26 oct. 2013

El “Sistema Solar” de Madrid (y 3): Los edificios de la Puerta del Sol.

El edificio más emblemático de la Puerta del Sol es la antigua Real Casa de Correos, actualmente sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Tras la torreta del famoso reloj emerge la torre de la Iglesia de Santa Cruz.
Finalizamos la serie sobre la Puerta del Sol con la décima entrega. En este último artículo, volvemos a la noción de “Sistema Solar” de Madrid, con la que nos referimos al conjunto de calles, plazas y edificios relacionados con Sol, lugar que actúa como su centro gravitacional.
En anteriores artículos nos acercamos a las calles y a las plazas del “sistema”. En esta ocasión, nos aproximaremos a los edificios de la Puerta del Sol y a los más representativos de su entorno, entre los que se incluyen joyas de la arquitectura madrileña, que, en algún caso, han protagonizado episodios relevantes de nuestra historia.
La arquitectura de la zona, desde los grandes edificios institucionales hasta las modestas viviendas, ha sufrido importantes transformaciones a lo largo de su historia. Muchos inmuebles cayeron derribados víctimas de desamortizaciones, de especulaciones inmobiliarias o de operaciones de reforma urbana, como la de la propia Puerta del Sol. Palacios, conventos y numerosas viviendas desaparecieron para dar paso a espacios públicos o a nuevos edificios que se integraron en el conjunto. En otros casos, las construcciones han sufrido remodelaciones importantes, motivadas habitualmente por cambios de uso.
También es remarcable la frenética actividad de muchas de las plantas bajas del área, en las que locales comerciales muy variados, cafés o restaurantes potencian la intensa vida ciudadana que siempre ha caracterizado a Sol.


La sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid (antigua Real Casa de Correos) y otros edificios relacionados.
La Real Casa de Correos es el edificio más emblemático de la Puerta del Sol. Hoy alberga la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid.
Su historia comenzó con la centralización del servicio de correos, que fue una de las estrategias adoptadas durante el reinado de Fernando VI. Entonces se hizo necesario levantar una sede para albergar tan trascendental misión. Con ese objetivo, se seleccionó una ubicación en la Puerta del Sol y el arquitecto Ventura Rodriguez (1717-1785) realizó un primer proyecto en el solar elegido que supuso el derribo de varias viviendas, así como el corte de la calle de la Paz, que desde entonces dejó de estar conectada con la plaza.
Pero cuando Carlos III, ascendió al trono en 1759 sucediendo a su hermano Fernando VI, decidió la sustitución del responsable del proyecto, asignando esta labor al arquitecto francés Jaime Marquet (1710-1782). Éste, que llevaba varios años instalado en Madrid y había sido responsable del empedrado de las principales calles de la ciudad, redactó un nuevo proyecto en 1760 y dirigió su construcción entre 1766 y 1768. La Real Casa de Correos se proyectó como una edificación exenta (se abrió en su fachada trasera la actual calle de San Ricardo) articulada en torno a dos grandes patios. Su imagen responde a los cánones del clasicismo francés.
El incremento del flujo postal obligó a levantar un nuevo edificio en el que se realizaría la carga y descarga de los carruajes que transportaban el correo. Este nuevo edificio, la Real Casa de Postas, se ubicó detrás de la Casa de Correos, en el solar triangular que formaban las calles Correo y de la Paz, y fue construido entre 1795 y 1800 según proyecto del arquitecto Juan Pedro Arnal (1735-1805), quien también diseñaría la Imprenta Real de la calle Carretas.
Detalle del Plano de Madrid de 1872 realizado por Ibáñez Ibero. EL número 105 es la Real Casa de Correos (entonces Ministerio de Gobernación); el 106, la Real Casa de Postas (entonces Cuartel de Zaragoza); y con el 107, la antigua Imprenta Real que se convirtió en el Teatro Albéniz (con fachada a la calle de la Paz) y en el Hotel Madrid (con fachada a la calle Carretas).
Con el paso de los años, en 1847 se instaló en la Casa de Correos el Ministerio de Gobernación (aunque se mantuvieron en la planta baja las funciones postales). Finalmente, la Casa de Correos y Telégrafos se implantó en el edificio de la Imprenta Real (entonces Imprenta Nacional) que sería suprimida. El servicio de correos permaneció en la calle Carretas hasta 1918, año en el que fue trasladado al nuevo Palacio de Comunicaciones que habían proyectado Antonio Palacios y Joaquín Otamendi en la plaza de Cibeles. La antigua Imprenta Real, entonces Casa de Correos, sería demolida en 1928 y en su solar se levantaron dos edificios. El primero, dando a la calle de la Paz, fue el Teatro Albéniz, y el segundo, con fachada a la calle Carretas, el Gran Hotel Poymar (que se convirtió en el Hotel Madrid, actualmente cerrado, al igual que el Teatro).
También la Casa de Postas se vio afectada por el cambio de uso de la Casa de Correos. Desde poco después de su construcción, la Casa de Postas había compatibilizado su uso con la presencia de la “Guardia Principal” que garantizaba el servicio y, años después, cuando se instaló el Ministerio de Gobernación  se convirtió definitivamente en un edificio militar, denominándose desde entonces “Cuartel de Zaragoza”.
El nuevo Ministerio de Gobernación, impulsó la gran reforma de la congestionada Puerta del Sol del siglo XIX, al sumar demandas de mayor representatividad y de espacio para mejorar la seguridad de la institución. El edificio, además, se convirtió en la referencia al marcar la alineación del frente sur.
Un hecho, aparentemente trivial, pero que acabaría siendo trascendente, fue el traslado del reloj que presidía la Puerta del Sol desde la fachada de la Iglesia del Buen Suceso y que marcaba los ritmos de la intensa vida de la plaza. El derribo en 1854 de la iglesia, hizo que este reloj fuera ubicado en una torre añadida al edificio del Ministerio, razón por la que comenzó a ser conocido como el Reloj de Gobernación. El viejo reloj, poco preciso, acabó siendo sustituido en 1866 por uno nuevo realizado por el prestigioso relojero Losada. Para ello, en la década de 1870, se reformó la torre que lo alojaba otorgándole su imagen actual. El hoy conocido como Reloj de la Puerta del Sol, es el protagonista de cada cambio de año en España, reuniendo en la plaza una gran cantidad de personas para celebrarlo y siendo seguido a través de la televisión por el resto del país.
Ya en el siglo XX, el edificio sufrió un nuevo cambio de uso. Tras la Guerra Civil española, se convirtió en la Dirección General de Seguridad del Estado (conocida como DGS). El recuerdo de esta etapa permanece todavía en la mente de muchos ciudadanos que sufrieron en su interior la represión del régimen franquista.
Finalmente, con la llegada de la democracia y el desarrollo del estado autonómico español, el edificio fue escogido para albergar la sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. Tras una primera reforma (dirigida por Ramón Valls Navascués entre 1985 y 1986) la antigua Casa de Correos fue remodelada de nuevo entre 1996 y 1998 (por un equipo integrado por Juan Blasco Martínez, Angel Luis Valdivieso Frutos, Guillermo de la Calzada Rodríguez-Porrero y Manuel Bastarreche Alfaro) para adecuarla definitivamente a su cometido. El inmueble tiene asignado el número 7 de la Puerta del Sol.

La manzana de las Casas de Cordero con su fachada a la Puerta del Sol.
El resto del lado sur de la Puerta del Sol (Las casas de Cordero y la manzana Carretas-Espoz y Mina).
La desaparición del Convento de San Felipe el Real propició la construcción del primer gran bloque de viviendas de Madrid, las Casas de Cordero. Su promotor, Santiago Alonso Cordero (1793-1865) fue un empresario de origen leonés que hizo fortuna con el transporte de mercancías y que tuvo una carrera política que le llevó a ser diputado en Cortes y presidente de la Diputación de Madrid.
En 1842, el entonces Arquitecto Mayor de la Villa de Madrid, Juan José Sánchez Pescador, proyectó esa gran manzana residencial que supuso una novedad al ser el primer edificio de apartamentos de la capital, inaugurando además una tipología que resultaría exitosa, con su propuesta de plantas bajas (y primeras) para uso comercial, dejando las superiores para viviendas.
La manzana completa, que fue inaugurada en 1845, consta de 6 portales diferentes aunque que fueron diseñados como conjunto. En su parte trasera, el bloque se abre en ángulo originando la Plaza de Pontejos. Las Casas de Cordero no tienen dirección postal en la Puerta del Sol, ya que el portal que da a la plaza tiene asignado el número 1 de la Calle Mayor.
En el lado oriental, ocurrió algo similar. La desaparición del Convento de Nuestra Señora de las Victorias propició la aparición de nuevos edificios y espacios urbanos en sus terrenos. Destaca la apertura de la calle Espoz y Mina y la construcción de las viviendas y el Pasaje Matheu.
La manzana que se sitúa entre las calles Carretas y Espoz y Mina, ya existente en esos años, ha sido profundamente reformada con el paso del tiempo. Primero en su esquina con la nueva calle Espoz y Mina y luego al modificar sus fachadas para asimilarlas, en la medida de lo posible, al estilo “Puerta del Sol”. La fachada de esta manzana consta de cinco edificios, los números 2, 3, 4, 5 y 6 de la plaza (aunque el número 2 es “virtual” ya que ese edificio tiene su entrada por la calle Espoz y Mina). La “adaptación” estilística comentada es especialmente visible en los números 4, 5 y 6.
La manzana situada entre las calles Carretas y Espoz y Mina con los cinco edificios que componen su fachada a la Puerta del Sol.
Destaca en esta zona la operación que siguió al derribo del desamortizado convento. Parte del solar ocupado por los Mínimos de la Victoria (como era conocido popularmente) fue destinado a la apertura de la calle Espoz y Mina, siendo el resto adquirido mayoritariamente por el empresario Manuel Matheu.
Matheu era un comerciante adinerado que se convirtió, con esta operación, en uno de los grandes propietarios de viviendas en alquiler de Madrid. La inversión fue de una gran rentabilidad ya que los siguientes años, con la reforma de la puerta del Sol, el espacio se revalorizó notablemente. Matheu, que contó con el arquitecto Antonio Herrera de la Calle, introdujo un innovador concepto al incluir en su proyecto una componente comercial: el conocido actualmente como Pasaje Matheu.
Este Pasaje, inicialmente denominado Pasaje de la Equidad y Bazar de la Villa de Madrid, supuso la “importación” para la capital del concepto de pasaje comercial,  una idea ya desarrollada en otras capitales europeas, particularmente en el caso de París. Se trataba de una calle cubierta que permitía independizar el tránsito y el comercio de las inclemencias climáticas. Estos espacios mercantiles fueron, en cierto modo, antecedentes de los actuales centros comerciales. El Pasaje estaba cubierto por una estructura de hierro y vidrio y en sus entradas contaba con unos cuerpos salientes en forma de arcos rematados por grupos escultóricos que representaban el comercio y la riqueza. En la actualidad ha perdido su cubrición y aparece como una calle peatonal más del entorno. La operación se realizó entre 1843 y 1847.
Ortofoto de la Puerta del Sol, remarcando los edificios presentados en el artículo.

Los edificios del lado norte de la Puerta del Sol.
El trazado de la Puerta del Sol supuso la aparición de nuevos edificios que transformarían definitivamente la imagen de la plaza. Antonio Ruiz Salces, el arquitecto que colaboró con Lucio del Valle en la reforma de la Puerta del Sol, dibujó el “plano general de la nueva Puerta del Sol y sus calles afluentes” en el que identificaba los solares resultantes que recibirían las nuevas edificaciones. Además, fue el responsable de la imagen unitaria de las fachadas que se impondría a todos los edificios, a pesar de ser proyectados por diferentes arquitectos.
Se marcaron dieciocho solares (identificados desde la letra A hasta la Q y uno especial denominado BS por ocupar el solar de la antigua iglesia del Buen Suceso). De ellos, nueve daban fachada a la plaza (el BS y desde la A hasta la I, excepto la D), y los otros nueve resolvían las nuevas alienaciones de de las Calles Preciados, del Carmen y Tetuán (algunos de los cuales serían derribados muchos años después con la construcción del Edificio del Corte Inglés).
Detalle del plano aprobado en 1859 con la identificación de los solares resultantes.
Los edificios con fachada a la plaza son los siguientes:
Solar BS (actual Puerta del Sol, 1; entre c/ Alcalá y Carrera de San Jerónimo)
Promotor: Lamberto Fontanella (Marqués de Casa Fontanellas)
Arquitecto: Jerónimo de la Gándara, 1862
Este edificio se convertiría en el Gran Hotel de París, que desde su inauguración, en 1864, sería el de mayor nivel de la capital hasta principios del siglo XX. Entonces, comenzó una decadencia que se agravaría después de la guerra civil, hasta que cerró definitivamente en 2006. Sobre la cubierta de este edificio estuvo el popular cartel luminoso de González Byass (Tío Pepe). Hoy, en 2013, el inmueble se rehabilita para ubicar en él una Apple Store.
Solar A (actual Puerta del Sol, 14; entre c/ Montera y c/ Alcalá)
Promotor: Juan M. Manzanedo
Solar B (actual Puerta del Sol, 13; entre c/ Montera y c/ Alcalá)
Promotor: Juan M. Manzanedo
Arquitecto: Alejo Gómez, 1860
Solar C (actual Puerta del Sol, 12; entre c/ del Carmen y c/ Montera)
Promotor: Antonio Maltrana.
Arquitecto: Cirilo Uribarri, 1860
Solar E y F (actual Puerta del Sol, 11; entre c/Preciados y c/ del Carmen)
Promotor: Antolín de Udaeta
Arquitecto: Francisco de Cubas (Marqués de Cubas), 1860
Solar G (actual Puerta del Sol, 10; entre c/Arenal y c/ Preciados)
Promotor: F. Fernández Casariego
Arquitecto: Juan Morán Lavandera, 1860
Solar H (actual Puerta del Sol, 9; entre c/Arenal y c/ Preciados)
Promotor: F. Fernández Casariego
Arquitecto: Juan Morán Lavandera, 1860
Solar I (actual Puerta del Sol, 8; entre c/Mayor y Arenal)
Promotor: Juan M. Manzanedo
Antonio Ruiz Salces, 1861
Los edificios del lado norte que forman la característica curva de la Puerta del Sol. Arriba en 1870, debajo en la actualidad.

Un hecho singular: Publicidad en la Puerta del Sol.
La Puerta del Sol se convirtió pronto en uno de los principales escaparates publicitarios de la ciudad. La gran afluencia de personas a la plaza determinó la idoneidad del espacio como soporte anunciador.
Incluso antes de consolidarse la reforma de 1862, sobre las medianeras desnudas que habían dejado los edificios derribados, se pintaron rótulos y mensajes comerciales. La desaparición de éstos tras la conclusión de los nuevos edificios dio paso a la intensa colonización publicitaria de sus fachadas y cubiertas.
Entre todos los carteles anunciadores acabaría destacando el ubicado por la empresa González Byass para anunciar su vino Tio Pepe, que se situó en la cubierta del edificio del antiguo Hotel París. El anuncio de la empresa se instaló en ese lugar en 1935, aunque sin la célebre botella, que llegaría en 1958.
La Puerta del Sol se había convertido en una Times Square rudimentaria pero igualmente saturada de información. El deseo de “limpiar” y recuperar la imagen unitaria inicial impulsó la reforma de la normativa municipal que consiguió eliminar la publicidad de las fachadas y cubiertas. Pero esta situación no afectó al rótulo luminoso de Tío Pepe que, dado que se había convertido en uno de los iconos de la Puerta del Sol, fue “indultado”. Por esa razón se mantuvo en solitario durante años hasta que la compañía Apple, que está remodelando el edificio para implantar en él una de sus “Apple Stores”, rechazó la ubicación del cartel en su cubierta.
Con la excusa del desmontaje del cartel dentro del proceso de rehabilitación del inmueble, los abogados de la firma aprovecharon la ocasión para argumentar que el indulto se aplicaba al luminoso pero no a su ubicación, razón por la cual se negaron a que volviera a su localización histórica.
El debate sobre qué hacer con el cartel ha terminado y, en breve, volverá a lucir sobre la plaza, está vez instalado en la cubierta del edificio número 11 (entre las calles Preciados y del Carmen), enfrentado a la Real Casa de Correos.
Fotomontaje con el cartel de “Tío Pepe” en el que será su nuevo emplazamiento sobre el edificio del número 11 de la plaza (entre las calles Preciados y del Carmen)

Otros edificios emblemáticos del entorno.
El “sistema solar” integra otros muchos edificios relevantes del entorno, algunos de los cuales se relacionan a continuación ordenados por fecha de construcción (en las ortofotos adjuntas son localizados con el mismo número). Cada referencia se completa con su dirección postal y sus arquitectos.
Ortofoto del entorno norte de la Puerta del Sol. La numeración corresponde con el listado adjunto.

Ortofoto del entorno sur de la Puerta del Sol. La numeración corresponde con el listado adjunto.
1.    Monasterio de las Descalzas Reales              
Pz. Descalzas Reales, 1          
(1559-1564; Juan Bautista de Toledo y Antonio Sillero)
2.    Ministerio de Asuntos Exteriores (antiguo Palacio de Santa Cruz y Cárcel de Corte)             
Pza. Provincias, 1     
(1629-1636; Juan Gómez de Mora)
3.    Iglesia del Carmen  
c/ Carmen, 10            
(1631; Miguel de Soria)
4.    Academia de Bellas Artes de San Fernando (antiguo Palacio Goyeneche)  
c/ Alcalá, 13
(1724-1725; José Churriguera / fachada, 1774; Diego de Villanueva)
5.    Teatro Español (antiguo Corral de Comedias del Príncipe) 
c/ Alcalá, 13
(1749; Juan de Villanueva)
6.    Ministerio de Hacienda (antigua Real Casa de Aduanas)
c/ Alcalá, 5-11           
(1761-1769; Francisco Sabatini)
7.    Casa de los Cinco Gremios
c/ Atocha, 13-15       
(1788; Joseph de la Ballina)
8.    Hotel (antiguo Palacio del Conde de Tepa)
c/ San Sebastián, 2 
(1792-1808; Jorge Durán)
9.    Fundación Caja Madrid (Casa de las Alhajas)
Pz. San Martín, 1     
(1870-1875; Fernando Arbós Tremanti y José María Aguilar)
10. Palacio de la Equitativa        
c/ Alcalá, 12
(1882-1891; José Grasés Riera)
11. Iglesia de Santa Cruz             
c/ Atocha, 16             
(1888-1902; Francisco de Cubas y Miguel Olabarría)
12. Cine Madrid
Pza. Carmen              
(1898-1899; Frontón: Daniel Zavala /1925; Cine: Manuel López Mora)
13. Banco Hispano-Americano 
Plaza de Canalejas, 1             
(1902-1905; Eduardo Adaro)
14. Ampliación del Banco Hispano-Americano
c/ Alcalá, 8  
(1904-1907; José Urioste y Velada)
15. Casino de Madrid    
c/ Alcalá, 15
(1905-1910; Luis Esteve y José López Sallaberry)
16. Edificio “Meneses”
Plaza de Canalejas, 4             
(1914-1915; José María Mendoza y José de Aragón)
17. Teatro Calderón       
c/ Atocha, 18             
(1915-1917; Eduardo Sánchez Eznarriaga)
18. Edificio “Allende”  
Plaza de Canalejas, 3             
(1916-1920; Leonardo Rucabado)
19. Hotel Reina Victoria              
Pz. Santa Ana, 14    
(1916-1923; Jesús Carrasco y Encina)
20. Edificio Comercial “Palazuelo”        
c/ Mayor 4 y c/Arenal            
(1919-1920; Antonio Palacios)
21. Edificio Comercial “Galerías Preciados” (hoy FNAC)             
c/ Preciados               
(1940-1943, 1ª fase / 1952-1955, 2ª Fase; Luis Gutiérrez Soto)
22. Edificio Comercial “Galerías Preciados” (hoy El Corte Inglés)
c/ Carmen, 32            

(1964-1968; Antonio Perpiñá Sebriá, Luis Iglesias y Javier Feduchi)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

urban.networks.blog@gmail.com