manzanas situadas entre la 10ª y 11ª avenidas y las calles 33 a 39, y que tendrán un uso preferentemente terciario.
Michael Van Valkenburgh (1951) es un arquitecto del paisaje de gran prestigio internacional que fue chairman del departamento de Landscape Architecture en la Graduate School of Design de la Harvard University durante el periodo 1991-1996. Actualmente sigue siendo  profesor de esta institución. Fundó MVAA en 1982 y cuenta con sede en Cambridge, Massachusetts y en Brooklyn, New York.
Extensión de la línea 7 de metro
La línea 7 que actualmente termina en Times Square, se está ampliando para llegar a una nueva terminal que se encontrará en el cruce entre West 34th y 11th Avenue Street (habrá otra estación intermedia en West 41st Street y 10th Avenue). Esta extensión proporcionará una gran accesibilidad a los Hudson Yards y al Jacob K. Javits Convention Center.
Continuación del High Line Park

El High Line Park es un parque urbano muy singular, diseñado sobre la antigua línea de ferrocarril de elevado que discurría por esta parte de la ciudad. En esta zona del West Side se ubicaron muchas industrias que se comunicaron por tren para transportar sus mercancías desde mediados del siglo XIX, aunque las vías estaban inicialmente dispuestas a nivel de calle. En 1934 se construyó la línea elevada. El auge del transporte por carretera significó una fuerte caída del tráfico ferroviario de mercancías y la High Line quedó en desuso a partir de la década de 1950. En los años sesenta la parte sur fue demolida.
Este hecho inició la reivindicación de los ciudadanos del barrio a favor de su conservación como seña de identidad característica.  Años después, en 1999, se creó una organización sin ánimo de lucro (Friends of the High Line) cuyo objetivo fue impulsar la conversión de la línea en un parque elevado para satisfacer el déficit del área en zonas verdes. Finalmente se consiguió la aprobación de la iniciativa y la estructura histórica fue protegida.

The High Line, mirando hacia el sur desde West 23rd Street. Foto de Iwan Baan.
El diseño del parque correspondió a un equipo integrado por la firma de paisajistas James Corner Field Operations y los arquitectos Diller Scofidio + Renfro. La jardinería y plantación corrieron a cargo de Piet Oudolf y la ingeniería de Buro Happold.

Se ha actuado sobre los dos primeros tramos de este parque elevado (inaugurados en 2009 y 2011), pero queda pendiente la parte final. Ésta, que se encuentra dentro de los Hudson Yards, completará finalmente el High Line Park.

El futuro del West Side neoyorquino se vislumbra con gran brillantez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

urban.networks.blog@gmail.com