30 ene. 2016

HafenCity, la ambiciosa regeneración del Puerto histórico de Hamburgo.

HafenCity, en su sector occidental, se encuentra prácticamente terminado (a falta de inaugurar la espectacular Elbphilharmonie).
En las últimas décadas, muchas ciudades portuarias se han enfrentado a la gran evolución de la tecnología naval y logística, así como al incremento de las operaciones. Estas cuestiones han provocado la obsolescencia de los puertos históricos y el traslado de las instalaciones hacia localizaciones más extensas, eficientes y alejadas. Los antiguos muelles, relacionados con los núcleos originales de las ciudades, se fueron abandonando y quedaron a la espera de una necesaria transformación en espacios ciudadanos (que, en muchos casos, ya se han producido con éxito).
También Hamburgo vio cómo su antigua “ciudad portuaria” (hafen city) quedaba disponible. Complementariamente, la caída del Telón de Acero y la reunificación alemana, supusieron un desafío para la ciudad, que aspiraba a reposicionarse en la escena económica internacional. Sobre estas bases cuajaría la idea de una ambiciosa y multifacética regeneración de los viejos muelles de carga contiguos al barrio de los almacenes (Speicherstadt) que, por cierto, la UNESCO acaba de reconocer como Patrimonio de la Humanidad en verano de 2015.
HafenCity (que es su denominación oficial) se inició en 1996 y estima su conclusión hacia 2025. El proyecto ya cuenta con varias zonas en funcionamiento, aunque no escapa a polémicas (como la generada por la nueva Elbphilarmonie, su gran icono que, tras retrasos e incrementos astronómicos de presupuesto, prevé su inauguración para enero de 2017). Al margen de las controversias, HafenCity es una interesante aportación sobre temas como la mezcla de usos urbanos, la prioridad de los espacios peatonales, la relación con el agua, o la imagen que la ciudad ofrece desde el rio, con la construcción de una nueva fachada.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Apuntes sobre la evolución urbana de Hamburgo (la ciudad moderna).
La ciudad histórica de Hamburgo, ya ha sido tratada en otro artículo de este blog. Por eso, en estos apuntes nos aproximaremos a la evolución de la ciudad moderna, desde que se produjo el “salto” sobre las murallas. Recordamos que los viejos muros del siglo XIII habían sido ampliados en varias ocasiones hasta definir, durante el siglo XVII, un recinto protegido por una fortificación bastionada que recogía las actuales Altstadt (ciudad antigua) y Neustadt (ciudad nueva), es decir, el centro de Hamburgo.
El declive de la Liga Hanseática, de la que Hamburgo había sido un miembro muy destacado, no significó un estancamiento como en otros casos, sino que la ciudad logró redirigir su potencial comercial hacia los mercados nacientes, continuando con su prosperidad y desarrollo.
El incesante aumento de población, que había provocado una densidad elevadísima en el interior amurallado, forzó la aparición de arrabales fuera del recinto hamburgués. Este crecimiento se manifestó en la primera extensión extramuros: Sankt Pauli, el arrabal occidental que fue extendiéndose hasta encontrarse con la vaguada que marcaba el inicio de la vecina población de Altona (entonces un municipio independiente). Por el lado oriental, surgiría con el tiempo otro arrabal, el de St. Georg. Ambas extensiones espontáneas tardarían muchos años en ser consideradas parte oficial de Hamburgo.
Hamburgo en 1844 con el crecimiento extramuros del arrabal occidental (St. Pauli) y oriental (St. Georg)
Tras el Congreso de Viena que reconfiguró la Europa post napoleónica, Hamburgo, que había sufrido mucho con la ocupación francesa (1806-1814), mantuvo su estatus de ciudad-estado libre, formando parte de la Confederación Alemana, aunque sin integrarse en la unión aduanera germana (continuó siendo zona franca). También logró mantener su autonomía tras la Guerra de los Ducados que enfrentó a Prusia y al Imperio Austriaco con Dinamarca en 1864. El resultado fue la derrota danesa y la consiguiente pérdida de Schleswig-Holstein, territorio que acabaría convertido en una provincia prusiana. Incluso, con la unificación del Imperio Alemán, impulsada por Guillermo I y Bismark en 1871, Hamburgo seguiría conservando su libertad, aunque perdería sus privilegios arancelarios que tanta prosperidad producían al puerto y a la ciudad. No obstante, los acuerdos de 1888 posibilitaron la convivencia de una zona franca parcial con un puerto vinculado a la unión aduanera alemana.
El derribo de las fortificaciones permitiría fusionar la ciudad antigua y sus arrabales. En 1868, la ciudad amplió sus límites, incorporando algunos municipios del entorno, como Bergedorf. En esa época, asistió a una fuerte industrialización, que complementaría el tradicional motor económico portuario y provocaría una emigración muy importante que se asentaría tanto en Hamburgo como en los municipios contiguos. El crecimiento de población fue extraordinario: en los escasos sesenta años que transcurrieron entre 1852 y 1912 pasaría de 160.000 habitantes a un millón de personas.
Hamburgo en 1905. Se observa el gran crecimiento de los municipios del entorno (Altona, Wandsbek, etc.) todavía independientes y la formación del segundo núcleo portuario en la ribera sur del brazo norte del Elba.
El año 1937 sería trascendental para Hamburgo debido a la promulgación de la conocida como “Ley del Gran Hamburgo”, por la que se reconfiguraban la delimitación de la ciudad-estado. Hamburgo perdió alguna de sus propiedades lejanas, pero se anexionó una buena parte de su entorno, conformándose, desde abril de 1938 (cuando entró en vigor la ley), como un Estado en continuidad. Altona, Wilhelmsburg y Wandsbek, hasta entonces municipios integrados en el estado de Prusia, o Harburg que había pertenecido a Hannover, fueron anexionados a la metrópoli como distritos.
La vecina Altona había sido fundada en 1535 como un asentamiento para pescadores a orillas del Elba. Desde 1640 formaría parte del Ducado de Holstein-Glückstadt bajo el dominio del Rey de Dinamarca, hasta que, en 1867, junto a todo el territorio de Schleswig-Holstein quedaría incorporada al Reino de Prusia. Su andadura como municipio llegaría hasta 1937, cuando se ordenó su fusión con Hamburgo. Entonces Altona contaba con casi 250.000 habitantes.
Otra de las incorporaciones importantes fue Harburg-Wilhelmsburg. Wilhelmsburg había nacido en 1642 al unir tres de las islas situadas entre los brazos norte y sur del rio Elba. Fue bautizado en honor a su promotor, George William, duque de Brunswick-Lüneburg. Inicialmente Wilhelmsburg estuvo vinculado al Principado de Lüneburg, pero acabaría siendo cedido al Electorado de Hannover y de allí pasaría a formar parte de Prusia. En 1925 recibió el estatus oficial de ciudad. Por su parte, Harburg fue un municipio asentado en la orilla meridional del brazo sur del Elba. El crecimiento impulsado por la industrialización, tanto de Wilhelmsburg como de Harburg llevó a la fusión de ambas ciudades en 1927, pasando a ser conocidas como Harburg-Wilhelmsburg hasta 1937, fecha en la que se convirtieron en distritos de Hamburgo.
Por el norte había ido consolidándose el municipio de Wandsbek que, hasta 1864, había formado parte del Ducado de Holstein bajo dominio danés y, desde entonces, se integró en la provincia prusiana de Schleswig-Holstein. Junto a estas ciudades, otros pequeños municipios pasarían a formar parte del reconfigurado Estado hamburgués.
Comparación del territorio hamburgués antes y después de la Ley del Gran Hamburgo de 1937 que supuso alguna pérdida territorial y la anexión de los municipios del entorno.
La Segunda Guerra Mundial sería trascendente para Hamburgo. Tanto el desastre del bombardeo sufrido en 1943, del que lograría recuperarse con mucho esfuerzo; como la posición geopolítica obtenida tras la contienda, que dejó a la ciudad muy próxima a la frontera con la RDA/DDR, la República Democrática Alemana (Deutsche Demokratische Republik) de orientación comunista, afectarían negativamente a la prosperidad de la ciudad.
El centro de Hamburgo en 1943. La imagen se centra en los muelles sobre los que se asentará la operación HafenCity.
Todo cambiaría en otra fecha muy significativa. En 1989, la caída del muro de Berlín precipitó la desaparición del “Telón de Acero” que separaba las dos Alemanias (y las dos Europas). La reunificación germana permitiría que Hamburgo pudiera volver a poner en valor su privilegiada ubicación estratégica y la ciudad acometería importantes transformaciones urbanas (como la operación HafenCity a la que nos referiremos más adelante) para asumir un relevante liderazgo en la nueva Alemania.
La ciudad-estado de Hamburgo en 2014.

Evolución del Puerto de Hamburgo.
El rio Elba, al llegar a Hamburgo, se bifurca en dos brazos principales (el norte y el sur) que, a su vez, se ramifican formando numerosas islas. Una vez dejada atrás la ciudad, los dos cauces principales vuelven a reunirse iniciando el gran estuario fluvial. Esta red acuática (que incluye el rio Alster, uno de los afluentes del Elba, junto al que nació Hamburgo) sería aprovechada para configurar paulatinamente el gran Puerto de la ciudad, asentado sobre los múltiples cursos naturales y también sobre canales artificiales que los complementaban.
Hamburgo en 1790. La ciudad se encuentra constreñida dentro de sus murallas históricas y el Elba se dividía en dos brazos (norte y sur) con múltiples ramificaciones entre ambos.
La historia de Hamburgo y de su Puerto discurren en paralelo. A pesar de ser un puerto fluvial situado a unos cien kilómetros del mar, el gran calado del rio Elba ha permitido que grandes buques atracaran en los muelles de Hamburgo. Así, el puerto sería el gran motor de desarrollo e iría evolucionando para adaptarse a las circunstancias de cada época. El fin de La Hansa no significó la decadencia del puerto, porque Hamburgo supo reposicionarse en el nuevo escenario internacional, encontrando otros mercados y logrando alzarse como el puerto más importante de Alemania (en la actualidad lo sigue siendo y ocupa el segundo lugar en Europa, solamente precedido por el Puerto de Rotterdam).
Del antiguo y modesto puerto nacido junto al rio Alster se pasaría a la creación de extensos muelles en la orilla septentrional del brazo norte del Elba, apoyándose en las islas que el rio formaba en esa zona. Una de ellas, Grasbrook, resultaría importante por su extensión y ubicación, al ser soporte de varias dársenas y canales portuarios. Grasbrook era un terreno pantanoso e inundable y su zona septentrional fue segregada e integrada en el interior amurallado de la ciudad. La reconfiguración dio origen a las “islas” portuarias Kehrwieder y Wandrahm (que el tiempo reunificaría bajo el nombre Brooks) que, aunque localizadas intramuros, se encontrarían separadas de la ciudad antigua (Altstadt) por el Zollkanal (canal de la aduana). El foso acuático de la fortificación hamburguesa separaría el recinto urbano del resto de la isla Grasbrook. Posteriormente se realizó una “corta” para rectificar el trazado del cauce del brazo norte del rio Elba y Grasbrook quedó nuevamente dividida en otras dos partes. Al norte del cauce realineado quedaba el fragmento mayor (Großer Grasbrook), unos terrenos que servirían de base para la creación durante la segunda mitad del XIX de una ciudad portuaria (hafen city), mientras que al sur del ramal septentrional del Elba quedaría el menor (Kleiner Grasbrook).
Detalle del plano de Hamburgo en 1790. En el interior meridional de la fortificación se encuentra Speicherstadt (antes de su transformación en el “barrio de los almacenes” tal como lo conocemos actualmente). Al sur, fuera de las murallas, se aprecia el resto de la isla Grasbrook donde se asentará la “ciudad portuaria” y el futuro proyecto HafenCity.
El puerto se iría ampliando naturalmente con la extensión de los muelles de St. Pauli, pero su necesidad de crecimiento llevaría a constituir un segundo núcleo portuario sobre el mosaico de islas existentes entre los dos brazos del Elba. Este comenzó a conformarse también en esa intensa e hiperactiva segunda mitad del siglo XIX hamburgués, con la construcción de muelles en la isla Steinwerder junto al Reiherstieg (una de las ramificaciones acuáticas que unen el brazo sur y el norte del rio y que ejerce de límite occidental de islas como Wilhelmsburg o Kleiner Grasbrook).
El crecimiento de las instalaciones hacia el sur no impediría la remodelación de los muelles antiguos para mejorar su servicio. Entre 1883 y 1927 se construiría Speicherstadt, el barrio de los almacenes, dentro del recinto histórico hamburgués. La transformación sería proyectada por Carl Johann Christian Zimmermann (1831-1911) y Franz Andreas Meyer (1837-1901) e irían surgiendo los característicos edificios de ladrillo rojo, que han merecido su inclusión en la lista del Patrimonio de la Humanidad que elabora la UNESCO. Finalmente, Speicherstadt y las dársenas y canales que habían reconfigurado la Großer Grasbrook conformarían una unidad.
Evolución de Speicherstadt. Arriba antes de la reforma realizada entre 1883 y 1927, en el centro tras esa remodelación, y debajo estado actual con la remodelación de muelles y dársenas que se hicieron a mediados del siglo XX.
Imagen de Speicherstadt, Patrimonio de la Humanidad desde 2015. En el centro la “cuña” que separa los canales Wandrahmsfleet y Holländischbrookfleet.

Imagen de Speicherstadt, Patrimonio de la Humanidad desde 2015. Imagen del canal Kerhwiederfleet.
En 1912 se puso en funcionamiento una infraestructura que acabaría siendo determinante en la evolución del Puerto de Hamburgo: el túnel subterráneo que atravesaba el brazo norte del Elba, partiendo de Sankt Pauli para emerger en la mencionada isla Steinwerder. Esta construcción facilitaría las conexiones entre la ciudad y el área portuaria, favoreciendo la creación de otros polos portuarios como Kuhwerderhafen, Kaiser-Wilhelm-Hafen o Ellerholzhafen o el desarrollo industrial de zonas como Harburg-Wilhelmsburg.
Pero este túnel acabaría teniendo una repercusión negativa sobre los muelles históricos de la ciudad. Los barcos eran cada vez más grandes y los que superaban los 12 metros de calado no podían cruzar sobre el túnel. Por este motivo la actividad vinculada a los grandes cargueros de contenedores se fue trasladando a las dársenas del sur del Elba, dejando a los muelles de la orilla septentrional con una operativa cada vez menor. Finalmente, toda la labor realizada en esos muelles sería trasladada al puerto meridional, dejando una gran extensión de terreno disponible.
El área de HafenCity hacia 1930. Al fondo destacan la hilera de almacenes de Speicherstadt.

El proyecto HafenCity, la mayor operación urbana del norte europeo.
HafenCity nació de la confluencia de dos circunstancias que se complementaron.
Por una parte, la disponibilidad de las antiguas instalaciones portuarias de la ribera norte del Elba, situadas junto al centro urbano y que habían sido abandonadas.
Por otra, la caída del Telón de Acero, que supuso un revulsivo para Hamburgo: la ciudad dejaba de estar en el extremo oriental de la Europa occidental y recuperaba una posición de privilegio. El panorama político sobrevenido abría nuevos horizontes para una ciudad que aspiraba a liderar los destinos económicos de la Alemania reunificada.
Para conseguir su propósito, Hamburgo necesitaba poder ofrecer ubicaciones centrales a las grandes empresas multinacionales que buscaban espacio para sus sedes y precisaba viviendas, dotaciones y espacios atractivos para los ejecutivos y trabajadores que con ellas iban a llegar. Además, se estaba recibiendo una importante emigración procedente de la extinta República Democrática Alemana, que también demandaba vivienda (social en la mayoría de los casos).
Los extensos terrenos vacíos del puerto histórico, unas 127 hectáreas (que sumando las posibilidades de los canales ascendían a 157), serían la base para concretar esa gran oportunidad. Con ese fin, en 1991, se comenzó a pensar en la regeneración de todos esos antiguos espacios portuarios. La visión que Hamburgo anticipó entreveía un nuevo espacio ciudadano de calidad, con un programa de usos que reuniera viviendas de diferentes tipologías, que levantara nuevas áreas de negocio, que estuviera bien dotado de equipamientos públicos, de lugares de ocio y con un espacio urbano atractivo que sería el “alma” de la actuación. Todo esto se sumaba a la gran virtud de esos terrenos: su proximidad al centro urbano. Era una operación que permitiría ampliar el núcleo de la ciudad, algo prácticamente imposible en casi todas las urbes modernas.
Imagen aérea del centro de Hamburgo desde el norte. En la parte superior de la imagen se aprecia el área de HafenCity.
La Administración de Hamburgo fue recuperando discretamente las concesiones existentes sobre explotación de almacenes y terrenos, cedidos años atrás a las empresas vinculadas al puerto, y logró concentrar en manos públicas la propiedad de los terrenos disponibles. Se pretendía así evitar una especulación que hubiera podido dificultar enormemente los objetivos previstos (sobre todo en materia de vivienda social y espacio público). Una vez controlada la zona se actuó con rapidez. La aproximación conceptual y los primeros estudios de viabilidad vieron la luz pública en 1997, presentados por el gran impulsor de la operación, el entonces alcalde Henning Voscherau. Ese mismo año fue aprobada la idea por el Parlamento de Hamburgo y al año siguiente fue constituida la empresa HafenCity Hamburg GmbH, una entidad de gestión privada, pero con el cien por cien del capital público (perteneciente a la ciudad de Hamburgo). Esta compañía pilotaría el proceso, encargándose de la planificación y desarrollo del área, de la coordinación con todas las instituciones involucradas, de conseguir la financiación y de atraer inversores, de la gestión del suelo, de las negociaciones con los promotores inmobiliarios privados, etc.
En el año 2000, se disponía ya de un masterplan del conjunto aprobado por el Senado hamburgués (diseñado por el equipo holandés KCAP -Kees Christiaanse architects&planners- y el alemán ASTOC Architects&Planners, que habían resultado vencedores en el concurso convocado al efecto).
Masterplan realizado por KCAP -Kees Christiaanse y ASTOC (versión inicial del año 2000)
Esquemas explicativos del masterplan realizado por KCAP -Kees Christiaanse y ASTOC.

En 2002 comenzaron las obras del primer barrio (en el sector oeste). En 2003 se inauguró el primer edificio: la nueva sede de la empresa de software SAP (hoy ocupada por la KLU, Kühne Logistics University). En 2006, se concluyeron las primeras viviendas, llegaron los primeros residentes y varias sedes de grandes multinacionales comenzaron a asentarse en HafenCity. Pero, a pesar de la velocidad del proceso, la magnitud de la operación implicaba un largo plazo de desarrollo. En la actualidad (2016) muchos de los espacios han sido concluidos, pero todavía queda bastante recorrido (en el sector oriental principalmente) que lleva a estimar que la operación no quedará completada hasta 2025 (aunque alguna planificación menos optimista fija la fecha en el 2030).
Las cifras son reveladoras de la magnitud de la operación: un ámbito de 157 hectáreas (127 de las cuales son terrestres y el resto acuáticas); aproximadamente unas 7.000 viviendas; espacios para actividades económicas capaces de generar 45.000 puestos de trabajo (35.000 de oficina); 200.000 metros cuadrados comerciales; 300.000 metros cuadrados dotacionales; alrededor de 28 hectáreas de espacio público y 10 kilómetros de frentes fluviales.
Estructura de HafenCity.
El masterplan aprobado en el año 2000 fue la base para la construcción de los barrios occidentales y centrales de HafenCity. Sobre la base proporcionada por ese diseño se fueron convocando los concursos de arquitectura y espacio público que los definieron. No obstante, en 2010, se realizó una revisión sobre el planeamiento de los barrios orientales. La causa era la necesidad de reconsiderar los parámetros de la actuación teniendo en cuenta que era la zona más difícil, por tener menos relación con la ciudad central y verse obligada a asumir unos costes infraestructurales más elevados. Los nuevos criterios supusieron un aumento de la edificabilidad y del número de viviendas, fijando una mayor densidad, así como una redefinición de los espacios públicos.
Versión del 2010 sobre el sector oriental de HafenCity.
HafenCity se estructura en diez barrios: Am Sandtorkai/Dalmannkai, Am Sandtorpark/Grasbrook, Strandkai, que forman el sector occidental; Brooktorkai/Ericus, Überseequartier, Elbtorquartier, Am Lohsepark, que integran el sector central; y el Oberhafen, Baakenhafen y Elbbrücken que componen el sector oriental. Uno de los valores del masterplan fue proporcionar una personalidad específica a cada una de las áreas, sin caer en la zonificación. De esta forma, la idiosincrasia de cada barrio, conseguida con un minucioso trabajo sobre los usos propuestos, redunda en el valor del conjunto, y HafenCity, se percibe como una unidad, con un relato espacial continuo, aunque estructurado en capítulos con identidad propia.
HafenCity y sus diez barrios (los números corresponden con la relación efectuada en el texto)

  1. 1. Am Sandtorkai/Dalmannkai (10,9 has.) destaca por la presencia del emblema de toda la operación, la Elbphilharmonie, a la que nos referiremos más adelante. En esta zona se reúnen viviendas (746 unidades) y espacios para la actividad económica (unos 2.700 puestos de trabajo). Fue el primero en ser desarrollado, estando concluido en 2009.
  2. Su vecino Am Sandtorpark/Grasbrook (5,7 has.) fue el segundo barrio en ser concluido. Es el barrio más dotacional, con edificios de oficinas, colegios y otros equipamientos, así como instituciones (como la Kühne Logistics University o la Medical School Hamburg). Cuenta con dos de los parques del conjunto (Sandtorpark y Grasbrookpark).
  3. Strandkai, (8,4 has.) es la principal fachada hacia el rio Elba (con permiso de la Elbphilharmonie) y se ha convertido, sin estar todavía concluido, en uno de los nuevos elementos identitarios de la silueta hamburguesa. Esta circunstancia se produce gracias a los singulares edificios que alberga (de los cuales todavía faltan la mayoría).
  4. Brooktorkai/Ericus (4 has.) convive con la fachada sur de Speicherstadt (en su extremo oriental) y aloja sedes de grandes empresas en imponente edificios.
  5. Überseequartier (13,7 has.) es el barrio comercial. Aunque el comercio minorista se desarrolla por todos los barrios, en esta zona se reúne la oferta más especializada y conjunta. El hecho de contar con la contigua nueva terminal de cruceros refuerza su vocación de intercambio.
  6. Elbtorquartier (9 has.) es el barrio destinado al “nuevo conocimiento” expresado, principalmente, por la presencia de la Universidad de HafenCity (HafenCity Universität), una institución pública creada en 2006 para la investigación y la docencia sobre el entorno construido y el desarrollo de las áreas metropolitanas. Su propuesta docente e investigadora es muy innovadora al abordar los entornos urbanos y los territorios del futuro desde la multidisciplinariedad, combinando cuestiones y métodos científicos, técnicos, artísticos, legales y sociales. Desde 2014 ocupa su lugar definitivo en HafenCity. También cabe citar el Foro Ecuménico (Ökumenisches Forum), la Casa de los Músicos (Musikerhaus) o el innovador edificio “Arcadas del Elba” (Elbarkaden) un conjunto que mezcla residencia de tipologías variadas con espacios para el trabajo (ofertando desde lofts o despachos hasta talleres).
  7. Am Lohsepark (12,5 has.) está protagonizado por el mayor espacio verde del conjunto (el Lohsepark de 4,4 has.)
  8. Oberhafen (8,9 has.) está determinado por la línea ferroviaria. Los numerosos almacenes contiguos, que fueron siendo abandonados, han sido utilizados en los últimos años para diversos eventos culturales, como conciertos, exposiciones o festivales cinematográficos, y también como espacios de co-working. Ese espíritu se mantiene en su próximo destino, ya que Oberhafen será el barrio “cultural y creativo” de HafenCity.
  9. Baakenhafen (24 has.), se desarrolla a ambos lados de la dársena del mismo nombre y será un barrio residencial (unas 2.000 viviendas, de las cuales el 44% será vivienda social), complementado también por la oferta de ocio (especialmente deportivo). El masterplan del barrio fue desarrollado por el equipo hamburgués APB Architekten.
  10. La punta oriental de HafenCity está ocupada por el barrio Elbbrücken (21,4 has.) cuya vocación, además de residencial, es proporcionar espacio como zona de negocios. Será el barrio que presente una mayor densidad según la revisión del masterplan de 2010. Tres grandes rascacielos de 150 metros protagonizarán la llegada a Hamburgo desde el Elba, escoltados por los tres grandes puentes que unen el norte y el sur de la ciudad: el rodado Neue Elbbrücke (Billhorne Brückenstrasse) y el doble, por una parte, el también rodado Neue Freihafenelbbrücke y, por otra, el ferroviario Eisenbahnbbrücke. En septiembre de 2015 se anunció el resultado del concurso convocado para la ordenación de este nuevo barrio. El ganador fue el equipo de Zúrich, Hosoya Schaefer Architects. El área de actuación (16 hectáreas) no abarcaba todo el barrio ya que quedó excluía la zona de los rascacielos. En ella se van a construir 411.000 metros cuadrados (60% para oficinas, 30% para vivienda y 10% para dotaciones públicas) resultando unos 1.000 apartamentos y espacios para 9.000 puestos de trabajo. Se espera que las obras puedan comenzar en 2018.

Imagen del barrio Am Sandtorkai/Dalmannkai y de la dársena Grasbrookhafen, ya finalizados (al fondo se eleva la Elbphilarmonie)
Maqueta de la propuesta ganadora para el sector oriental Elbbrücken (realizada por Zúrich, Hosoya Schaefer Architects, ganadores del concurso que se resolvió en septiembre de 2015)
El espacio público.
El espacio público es una de las prioridades de HafenCity. Calles, plazas y parques ofrecen una variedad de lugares diseñados específicamente mediante concursos convocados para cada zona. El ámbito peatonal predomina sobre el rodado y se ha dado preferencia al transporte público sobre el privado (incluso con la prolongación de la línea de metro)
Con carácter previo se debió solucionar uno de los problemas tradicionales de Hamburgo, las subidas de nivel del agua del Elba. La lámina asciende, dos o tres veces al año, entre tres y cuatro metros, tanto por la influencia de las mareas (aunque el Mar del Norte se encuentra lejos) como por la crecida de caudal recogido en la cuenca en esas ocasiones. La ingeniería ha diseñado varias soluciones en forma de diques, muros y elevaciones de cota para garantizar la protección de la zona, evitando las inundaciones periódicas. En general los muelles se han recrecido para superar el nivel de riesgo, pero en algunas zonas se ha jugado con la posibilidad de desbordamiento del rio como fundamento para el diseño.
Plano de los espacios públicos de los barrios del sector occidental, diseñados por EMBT.
Una de las soluciones en esta línea es la propuesta por el equipo español EMBT-Enric Miralles Benedetta Tagliabue, que permite que el agua inunde algunos espacios, siendo esta circunstancia un rasgo del paisaje urbano, convertido así en un escenario cambiante, dinámico y flexible. Este equipo diseñó los espacios del sector occidental (entre otros, Magellan-Terrasen, Marco-Polo-Terrasen, o la plaza contigua a la Elbphilharmonie). La estrategia está basada en tres niveles de intervención (una plataforma flotante en la cota 0,00; una serie de paseos peatonales en la cota 4,50 que se inundan esas dos o tres veces anuales; y un tercer nivel de paseo a la cota 7,50 con los elementos permanentes).
Imagen de Magellan Terrassen, espacio diseñado por EMBT.
Otros espacios públicos singulares son, por ejemplo, los de Überseequartier, diseñados por BB + GG Arquitectes, equipo dirigido por Beth Galí, quienes vencieron en el concurso convocado en 2006; o los de Baakenhafen propuestos por los berlineses atelier-loidl, ganadores del concurso celebrado en 2012.
El conjunto incluye diversos parques entre los que destacan: Sandtorpark, que fue el primero, abierto en 2011; Grasbrookpark, inaugurado en 2013; o, el pendiente Lohsepark, el “Central Park” de HafenCity. Este último, diseñado por el equipo de paisajistas de Zúrich, Vogt Landschaftsarchitekten AG, ocupa un gran espacio longitudinal de unos 45.000 metros cuadrados entre aguas (inicialmente desde el canal Ericusgraben hasta el canal Baakenhafen, aunque ha sido prolongado hasta el Elba en la revisión de 2010).
Imagen del paseo Sandtorkai. Al fondo, la torre Coffee Plaza|Am SandtorparkK 4 diseñada por Richard Meier.
En primer término, Marco-Polo-Terrassen, espacio público diseñado por EMBT y al fondo el edificio Unilever y la Torre Marco Polo, ambas proyectadas por Behnisch Architekten.
Arquitectura
HafenCity aspira a contar con una arquitectura reseñable. La nómina de arquitectos que están concretando las volumetrías del masterplan es numerosa, siendo la mayoría de los proyectos adjudicados mediante concursos. Aunque queda mucho por construir (en el sector oriental, todavía hay muchas manzanas sin proyecto), la muestra “expositiva” realizada hasta el momento va camino de confirmar ese deseo. No obstante, las obras ya ejecutadas no se libran de polémicas de todo tipo (desde cuestiones presupuestarias o de plazos hasta estilísticas, porque algún sector de la crítica atribuye falta de inspiración o un estilo repetitivo a muchos de los edificios).
Entre todos los edificios de HafenCity destaca, el gran icono de la operación (y seguramente futuro para toda la ciudad). Es la nueva sala de conciertos Elbphilharmonie proyectada por Herzog&De Meuron (2003-2016) y que tras varios retrasos (y multiplicaciones astronómicas del presupuesto) ha publicado que su sesión inaugural será el 11 de enero de 2017. También han comunicado que la gran plaza de 4.000 m2 situada a 37 metros de altura (el edificio llegará a los 110 metros), sobre la cubierta del antiguo almacén que sirve de basamento a la sala de conciertos y que será ocupado por un aparcamiento de vehículos, quedará accesible al público en noviembre de 2016, pudiendo disfrutar de una espectacular vista de 360⁰ sobre el entorno y la ciudad.
La espectacular Elbphilharmonie (que incluye también apartamentos y un hotel), diseñada por Herzog&De Meuron, emerge sobre el antiguo almacén que se destinará a aparcamiento, como una nave que surca sus velas sobre el rio Elba.
Otros edificios reseñables son, por ejemplo, el edificio Unilever (2006-2009) y la escultural torre residencial Marco Polo de 55 metros de altura (2006-2010), ambos proyectado por Behnisch Architekten. También la Universidad de HafenCity (2007-2014) diseñada por CODE UNIQUE Architekten, la torre Coffee Plaza|Am SandtorparkK 4 diseñada por Richard Meier, los edificios de oficinas diseñados por el equipo danés Henning Larsen Architects (Ericusspitze 1, sede del grupo de comunicación Spiegel, y Ericus-Contor/Ericusspitze 2-4), las peculiares viviendas (Überseeboulevard 4-10) diseñadas por EEA (Erick van Egeraat associated architects) o las futuras waterhouses que Sigheru Ban diseña en la dársena de Baakenhafen.  Otros edificios singulares están en fase de arranque (como la terminal de cruceros y hotel diseñada por Massimiliano Fuksas), mientras que algunos de los proyectados tienen un incierto futuro (como el Science Center Hamburg de OMA-Rem Koolhaas).

El proyecto planteado por OMA-Rem Koolhaas para el Science Center Hamburg está envuelto en una gran incertidumbre sobre su realización.
Hamburgo está construyendo su nueva fachada fluvial, con alguno de los edificios más singulares mencionados anteriormente (y otros muchos que están a la espera de ser ejecutados o proyectados). Estas obras, dispuestas sobre el borde acuático, generarán esa identidad que la ciudad desea para su futuro.
Comparación de la operación HafenCity en las ortofotos de 2002 (arriba) cuando comenzaba y de 2015 (debajo).
Visión general del proyecto. En primer término, el sector occidental prácticamente acabado, el central en proceso y el oriental pendiente de ser desarrollado.

3 comentarios:

  1. Mis felicitaciones por el artículo. Muy completo e interesante.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Atento saludo, es para mí un placer, el poder leer este artículo sobre Hafencity, la verdad es que lo he encontrado muy interesante y enriquecedor. Acabo de conocer el lugar y después de esta lectura deseo volver a recorrer este magnifico lugar. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  3. Nos ha interesado mucho.Nos gustaría comunicar con el autor.
    litoralatlantico@gmail.com
    Publicación Litoral Atlántico

    ResponderEliminar

urban.networks.blog@gmail.com