31 oct. 2015

Innovaciones urbanas en la Inglaterra georgiana: squares y crescents (en Londres y Bath).


Las squares del West End londinense se convertirían en señas de identidad de la ciudad (Bedford Square)
A finales de la Edad Media, Londres era una ciudad bipolar. La City y Westminster eran municipios rivales entre los cuales quedaba un gran territorio vacío que se iría consolidando a lo largo de los siglos XVII y XVIII logrando la fusión (física, pero no administrativa) de los dos núcleos. El impulso lo daría la aristocracia londinense, que empezó a abandonar la City tras la epidemia de peste y el gran incendio de 1666, dirigiéndose a ese lugar intermedio para construir sus residencias, dando origen a barrios como St. James, Marylebone o Mayfair.
La urbanización de esos terrenos se realizaría con un innovador planteamiento urbano cuyo motor eran las denominadas squares. Estas eran unas plazas (cuadradas o rectangulares) con un espacio central ajardinado privado para los residentes de las viviendas unifamiliares en hilera (terraced houses) que las delimitaban. Las squares se convertían en el corazón de pequeños desarrollos inmobiliarios siguiendo la geometría dictada por la plaza.
El precedente hay que situarlo en el proyecto para Covent Garden que realizó el arquitecto Inigo Jones, donde reinterpretó las plazas italianas y las places royales parisinas con una fuerte inspiración en la arquitectura de Andrea Palladio. Las squares, se convertirían en una seña de identidad de la capital británica. Pero las innovaciones urbanas de la Inglaterra georgiana no acabaron allí. Otros tipos, como los crescent o los circus (con ejemplos muy destacados en la ciudad de Bath), completarían unas morfologías muy influyentes en el urbanismo posterior.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La ruptura de la dinámica urbana bipolar del Londres medieval y renacentista.
El Londres medieval inició una dinámica urbana bipolar. La ciudad mostraba dos núcleos que rivalizaban por la primacía del entorno. En el este, se encontraba la City, el núcleo original romano, gestionado por un poder municipal y que contaba con la fortaleza de su pujante comercio. En el oeste, apareció Westminster, donde, a partir de una primera abadía construida en el siglo XI, se iría consolidando un lugar que acogería un palacio para los reyes y que sería reconocido como ciudad por Isabel I en 1585. Allí se encontraba la administración de la Corona, cuestión muy relevante para su desarrollo. Estos dos polos fueron uniéndose a lo largo del siglo XVI por un cordón urbano que seguía la orilla del Támesis (formalizando un eje viario que actualmente definen Fleet Street y The Strand, entre la antigua muralla y Trafalgar Square)
Westminster fue ganando peso específico cuando miembros de la nobleza fueron construyendo allí sus mansiones para estar cerca de la Corte. Estas grandes casas nobiliarias se acompañaban de extensas fincas, con jardines, edificios auxiliares para el servicio o, incluso, tierras de labranza. Este movimiento animó a la burguesía enriquecida a trasladarse a la zona intermedia entre Westminster y la City, de forma que, durante el siglo XVII, Londres asistiría a la consolidación de ese territorio situado al norte del mencionado camino que unía ambos municipios. Además, aquel Londres ofrecía una intensa vida social, cuestión que atrajo a muchos aristócratas de otras partes de Inglaterra que llegaban con sus familias y acompañados de un importante séquito que también fomentaba la actividad ciudadana. Complementariamente llegaron gran cantidad de comerciantes, artesanos, etc. que buscaban prosperar en el ambiente de la floreciente ciudad.
El primer impulso para la urbanización de la zona lo dio la actuación en Covent Garden, que se convirtió en un referente. Posteriormente, tras la epidemia de peste de 1665 y el gran incendio que asoló la City en 1666, las clases pudientes abandonarían en masa la ciudad amurallada para dirigirse a los nuevos barrios que estaban naciendo, como el propio Covent Garden, Soho, St. James, Marylebone o Mayfair. El “vacío”, que se iría colmatando con cierta rapidez, se alzaría como el lugar residencial de las clases altas londinenses y acabaría siendo conocido como el West End. La urbanización de ese selecto sector occidental adoptaría unas formas particulares (las squares) que se convertirían en señas de identidad de la capital británica. No obstante, Londres también se extendería hacia el este de la City, pero allí se encontraban los puertos y las fábricas, y esa zona oriental recibiría a la incipiente clase obrera. Esta circunstancia sería otra justificación de la preferencia por el oeste de las clases más privilegiadas, también porque huían de la contaminación del aire, cada vez mayor en las áreas industriales.
El plano de Londres de 1746 muestra las squares características de la urbanización del territorio del West End, entre la City y Westminster.
La ciudad se iría construyendo con la nueva imagen que le prestaba la arquitectura georgiana. El calificativo responde al periodo de la historia británica que transcurre entre 1714 y 1830, coincidiendo con el reinado de los monarcas de la casa de Hanover que se llamaron Jorge (George), es decir, desde Jorge I hasta Jorge IV. Esta referencia es utilizada también en la historia de la arquitectura, para designar el estilo predominante que caracterizó la Inglaterra del siglo XVIII y principios del siguiente, un estilo que abandonaba el barroco y apostaba por una visión más clásica, sobre todo siguiendo la interpretación de Andrea Palladio (1508-1580). Este arquitecto sería la gran fuente de inspiración para los británicos, comenzando por Inigo Jones (1573-1652), un pionero del estilo palladiano. La arquitectura georgiana alcanzaría sus cotas más elevadas con la obra de figuras como James Gibbs (1682-1754), William Kent (1685-1748), Robert Adam (1728-1792), John Nash (1752-1835) o John Soane (1753-1837).
La evolución urbana de Londres, en su conjunto, sería muy particular, ya que cada nuevo desarrollo inmobiliario se construía y administraba de forma independiente del resto. Los poderes, tanto la Corona como el municipal (que se limitaba a la City inicialmente), no se entrometían en los procesos y puede afirmarse que la capital inglesa fue modelada durante esos siglos XVII y XVIII casi exclusivamente por las fuerzas del mercado.

Antecedentes de las squares en el Covent Garden de Inigo Jones.
La revolución religiosa iniciada por Enrique VIII, que fundó la iglesia anglicana separándose de la católica romana, tuvo consecuencias para las órdenes monásticas. Estas fueron disueltas y vieron confiscado su patrimonio entre 1536 y 1540 que, tras la incautación, fue vendido o cedido por la Corona. Una de esas propiedades era una extensa posesión de la abadía benedictina de St. Peter (Abadía de Westminster) que era conocida como “Covent Garden”, el jardín o zona de cultivo del convento. Eduardo VI había donado estos terrenos en 1552 a John Russell, a quien también había concedido el título nobiliario de Earl de Bedford por sus servicios a la Corona.
Sobre esos vastos terrenos, los Russell únicamente habían construido la mansión familiar (la primera y desaparecida Bedford House), con fachada a The Strand, la vía que unía la City con Westminster. La finca no recibiría mayor atención hasta la llegada del cuarto Earl de Bedford, Francis Russell, que vio la oportunidad de obtener buenos rendimientos económicos sobre aquellos terrenos, construyendo en ellos viviendas para las clases altas. Para ello, encargó en 1631 a Inigo Jones la urbanización de los terrenos situados al norte del jardín de la Bedford House. Inigo Jones es reconocido como el primer gran arquitecto de la modernidad británica. Profundo conocedor de la arquitectura clásica, que aprendió durante sus viajes por Italia y Francia, se le considera el introductor del “palladianismo” en Inglaterra.
Londres. Covent Garden en 1720.
Jones conocía las plazas italianas y también la Place Royal que se había construido en París entre 1605 y 1612 bajo el reinado de Enrique IV (la actual Plaza de los Vosgos). Ambas propuestas inspirarían su concepción del proyecto para Covent Garden. La propuesta de Jones fue crear un rectángulo central o cuyos lados meridional y oriental estarían cerrados por viviendas en hilera (con una logia porticada) que presentarían un diseño uniforme y a los cuales acometían dos calles por su centro (actuales Russell Street y James Street). Por el lado occidental se construiría la iglesia de San Pablo (St. Paul’s Church, también conocida como la iglesia de los actores) flanqueada por dos casas iguales. El lado sur permanecería abierto, lo cual favorecía el soleamiento de la plaza central y permitía mantener las vistas que la mansión Bedford tenía hacia el horizonte septentrional, donde emergían las colinas gemelas de Highgate y Hampstead.
Covent Garden comenzó siendo un barrio distinguido pero la instalación de un mercado en la plaza central (al aire libre desde 1654 y con un edificio permanente a partir de 1830) y la apertura de varias tabernas, atrajo a un público no deseado por las clases altas londinenses que comenzarían a trasladarse hacia el norte, aprovechando la nueva oferta residencial de categoría que se estaban produciendo en esa zona. La construcción en 1663 del Teatro Drury Lane (todavía en activo tras varias reconstrucciones) o la Royal Opera House levantada en 1732 (donde Haendel estrenaría unas cuantas óperas y oratorios) irían dotando al barrio de un ambiente bohemio y artístico, además de comercial. La demolición de la Bedford House en 1703 y la ubicación de nuevas viviendas en hilera en su lugar cerraría la plaza por el sur y quedaría conformada definitivamente.
Londres. Covent Garden en la actualidad, con la iglesia y el mercado central.
Covent Garden perdió su elevado estatus social, pero influiría de manera determinante en los futuros desarrollos del entorno. La idea de organizar los nuevos crecimientos urbanos para las clases pudientes londinenses a partir de plazas de propiedad privada para los residentes y flanqueadas por viviendas unifamiliares en hilera (las denominadas terraces) de estilo georgiano, tuvo un gran éxito comercial. Estas plazas, las squares, se convertirían en una seña de identidad de Londres.

Las squares: un nuevo modelo urbano que caracterizó el Londres georgiano.
El gran incendio de la City en 1666 impulsaría a las clases altas a abandonarla y a buscar una nueva residencia fuera de las murallas. Esta demanda de vivienda de alto standing hizo que unos cuantos nobles, propietarios de terrenos, vieran la oportunidad de obtener importantes rendimientos sobre sus propiedades que, hasta entonces, eran improductivas o lo eran escasamente. Estos aristócratas terratenientes se aliaron con constructores para poner en marcha la urbanización de sus terrenos y conseguir los esperados beneficios. Esto llevó al desarrollo de numerosas pequeñas urbanizaciones que irían consolidando los barrios de Marylebone, Mayfair, Soho o St. James entre otros.
La fórmula inmobiliaria más utilizada en este tipo de desarrollos era la de “concesión”, mediante la cual los grandes propietarios conservaban la propiedad y cedían el uso temporalmente. Muchas de esas grandes fincas habían sido donaciones reales y no podían ser vendidas (o necesitaban un decreto del Parlamento para hacerlo). Por lo tanto, los nuevos residentes eran inquilinos que arrendaban el suelo para construir las viviendas a sus expensas (aunque el proyecto fuera unitario, encargado y controlado por el propietario, y las casas fueran edificadas por un constructor que se había asociado con el terrateniente). El alquiler que pagaban los residentes era bajo y, tras la conclusión del periodo de concesión (que por lo general era de largo plazo), las casas debían pasar a ser propiedad del concesionario (aunque finalmente acabarían siendo vendidas).
La urbanización de esos terrenos se realizaría siguiendo un nuevo planteamiento urbano, inspirado en el modelo establecido por Inigo Jones en Covent Garden, y que daría origen a las conocidas squares.
Plano de Londres indicando la ubicación de algunas de las principales squares del West End: 1, el sistema se Bloomsbury con Bloomsbury Square al sur, Russell Square en el centro, y Gordon Square y Tavistock Square al norte; 2. Bedford Square; Covent Garden; 4. Fitzroy Square; 5. Soho Square; 6. Leicester Square; 7. Cavendish Square; 8. Hanover Square; 10. Portman Square; 11. Manchester Square; 12. Grosvenor Square; y 13. Berkeley Square.
Las squares eran unas plazas (cuadradas o rectangulares) con un espacio central ajardinado y vallado de carácter privado para los residentes (que disponían de una llave para su acceso). Las viviendas unifamiliares en hilera (terraced houses) que delimitaban las plazas ofrecían una imagen muy característica de la arquitectura georgiana. Cada desarrollo generaba un “microbarrio” que contaba con una plaza central (square) como núcleo a partir de la cual se originaba una sencilla retícula ortogonal. Las calles principales eran las que atravesaban la plaza y acotaban el espacio central ajardinado. Las viviendas que daban a ellas (y por lo tanto a la plaza) eran las más suntuosas y estaban destinadas a la gente noble y elegante, mientras que las calles que circunvalaban el núcleo bajaban de categoría y alojaban a comerciantes o a la gente humilde que estaba al servicio de los nobles.
Londres. Bloomsbury Square en 1787.
En varios de los casos, igual que sucedió en Covent Garden, estas plazas se cerraban inicialmente por sus lados norte, este y oeste y quedaban abiertas al sur (cuando existía en ese lugar la mansión del promotor). Pero en todos estos casos, la mansión acabó siendo derribada y sustituida por otra hilera de casas que “cerraba” la plaza. No obstante, cuando no existía ese tipo de condicionante, se planteaba directamente el cierre de los cuatro lados. Son muchos los ejemplos de squares desarrolladas durante los siglos XVII y XVIII. Los siguientes son solamente una muestra.
Londres. Bloomsbury Square en 1725.
Bloomsbury Square y Lincoln’s Inn Fields son dos casos anteriores al gran incendio que terminaron de asentar el modelo.  La urbanización de Lincoln’s Inn Fields, tuvo una historia muy tortuosa desde los primeros intentos debido al rechazo sistemático de los vecinos de la zona que deseaban que aquellos campos quedaran libres para su esparcimiento. Finalmente, el constructor William Newton logró arrendar esos terrenos al rey y comenzó, en 1638 a levantar las primeras viviendas (lados sur y oeste) que comenzaron a configurar el espacio como un rectángulo. Hasta 1657 no se lograría construir el lado norte, quedando el límite oriental determinado por la valla del Lincoln's Inn. Por su parte, Bloomsbury Square, comenzó su construcción en 1650, cuando el cuarto conde de Southampton, siguiendo el ejemplo del señor de Bedford y su Covent Garden, consiguió, tras varios años intentándolo, el permiso para edificar en su propiedad. El proyecto inicial flanqueaba la plaza por dos hileras de viviendas (al este y al oeste). En este caso, la mansión familiar (Southampton House) se situaba en el norte de la propiedad. Este edificio pasó a ser conocido como Bedford House cuando, gracias a los lazos familiares, fue heredada por los duques de Bedford, quienes se trasladaron a esta residencia abandonando la anterior de Covent Garden. No obstante, esta casa también acabaría siento derribada y en su lugar se trazaría Bedford Place y nuevas terraced houses.
Londres. Bloomsbury Square.
St. James Square (1665) fue promovida por Henry Jermyn, primer Earl de St. Albans, quien había obtenido la concesión por sesenta años de unos terrenos próximos al palacio real de St. James. Tras varias propuestas iniciales que incluían grandes mansiones, finalmente se optó por la construcción de una square con veintidós solares para la construcción de viviendas en hilera. También se edificó un mercado y una iglesia (St. James Church Picadilly, construida según proyecto de Christopher Wren entre 1676 y 1684).
Londres. St. James Square en 1722.
Soho Square (1681) fue comenzada a construir a finales de la década de 1670. La plaza se denominó inicialmente King Square y contaba con una estatua del rey Carlos II en su centro. Como curiosidad, la denominación Soho deriva de un grito de caza (hay que tener en cuenta que esos terrenos fueron un coto de caza real), y no debe confundirse con el SoHo neoyorquino (con H mayúscula) que procede de (So)uth (Ho)uston Street, aunque la elección de este acrónimo estuviera inspirada en el nombre del barrio londinense.
Red Lion Square (1684). En este caso la promoción corrió a cargo de Nicholas Barbon, un conocido promotor inmobiliario de finales del siglo XVII.
Cavendish Square (1717) fue la primera plaza que se abrió al norte de Oxford Street y como tal inició la nómina de squares del barrio de Marylebone. Fue desarrollada por Edward Harley, segundo Earl de Oxford y diseñada por John Price.
Londres. Hanover Square.
Hanover Square (1721) estuvo promovida por Richard Lumley, primer Earl de Scarbrough.
Grosvenor Square (1720) fue iniciada por Sir Richard Grosvenor, cuarto baronet de Eaton (título nobiliario que sería transformado por la reina Victoria en el ducado de Westminster) transformando una finca agrícola con el propósito de emular el éxito de Hanover Square. Grosvenor Square, que ya no conserva ninguna de las edificaciones originales (en su lado occidental se encuentra la embajada de los Estados Unidos diseñada por Eero Saarinen entre 1955 y 1960), forma junto a Hanover Square y Berkeley Square (y las calles que las conectan), el núcleo fundamental de la trama del barrio de Mayfair.
Berkeley Square (1739) fue diseñada por el arquitecto y paisajista inglés William Kent sobre los jardines situados al norte de Devonshire House, la residencia del tercer duque de Devonshire, que tenía fachada de acceso a Picadilly (y sería demolida en 1924).
Bedford Square (1776) y Russell Square (1804) se construyeron en parte de las propiedades de la familia Bedford, quienes, tras la operación de Bloomsbury Square, realizada un siglo antes, no habían vuelto a plantear nuevos desarrollos inmobiliarios sobre sus propiedades. Las dos plazas se unen a través de Montague Place, por la trasera del British Museum. A su vez Russell Square, que es una de las mayores plazas de Londres, se conecta con Bloomsbury Square por medio de Bedford Place, calle que se trazó entre 1801 y 1805. Bedford Square es una de las plazas que mejor conserva el espíritu original de la arquitectura georgiana.
Londres. Bedford Square, la plaza que mejor conserva la arquitectura georgiana original.
Fitzroy Square (1798), fue promovida por Charles FitzRoy, primer baron de Southampton con el objeto de proporcionar residencias a la aristocracia según el diseño de los hermanos Adam (comenzado por Robert en 1792 y, tras su fallecimiento, concluido por James y William en 1798), aunque su construcción fue muy larga, no quedando finalizada hasta 1835.

Londres. Fitzroy Square.
Pocas de las squares conservan su arquitectura original, y aunque aquel espíritu residencial georgiano haya dado paso a nuevos edificios terciarios, las squares siguen protagonizando la vida ciudadana de cada uno de los barrios en los que se encuentran.

Evoluciones del modelo: crescent y circus (y los ejemplos de Bath).
Partiendo del modelo propuesto por las squares, surgirían nuevos espacios que ofrecerían formalizaciones derivadas. Algunas son particularmente interesantes, al integrar curvas en su ordenación con resultados espectaculares, como los crescent (alineaciones curvas abiertas) o los circus (plazas circulares cerradas). Estas nuevas morfologías urbanas se encontrarían también entre las más características de la época georgiana inglesa.
Los crescent podrían relacionarse con aquel modelo inicial de square planteado en Covent Garden, y también con algunos de los posteriores, que se abrían hacia el sur. Esta decisión, que eliminaba el frente edificado meridional, buscaba el mejor soleamiento de la plaza evitando la existencia de una barrera que proyectara sombra (al margen de otros aspectos ya comentados, como el mantener las vistas de las mansiones nobiliarias de los promotores). Las dinámicas urbanas especulativas acabarían forzando el cierre de las plazas, edificando el lado libre transformando las squares en plazas cerradas, pero los crescent mantendrían ese espíritu abierto y orientado.
Esta morfología urbana, que disfrutó de un gran éxito en la Inglaterra georgiana, queda configurada por una hilera de casas unifamiliares (terraced houses) que se disponen sobre una amplia alineación curva, que sigue un cuarto creciente y que se abre al sur. El espacio “interior” que abarcaba se ajardinaba quedando (inicialmente) vinculado a los residentes. Hay diversos ejemplos en diferentes ciudades, pero entre todos destaca el Royal Crescent de Bath, ciudad que cuenta además con otras muestras como Lansdown Crescent o Somerset Place.
Bath se encuentra ubicada en Somerset, en el suroeste de Inglaterra, y disfrutó de un gran auge durante el siglo XVIII gracias a sus aguas termales. Este hecho llevó a un crecimiento urbano importante, sobre todo en la época georgiana. En ese contexto fue concebido el Royal Crescent, construido entre 1767 y 1774, según el proyecto del arquitecto John Wood el joven. Su espectacular curva elíptica y la monumentalidad de las fachadas palladianas lo convirtieron en una de las referencias arquitectónicas del siglo XVIII inglés.
Bath alberga otra morfología derivada, el circus, una plaza similar a las squares, aunque circular. Este impresionante espacio fue diseñado por John Wood el viejo y construido entre 1754 y 1768, aunque el fallecimiento del autor obligó a que la obra fuera concluida por su hijo (el mencionado John Wood el joven). Originalmente bautizado como King’s Circus, en la actualidad es conocido simplemente por The Circus. La plaza alberga treinta y tres viviendas y recibe tres calles radiales que rodean el círculo central ajardinado (una de las cuales conecta directamente con el Royal Crescent).

Bath. Royal Crescent (arriba) y The Circus (abajo). En el centro imagen aérea con los dos espacios.
Estos lugares forman parte de un conjunto urbano excepcional que, dada su singularidad, llevó a reconocer a Bath como Patrimonio de la Humanidad en 1987.

1 comentario:

urban.networks.blog@gmail.com