28 mar. 2015

Nuevas ciudades europeas en el final del siglo XX: las “Villes Nouvelles” del entorno de París.

Las cinco Villes Nouvelles de París (ubicación y extensión). 
Tras la Segunda Guerra Mundial, Francia inició una etapa de gran prosperidad. El progreso económico y la bonanza se prolongaron durante tres décadas, conocidas como Les Trente Glorieuses (la treintena gloriosa enmarcada entre 1945 y 1975). La inmigración a las principales ciudades francesas, y a París en especial, fue extraordinaria.
El grave problema de la vivienda que surgió como consecuencia exigía medidas urgentes que motivaron la construcción de los Grands Ensembles, colonias públicas de viviendas. Pero salvo alguna excepción, los Grands Ensembles no lograron crear desarrollos urbanos plenos, quedando como inmensos barrios-dormitorio con importantes déficits dotacionales y de infraestructuras. Por eso, en 1965 se produjo un cambio radical de orientación. La nueva estrategia planteó la creación de Villes Nouvelles, nuevas ciudades que presentarían un equilibrio entre alojamiento, empleo y servicios, atractivas y bien comunicadas, que además debían descentralizar las colapsadas grandes urbes y serían implementadas por la cooperación entre el sector público y el privado.
Se construyeron nueve Villes Nouvelles en toda Francia. Entre ellas destacan las cinco que se levantaron en el entorno de París: Évry y Melun-Sénart (hoy, Sénart) al sureste, Saint-Quentin-en-Yvelines al suroeste, Marne-la-Vallée al noreste y Cergy-Pontoise al noroeste.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
De los Grands Ensembles a las Villes Nouvelles, un giro copernicano de estrategia urbana.
Tras la Segunda Guerra Mundial, Francia, fuertemente afectada por la contienda, inició un proceso de reconstrucción económica que le llevaría a un periodo de prosperidad sin precedentes. A pesar de que los primeros años de la posguerra fueron duros, las tres décadas que van desde el final del conflicto hasta la crisis del petróleo de 1973 han sido etiquetadas como los Trente Glorieuses, treinta años gloriosos de bonanza.
Con el impulso inicial del Plan Marshall, se produjo un fuerte incremento de la producción industrial (en torno al 5% anual) que llevó a una situación de pleno empleo y movilizó grandes masas de población desde los entornos rurales a las ciudades. El crecimiento demográfico fue extraordinario ya que, a los movimientos internos, se le sumaron el efecto del baby boom, la llegada de numerosa inmigración extranjera y el retorno desde las antiguas colonias, particularmente de Argelia.
En ese contexto, el alojamiento en las grandes ciudades se convirtió en un problema de gran magnitud. La construcción de viviendas fue una tarea prioritaria que, además, contribuyó notablemente al crecimiento económico del país. La urgencia por dar solución a la creciente demanda residencial puso en marcha una primera estrategia que se concretaría en el modelo de los Grands Ensembles, vinculados al instrumento administrativo de las ZUP (Zone à Urbaniser en Priorité, zona de urbanización prioritaria). La estrategia de las ZUP estuvo vigente entre 1959 y 1967 y habilitó de forma apremiante terrenos para viviendas.
La elección de sus emplazamientos dependía más de la facilidad para su desarrollo que de una reflexión urbana previa. Sin una planificación integradora, los Grands Ensembles permitieron el alojamiento masivo pero, salvo alguna excepción, fueron “barrios dormitorio” con importantes déficits dotacionales, de accesibilidad e infraestructurales. Por otra parte, esta construcción masiva encontró una justificación formal en la visión “antiurbana” del Funcionalismo, que, además de defender la zonificación de la ciudad, también preconizaba la autonomía de la arquitectura frente a cualquier condición propuesta por localizaciones o normativas. Los nuevos barrios fueron yuxtaposiciones de inmensos bloques y elevadas torres resultado de una mala interpretación del ideario racionalista que provocaría el descrédito del modelo.
Las graves carencias dotacionales de los Grands Ensembles y su desconexión con los entornos no podían proporcionar una vida ciudadana plena y ocasionaron fuertes polémicas. El rechazo de la población a esas inmensas “colmenas” (además, muchas de ellas se convirtieron en guetos de inmigración), abanderó un descontento social altamente reivindicativo. Por eso, a pesar de la indudable calidad arquitectónica de algunos de estos proyectos, no se debe ocultar su fracaso como planteamiento urbano.
Las grandes ciudades, como Marsella (donde se construyeron durante esos años 125.000 viviendas), vieron proliferar esos conjuntos residenciales, que en ciertos casos sobrepasaban las mil unidades. Hubo, no obstante, intentos para corregir sus problemas de base con alguna operación singular, como el nuevo barrio de Toulouse, Toulouse-Le Mirail, que, proyectado en 1961 para 100.000 personas, debía disponer de todos los equipamientos necesarios.
El desencanto de los monótonos Grands Ensembles activó la búsqueda de un nuevo modelo urbano que resultara más satisfactorio y eficaz. A mediados de la década de 1960, los Grands Ensembles, puntuales, parciales y segregados darían paso a las Villes Nouvelles, intervenciones generales, completas e integradas.
Las ZUP fueron sustituidas en 1967 por las ZAC (Zone d'Aménagement Concerté, zona de planificación concertada) cuyo objetivo principal era facilitar la cooperación entre el ámbito público y la iniciativa privada. Los ZUP habían mostrado sus carencias para la realización de equipamientos colectivos y las ZAC pretendían conseguir hábitats equilibrados entre el alojamiento, los lugares de trabajo y los equipamientos públicos.
Pero las Villes Nouvelles no se enfrentaron a una “hoja en blanco” sino que tuvieron que convivir con preexistencias muy determinantes, dado el nivel de antropización de las localizaciones elegidas, cuestión que era especialmente relevante en el entorno de París. Su gran tamaño hizo que los suelos seleccionados incluyeran numerosos municipios (Communes) e incluso que actuaran, en algún caso, sobre diferentes departamentos (Départements). La gestión intercomunal e interdepartamental sería compleja y para ello se crearon nuevos instrumentos especiales para su planificación y gestión. En primer lugar, se propusieron los organismos públicos encargados de la planificación, los EPA (Établissement Public d'Aménagement, organismo público de planificación) que debían concebir cada nueva ciudad, y posteriormente se constituyeron los Syndicats Communautaires d'Aménagement (SCA), los organismos intermunicipales para la gestión. Cada Ville Nouvelle tendría sus propios EPA y SCA como estructuras de cooperación entre los municipios afectados por la delimitación de cada caso.
Las Villes Nouvelles debieron articularse con las preexistencias. Plano de Évry en 1976. En naranja la Ville Nouvelle y en gris los barrios preexistentes.
Las actuaciones, dirigidas desde el Estado, no fueron bien recibidas en general por los propietarios de los terrenos, particularmente por los agricultores que rechazaron las expropiaciones. Tampoco los dirigentes municipales ayudaron inicialmente al ver recortadas sus competencias por instancias superiores. Pero finalmente se lograrían los acuerdos necesarios para poner en marcha la estrategia de las nuevas ciudades.
Se construirían nueve Villes Nouvelles en Francia. Cinco en el entorno de París y cuatro en el resto de la nación, vinculadas a las ciudades de mayor crecimiento: Rouen (Le Vaudreuil, conocida actualmente como Val-de-Reuil), Lyon (L'Isle-d'Abeau), Lille (Lille-Est posteriormente rebautizada como Villeneuve-d'Ascq) y Marsella (Étang de Berre que acabaría denominándose Ouest Provence).
Pero las estrellas de la ambiciosa actuación serían las cinco Villes Nouvelles de la región parisina: Évry (1969), Cergy-Pontoise (1969), Saint-Quentin-en-Yvelines (1970), Marne-la-Vallée (1972) y Melun-Sénart (1973), posteriormente rebautizada como Sénart simplemente.
La crisis del petróleo de 1973 afectará al programa de nuevas ciudades francesas, ralentizando su construcción y modificando los planteamientos de las dos últimas que, por esta razón, serán diferentes a las tres primeras.
En 1983, los SCA serían sustituidos por los SAN (Syndicat d'Agglomération Nouvelle) cuyo objeto era similar, gestionar la cooperación intercomunal, pero dotados de herramientas más eficaces para tomar las decisiones. En 1999 se crearían las Communautés d'Agglomération (mancomunidades que agrupaban a los municipios implicados) para reforzar y simplificar la cooperación interlocal. Esta nueva instancia administrativa consolidaría las competencias que se habían transferido desde los poderes locales (como las urbanísticas o fiscales) y permitirían una adecuada interrelación entre los municipios y la gestión compartida del territorio. Conforme las Villes Nouvelles iban siendo concluidas se proponía su transformación voluntaria en Communauté d'Agglomération.

Las Villes Nouvelles de la región de París.
París no fue plenamente consciente de los problemas derivados de su crecimiento hasta los años sesenta. Fue entonces cuando, con la vuelta al poder del general De Gaulle en 1958, se abordó el problema urbano de la capital y su entorno, poniendo en marcha una nueva planificación territorial. El nuevo plan, el PADOG (Plan d’Aménegement et d’Organization Générale de la Région Parisienne)  fue aprobado en 1960 con un objetivo principal: la limitación del crecimiento de la región de París, que se debía canalizar mayoritariamente hacia ocho ciudades de la nación que actuarían como nodos equilibradores del territorio francés (Mêtropoles d’equilibre).
Pero el intento no logró detener el desarrollo acelerado de París, que siguió aumentando su población y su extensión de forma espontánea, ajena a cualquier ordenación. La situación era crítica, lo que obligó a crear en 1961 un distrito especial para la Región de París desde el que abordar el grave problema. Al frente del mismo se situó Paul Delouvrier (1914-1995) un alto funcionario francés que permanecería en el cargo hasta 1969. Delouvrier es considerado el “alma mater” de las Villes Nouvelles parisinas (Jean-Paul Lacaze lo llamó el “Haussmann des Faubourgs”, el Haussmann de los suburbios). Desde el recién creado Instituto de Planificación y Urbanismo de la Región Parisina  (Institut d'Aménagement et d’Urbanisme de la Région Parisienne, IAURP, conocido desde 2008 como IAU île-de-France) se definió un nuevo enfoque que cristalizó en el Plan Director de Planificación y Urbanismo de la Región de París (Schéma Directeur d'Aménagement et d'Urbanisme de la Région de Paris, SDAURP) de 1965. Este primer plan de escala regional, que abordaba la planificación demográfica y urbana de la región sería, desde entonces, revisado periódicamente bajo el nombre de Schéma Directeur de la Région Île-de-France (SDRIF). El último, aprobado en 2013, anticipa la planificación para la región hasta 2030.
Esquema del SDAURP de 1965 con el planteamiento de los ejes de desarrollo de la región.
El SDAURP propuso un nuevo modelo de crecimiento para la región parisina. La capital y su entorno, que habían seguido creciendo a un ritmo endiablado, habían alcanzado en ese año 1965 los nueve millones de habitantes. Entonces se realizaron proyecciones demográficas que indicaban un horizonte que duplicaba esa población para el año 2000. En ningún caso se deseaba alcanzar esa previsión, por lo que se decidió trabajar para limitar esa cifra a un máximo de catorce millones, lo que implicaba desincentivar la inmigración hacia la capital (reorientándola hacia otras ciudades). A pesar de todo, el nuevo objetivo demográfico implicaba asumir la creación de alojamientos para cinco millones de personas (y al menos dos millones de puestos de trabajo para ellas).
El objetivo del SDAURP era romper el radiocentrismo de las infraestructuras, proponiendo nuevas líneas regionales de desarrollo e intentando acabar con el monocentrismo que caracterizaba la aglomeración parisina. Así, para reordenar el crecimiento de la región central se propuso la creación de nuevas ciudades (Villes Nouvelles) dispuestas según dos ejes paralelos al valle del Sena  y tangentes a la capital, que albergarían la mitad del crecimiento previsto, es decir, unas 500.000 personas cada una. Aunque inicialmente se plantearon ocho ciudades nuevas, finalmente serían las cinco que ya hemos adelantado: Évry y Melun-Sénart (Sénart) en el sureste, Saint-Quentin-en-Yvelines en el suroeste, Marne-la-Vallée en el este y Cergy-Pontoise en el noroeste.
Esquemas de implantación de las Villes Nouvelles parisinas, que forman una corona periférica a la capital.
Los objetivos marcados para las Villes Nouvelles fueron:
  • Absorber y dirigir el fuerte crecimiento demográfico de L’Île de France, dejando atrás los problemáticos “barrios dormitorio” (los Grands Ensembles característicos de las décadas anteriores) para construir auténticos entornos urbanos integrados.
  • Situarse entre veinte y treinta kilómetros de París para reducir el peso del núcleo central. Se pretendía que no fueran satélites de la capital, aunque evidentemente estarían vinculadas a ella, a través de buenas comunicaciones (especialmente de transporte público, ferrocarril o metro).
  • Constituir ciudades auténticas, con equipamientos y lugares de trabajo, áreas de centralidad y diversidad de alojamientos. Era fundamental construir espacios atractivos, con centros vitales y dinámicos de amplia y variada oferta. Se pretendía cargar el acento en el desarrollo de áreas de recreo (especialmente en contacto con el agua) y en la abundancia de zonas verdes.
  • Ofrecer a los habitantes un equilibrio entre hábitat y empleo para evitar las migraciones pendulares. Se deseaba terminar con el París mononuclear, descentralizando los puestos de trabajo, para conseguir el efecto positivo de la reducción de los desplazamientos y el consiguiente alivio de la congestión de tráfico.
  • Equilibrar la propuesta inmobiliaria, entre alojamientos sociales (vivienda protegida), acceso a la propiedad y oferta privada de alquiler, así como entre hábitat colectivo e individual.
  • Ser laboratorios de innovación arquitectónica.

Las Villes Nouvelles parisinas pusieron en marcha un programa de construcción ingente que levantó edificios con vocación contemporánea. Una arquitectura moderna muy diversa tomaría cuerpo en las nuevas ciudades, aunque la innovación deseada sería relativa. No obstante, unas cuantas obras se convertirían en la expresión de la arquitectura francesa del momento, muy influida por el Posmodernismo. Cabe destacar obras residenciales como Les Pyramides d' Évry (1974-1980), del equipo ANPAR (Michel Andrault y Pierre Parat); Les Arènes de Picasso (1985) en Marne-la-Vallée (Noisy-le-Grand ) proyectadas por Manuel Nuñez Yanowsky; Les Spaces de Abraxas (1978-1983) en Marne-la-Vallée (Noisy-le-Grand ),  Les Arcades du Lac (1982) en Saint-Quentin-en-Yvelines, o el Belvedere Saint Christophe (1986) en Cergy-Pontoise, todas realizadas por Ricardo Bofill-Taller de Arquitectura.
En la misma línea se construyeron edificios dotacionales, algunos de ellos sorprendentes, como el Centro Comercial “Hall Marcel Proust” (1989) de Philippe y Martine Deslandes o los inmuebles de oficinas de la Place Ovale (Place Georges Pompidou) de 1992 proyectados por François Julien y Roger Saubot (1992), ambas obras situadas en Saint-Quentin-en-Yvelines (Montigny-le-Bretonneux). También son reseñables la Préfecture du Val-d'Oise (1970), una pirámide invertida diseñada por Henry Bernard en Cergy-Pontoise, el Centro Cultural de La Coupole (1987) de Jean Nouvel en Sénart y la cilíndrica Catedral de Évry (1995) de Mario Botta.
Otras operaciones se vincularon a la singularización del paisaje urbano, como el depósito elevado de agua sobre una rotonda de tráfico, Le Château d'eau des Quatre Pavés (1971-1979) proyectado por Christian de Portzamparc en Marne-la-Vallée (Noisiel) o intervenciones de arte urbano y paisaje como el AxeMajeur (Eje Mayor) de Cergy-Pontoise, obra de Dani Karavan, que comenzó en 1980 para ser desarrollado durante los siguientes tres décadas.

Évry (1969)
Plan director de Évry (1969)
Évry sería la primera Ville Nouvelle de la región parisina. Évry era un pequeño municipio ubicado al sureste de París, junto al dinámico eje de desarrollo que acompaña a la “Autopista del Sol” (la Autoroute A6, que une París con Lyon). La creación del departamento de Essone en 1964, convirtió a Évry en su capital un año después. En ese mismo 1965 se inició la estrategia de nuevas ciudades que debían solucionar el crecimiento de la región parisina y Évry, y su entorno, serían seleccionados para acoger la primera experiencia. Allí se ubicaría la que inicialmente se conocería como Évry-Ville Nouvelle, hasta que fue suprimido el “adjetivo” por absorción del casco antiguo. Los primeros estudios fueron realizados en 1967 y conducirían a la constitución de su correspondiente EPA en 1969 (EPEVRY, Établissement Public d’Aménagement de la Ville Nouvelle d’Évry) y su SCA en 1973 (que se transformaría en SAN en 1984).
Évry nació con la idea de creación de un centro único, poderoso, que pudiera contrarrestar la atracción parisina para los habitantes del sureste de la región. La planificación de la ciudad siguió un esquema muy particular: un gran núcleo dotacional del que partían cuatro brazos (que conformaban una esvástica “blanda”) en los que se ubicaban los barrios residenciales centrales (que eran complementados por otros que articulaban la zona de nueva creación con las poblaciones preexistentes).
Esquema del centro de Évry, con el núcleo y sus brazos residenciales en esvástica.
De  esta planificación urbana nacen los primeros barrios: Parc aux Lièvres (1971), Champtier du Coq (1972), Aguado y Champs Elysées (ambos en 1974) y finalmente Les Pyramides (1975), quizá el más representativo de la innovadora arquitectura que debía caracterizar esas nuevas ciudades.
El barrio residencial Les Pyramides de Évry.
En ese mismo año se inauguraría el gran centro proyectado, el Ágora (L'Agora d'Évry), una gran plaza pública peatonal alrededor de la cual se reúnen numerosos y variados servicios, tanto de carácter público como privado. Entre la polivalente oferta se cuenta, por ejemplo, con biblioteca, cines y salas de espectáculos, locales de ocio (bolera, discoteca, etc.), deporte (sala de patinaje, piscina, etc.), restaurantes, cafés,  centro de salud, guardería, así como un centro ecuménico o un puesto de policía. En el conjunto destaca el centro comercial regional Évry 2, uno mayores de la región parisina. El objetivo era convertir ese gran núcleo de concentración en un polo para el sureste que compitiera y descargara al centro de París.
Estado del centro de Évry en 1976.
Évry. Arriba, Les Arènes de l’Agora, la sala multiusos diseñada en 1975 y que va a ser remodela de forma importante para 2017, según proyecto dirigido por Daniel Vaniche y asociados, DVVD, (infografía de su imagen futura). Debajo Catedral de Evry construida por Mario Botta en 1995.
La Ville Nouvelle de Évry se dio por finalizada en el año 2000 con la disolución del EPEVRY. En 2001 el SAN se transformó en communauté d'agglomération, que es conocida como Évry Centre Essonne (que reúne seis municipios).

Cergy-Pontoise (1969)
Cuatro días después de la puesta en marcha de Évry se constituyó el EPA de Cergy-Pontoise (EPACERGY), con una amplia delimitación que abarcó inicialmente a quince municipios. Dos años después, en 1971 se crearía el SCA (que se transformaría en SAN en 1984).
Plan director de Cergy-Pontoise en 1970.
El rio Oise, un afluente del rio Sena que discurre por el noroeste de París, es el protagonista de la región donde se asentaría la Ville Nouvelle de Cergy-Pontoise. Hasta entonces, Cergy era un pequeño pueblo agrícola situado a la ribera del Oise cuya principal actividad fue la viticultura hasta el siglo XIX, cuando debido a las plagas se sustituiría la vid por hortalizas y frutales. En cambio, Pontoise era el municipio más importante de la zona, un núcleo con una historia milenaria surgida junto al puente histórico que cruzaba el rio Oise.
La Ville Nouvelle de Cergy-Pontoise se ubicaba principalmente sobre la meseta que se eleva en la ribera derecha del rio, aprovechando uno de sus meandros.  La excavación producida por la pronunciada curvatura del río en esa plataforma (le plateau) crea un anfiteatro natural que determinará la característica forma de herradura de la ciudad, cuya extensión llevaría a estructurarlo en cinco grandes sectores. Tras la aprobación del Plan General de la nueva ciudad se iniciaron la adquisición de los terrenos y la construcción de las infraestructuras principales.  En solamente tres años, en 1972, las primeras actuaciones estaban terminadas y los primeros habitantes de la Ville Nouvelle se instalaron en el recién finalizado barrio de la Préfecture (el edificio de la Prefectura, obra de Henry Bernard, fue el primero en construirse en la Ville Nouvelle en 1970).
Cergy-Pontoise. Barrio de la Prefectura en su proyecto y su realidad actual. Debajo el edificio de la Préfecture du Val-d'Oise, diseñada en 1970 por Henry Bernard (indicado en amarillo en los planos).
Cergy-Pontoise no nació, como en el caso de Évry, con un centro único sino que inició un camino de multipolaridad interna que seguirían el resto de Villes Nouvelles. Al mencionado primer desarrollo se le irán sumando nuevos barrios con sus propias áreas de centralidad. Esta estrategia y la particular topografía de la zona originaron barrios autónomos diseñados con criterios diferentes. El primero, el de la Prefectura, responde al modelo de urbanismo “sobre plataforma” (dalle) con separación de tráficos rodado y peatonal en diferentes niveles (como se había experimentado en Toulouse-Le Mirail), mientras que los barrios más recientes volverían a un modelo urbano más tradicional.
El barrio de la Prefectura de Cergy-Pontoise en 1972.
La Ville Nouvelle de Cergy-Pontoise se dio por concluida en el año 2002 fecha en la que se disolvió el EPACERGY. En 2004 el SAN se reconvirtió en communauté d'agglomération (que reúne actualmente trece municipios).

Saint-Quentin-en-Yvelines (1970)
Junto a Versalles, en el suroeste de la región parisina, En 1970, se constituyó el tercer EPA (EPASQY, Établissement Public d'Aménagement de Saint-Quentin-en-Yvelines)  para planificar una superficie que incluía once communes (aunque finalmente serían solamente siete las que constituirían el SAN en 1983).
Versalles, en su condición de residencia de la Corona francesa desde la instalación del rey Luis XIV, sería el motor del desarrollo inicial del entorno. Municipios como Guyancourt, Montigny-le-Bretoneux o Trappes entre otros, formaron parte del Grand Parc de Versalles, al que daban servicio. La zona era una meseta, ventosa y pantanosa que fue reconvirtiéndose como territorio agrícola, hasta que la selección de esos terrenos para la instalación de la tercera Ville Nouvelle parisina supuso un futuro nuevo.  En 1975 se inauguró el primer barrio, Sept-Mares (en Elancourt-Maurepas) que será interpretad inicialmente como el centro de la nueva ciudad al concentrar las típicas funciones que los caracterizan (administración, comercio, ocio, etc.). Su diseño, obra de los arquitectos Philippe y Martine Deslandes, buscaba crear un espacio de convivencia protegido del automóvil, lo que llevó a proponer (al igual que en el barrio de la Prefectura de Cergy) un “urbanisme sur dalle”, en el que una gran plataforma acogía los recorridos peatonales mientras que los rodados transcurrían bajo la misma. También se experimentaron nuevas propuestas socioculturales como la Maison pour tous (Casa para todos) conocida actualmente como Le Prisme.
Saint Quentin en Yvelines. Tres ejemplos en Montigny-le-Bretonneux. Arriba, Le Viaduct de Ricardo Bofill (1982). En medio, los cilindros que forman el centro comercial “Hall Marcel Proust” obra de Philippe y Martine Deslandes (1989). Debajo, Edificio norte de la plaza oval (Place Georges Pompidou) obra de François Julien y Roger Saubot (1992).
No obstante, la década de 1980 ofrecerá crecimientos que volvían a la ciudad tradicional, recuperando la calle y la convivencia entre automóviles y peatones. En 1987 se plantearía otro de los centros de Saint Quentin, vinculado a la estación ferroviaria, alrededor de un centro comercial peatonal y con una gran plaza oval (Place Georges Pompidou en Montigny-le-Bretonneux).
La nueva ciudad, instalada sobre un terreno originalmente pantanoso recondujo su relación con el agua a través de la construcción de numerosos lagos artificiales, destacando sobre todos el Étang de Saint Quentin con sus 150 hectáreas o el monumental estanque de La Sourderie que acompaña a los proyectos residenciales de Ricardo Bofill (Les Arcades du Lac, Le Viaduct y Le Temple et les templettes).
Saint-Quentin-en-Yvelines se convertiría en un polo empresarial de primer orden para la región. En la Ville Nouvelle se instalarían sedes de empresas multinacionales e institutos de investigación de los campos más avanzados en ingeniería, automóvil, nuevas tecnologías de la información y la comunicación, finanzas, farmacia, etc. Con ejemplos como el Tecnocentro Renault, la sede Bouygues, EADS o el banco Crédit Agricole, entre otras destacadas firmas.
Saint Quentin en Yvelines. El eje “físico y virtual” (línea amarilla) del barrio de Villaroy en Guyancourt une lo antiguo y lo nuevo,  la iglesia románica de San Victor (arriba izquierda) con el Tecnocentro de Renault (arriba derecha), proyectado en 1996 por Denis Valode y Jean Pistre. Entre ambos el jardín des Gogottes, las extrañas figuras creadas por el escultor griego Philolaos (abajo izquierda), y el edificio Les Caryatides, diseñado por Manuel Núñez Yanowsky en 1992.
La Ville Nouvelle de Saint- Quentin-en-Yvelines se dio por terminada en el año 2002 fecha en la que se disolvió el EPASQY. En 2004 el SAN se reconvirtió en communauté d'agglomération.

Marne-la-Vallée  (1972)
La mayor de las Villes Nouvelles nació en 1972. La gestación fue compleja porque las 15.000 hectáreas de su delimitación agrupaban 26 communes de tres departamentos diferentes. Su tamaño recomendó su estructuración en cuatro sectores (de oeste a este: sector I, Porte de Paris; sector II, Val Maubuée; sector III, Val de Bussy; y sector IV, Val d'Europe) que se sucedían a lo largo del gran eje de comunicación: la Autoroute A4 (autovía del este) que conecta París con Estrasburgo.
Marne La Vallée. Sectores.
En ese año 1972 se constituyó el EPA (EPAMARNE, Établissement Public d'Aménagement de Marne-la-Vallée) pero las circunstancias especiales de la Ville Nouvelle (que fue seleccionada para acoger la sucursal europea del parque temático Disneyland) llevaron a constituir otro EPA exclusivamente para el sector IV  (EPAFRANCE).
El territorio de la Ville Nouvelle era la ribera sur del rio Marne, hasta entonces un entorno principalmente agrícola, relativamente poco urbanizado, pero con numerosos pueblecitos y aldeas. Planteada como un conjunto multipolar, la gran diferencia con las anteriores sería que los centros no serían de nueva creación sino que se apoyarían en los antiguos asentamientos preexistentes. El eje que enlazaría esos centros sería la Autoroute A4, iniciada en 1974 y que discurre, en su tramo junto a la Ville Nouvelle, aproximadamente paralela a la directriz media del rio. También actuaría en ese sentido la línea ferroviaria comenzada en 1969 e integrada oficialmente en la RER A (Réseau Express Régional), desde 1977. El proceso de urbanización se comenzó por el sector I, el más occidental (Porte de Paris). La crisis del petróleo marco el ritmo del proceso, más lento que las anteriores obligando a sucesivas etapas temporales, que ocasionaron una mayor heterogeneidad en las tramas que componen la extensa Ville Nouvelle.
Marne La Vallée. En el centro ortofoto del centro de Noisy Le Grand con dos muestras de la sorprendente arquitectura posmoderna de la Ville Nouvelle. Arriba, Les Espaces de Abraxas (1978-1983) de Ricardo Bofill. Debajo Les Arènes de Picasso (1985) de Manuel Núñez Yanowsky.
Su proyección internacional llegaría en 1987, tras ser elegida para acoger a la filial europea del parque temático Disneyland (Disneyland Paris, en el sector IV), que sería inaugurado en 1992. Este parque es el gran polo de dinamismo de la parte oriental de la Ville Nouvelle (que durante el último año ha recibido 14 millones de visitantes, algo menos que en los anteriores en los que había alcanzado los 16). En el extremo oriental se ubica el otro gran polo de atracción, la Cité Descartes, cuyo objeto es la reunión del ámbito universitario y de investigación con el ámbito empresarial. El también llamado Cluster ó Campus Descartes está especializado en temas de sostenibilidad y ecotecnología, cuestiones que han ido incorporándose a los últimos desarrollos de la ciudad. Otros núcleos con un fuerte desarrollo terciario son Noysy-le-Grand y Bussy-St-Georges. La implantación de Disneyland Paris facilitó la creación de un ramal de interconexión ferroviaria de alta velocidad (LGV Interconnexion-Est) en 1994 que enlaza las ramas sur, este y norte que llegan a París.  Este enlace de TGV (Train à Grande Vitesse, Tren de Alta Velocidad) cuenta con una estación en Chessy, junto a Disneyland (Marne-la-Vallée-Chessy) y una segunda en el aeropuerto Charles de Gaulle, lo que proporciona a la Ville Nouvelle una conectividad máxima.
Marne La Vallée. En el centro ortofoto con el círculo (vía D344) que contiene a Disneyland París (arriba vista aérea parcial) y el gran Centro Comercial Val d’ Europe (abajo, detalle de la “Place Toscane” del centro comercial, diseñada en 2002 por Pier Carlo Bontempi).
A pesar de la complejidad de su desarrollo, el crecimiento de Marne-la-Vallée  ha sido imparable, convirtiéndose en la mayor de todas las Villes Nouvelles y siendo la única que todavía no se ha dado por concluida.

Melun-Sénart (Sénart) (1973)
La última de las nuevas ciudades de la región parisina nació en 1973 con la constitución del EPASENART (Établissement Public d'Aménagement de Melun-Sénart) que actuaría sobre dieciocho communes. Se crearían dos SCA diferenciados que asistirían a la incorporación y salida de varios municipios en su seno hasta que finalmente quedaron ocho que se agruparían en un único SAN (el hecho de que Melun se desgajara en 1984 de la Ville Nouvelle, causaría su cambio de nombre desde 1997, pasando a ser simplemente Sénart).
Sénart. Comunnes integradas actualmente en la Ville Nouvelle.
La nueva ciudad se planteó, no tanto como un nuevo centro urbano sino como un espacio policéntrico que debía articular los crecimientos entre Évry, Melun y el extremo sureste de la periferia parisina. No obstante, una vez que fue ajustando su delimitación (con los ocho municipios finales) se decidió crear un centro de atracción importante: el denominado Carré Sénart. El proyecto se lanzó en 1987 como un gran cuadrado de 1,4 kilómetros de lado, intensamente arbolado, con canales acuáticos interiores y una serie de equipamientos entre los que destacan el gran centro comercial diseñado por Jean-Paul Viguier, inaugurado en 2002, el Grand Aquarium d'Île-de-France (de 30.000 metros cuadrados) y la Cité des Loisirs (con una importante oferta de ocio). Además el núcleo se va completando con edificios de oficinas, centros universitarios, espacios culturales, etc.
Sénart. Arriba el Centro Cultural de La Coupole, obra de 1987 de Jean Nouvel. En el medio, el conjunto residencial  La Cape d'or, diseñado por Claude Vasconi entre 1978 y 1983. Debajo, el Carré de Sénart, con el centro comercial proyectado por Jean-Paul Viguier entre 1987 (fecha del concurso) y 2002.
Juntó al Carré (tangente en el vértice noroeste del cuadrado), discurre la espectacular Allée Royale, un recorrido peatonal y ciclista que une los dos grandes pulmones verdes de la región,  el bosque de Senárt  (la forêt de Sénart) en Essonne y el bosque de Rougeau (la forêt de Rougeau) en Nandy, a través de un trazado rectilíneo de 5,8 kilómetros (y cincuenta metros de anchura) en dirección norte-sur. La Allée Royale es un trazado histórico que dirigía hacia uno de los territorios de caza del rey Luis XV (de ahí su nombre), que ha sido rediseñado y equipado recientemente (fue inaugurado en 2005), destacando la plantación de las más de 500 secuoyas y los casi dos mil árboles frutales que jalonan el camino.
Sénart. Allée Royale.
El 1 de enero de 2015, el SAN de Sénart-Ville Nouvelle se transformó en la Communauté d'Agglomération de Sénart, finalizando su etapa de Ville Nouvelle.


Las cinco Villes Nouvelles parisinas se acercan a su cincuenta aniversario y los años transcurridos permiten comenzar a evaluar su breve historia. No cabe duda que representaron un giro copernicano en la planificación urbana francesa al apostar abiertamente por la descentralización (algo poco habitual en la anterior historia francesa). También encarnaron la transición hacia una mayor democratización de las decisiones urbanas, desde sus inicios dirigidos firmemente por el Estado hasta su presente, gobernadas desde las entidades locales mancomunadas.  Pero las Villes Nouvelles también son ejemplares por la creación de instrumentos administrativos innovadores para su concepción y gestión (una verdadera “sopa de letras” entre EPA, SCA, SAN, SDAURP, etc.) o por albergar muestras muy representativas de la arquitectura francesa del último cuarto del siglo XX (dentro de la tradición del Movimiento Moderno y su evolución posmoderna).  Nacidas bajo la influencia de la revolución de mayo de 1968, las Villes Nouvelles, diversas y plurales, con tintes utópicos, fueron muy sensibles a las tesis de Henry Lefèbvre que reclamaba el derecho a la ciudad de los ciudadanos (cuestión que se advierte en la programación de sus espacios y de sus usos),.

Las Villes Nouvelles comparten muchos argumentos aunque su evolución hasta la actualidad haya sido diferente. Tuvieron un rápido desarrollo entre 1975 y 1990 recibiendo la mitad del incremento de población de la región, pero desde entonces su protagonismo demográfico se ha reducido, albergando solamente la sexta parte del crecimiento de Île-de-France. Marne la Vallée, la única que no ha dado por finalizada su etapa administrativa como Ville Nouvelle, cuenta con casi 300.000 habitantes y reúne 27 municipios (de tres departamentos distintos),  Cergy-Pontoise alcanza los 190.000 de 13 communes (en dos départements), Saint-Quentin-en-Yvelines acoge 145.000 personas de 7 municipios, Sénart alberga 117.000 en 12 municipios (de dos departamentos) y Évry Centre Essone, 115.000 habitantes de 6 municipios. En total se acercan a los 900.000 residentes dentro de la conurbación que sigue encabezada simbólicamente por París.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

urban.networks.blog@gmail.com