24 jun 2022

Cuando Rilke, Eliot y Valéry indagaron en el alma humana convocando paisajes (cien años desde 1922, annus mirabilis poético)

El cementerio marino de Séte conjuga lo real y lo simbólico en la obra de Paul Valery, que reposa allí.

Hace un siglo aparecieron tres obras poéticas extraordinarias. Son poemarios enigmáticos, que indagaron en la profundidad del alma humana desde una fascinante concurrencia de filosofía, estética, historia o espiritualidad. Esta amalgama y su complejidad les permite ofrecer diferentes puertas de entrada. Las tres obras, que supusieron la cima para sus autores, son: Le cimetière marin (El cementerio marino) de Paul Valéry, The Waste Land (La tierra baldía) de T. S. Eliot y las Duineser Elegien (Elegias de Duino) de Rainer María Rilke.

Uno de los accesos circunstanciales es el que se produce a través de la común referencia espacial de sus títulos, que aluden a tres paisajes distintos. El mar, la tierra y la arquitectura, los tres escenarios para la vida humana. En Sète, en la costa provenzal francesa, se encuentra el cementerio marino, con una perspectiva privilegiada sobre el Mediterráneo. La tierra baldía es la Europa exhausta y desconcertada tras la Primera Guerra Mundial. Duino es un castillo encaramado en una peña que se asoma al Adriático, cerca de Trieste. Tres paisajes reales y simbólicos.

28 may 2022

De San Petersburgo a Washington: un viaje por las aportaciones de un siglo de urbanismo ilustrado.

San Petersburgo y Washington son el inicio y el final del viaje propuesto por las aportaciones de una centuria de urbanismo ilustrado. Esta meta y destino del viaje urbano por el siglo XVIII tienen muchas cosas en común, pero también albergan diferencias muy significativas.

La Ilustración y las revoluciones económicas, políticas y sociales acontecidas en el siglo XVIII sembraron las semillas que acabarían creando el mundo contemporáneo. Las ciudades reflejaron los cambios que transformarían la ciudad antigua en la ciudad industrial. La aparición de necesidades desconocidas y requisitos insólitos plantearon retos imposibles para las ciudades existentes en aquel momento. La planificación urbana fue adaptándose y evolucionando hacia urbes diferentes, pragmáticas, mercantilizadas y reguladas que se desarrollarían en plenitud durante el siglo XIX. La metamorfosis fue un viaje urbanístico realizado durante el Siglo de las Luces, con aportaciones y mutaciones que se convirtieron en auténticos embriones de la Ciudad Moderna.

Proponemos un itinerario por la historia urbana del siglo ilustrado, con etapas en ciudades que protagonizaron el cambio década a década. El recorrido parte de San Petersburgo y concluye en Washington con paradas en Karlsruhe, Nueva Orleans, Jaipur, Savannah, Nancy, Cincinnati, las Salinas de Chaux, Edimburgo, Lisboa, Londres, Bath o Guatemala.

17 dic 2021

“Mírala, mírala, ¡la Puerta de Alcalá!” … y ¡escúchala!, porque tiene cosas que decir.

La iconografía de la madrileña Puerta de Alcalá esconde detalles sorprendentes. En la imagen, capiteles sobre los que aparecen pequeños monstruos que tienen algo que transmitir.
Fue levantada en tiempos del rey Carlos III para una doble función. Por una parte, cumplía la misión de control de acceso, obligado en toda ciudad amurallada, y, por otra, era un elemento con una gran responsabilidad en la representación de una nueva etapa para la capital del Imperio español. Esto la convirtió en un canal informativo para quienes se acercaban o salían de la Villa y Corte.“Mírala, mírala, ¡la Puerta de Alcalá!” dice el estribillo de una canción dedicada al monumental acceso histórico a Madrid y que se ha convertido en un himno festivo. Pero la Puerta también puede ser escuchada a través de los mensajes que transmite.

Analizamos la Puerta en dos artículos. En el segundo, profundizaremos en su composición arquitectónica, dotada de un fuerte simbolismo; mientras que, en este primero, atendemos a su iconografía escultórica y a sus comunicados porque, en su momento, mirar la Puerta era también escucharla. Algunos mantienen su vigencia, particularmente en lo que respecta a las recomendaciones sobre valores y comportamientos tan necesarios en los tiempos actuales. Hoy, descontextualizada en el tiempo y en el espacio, la Puerta sigue hablando, pero solo a quien quiere oírla.

12 dic 2021

El deporte como palanca de transformación: artículo de Alfonso Arroyo en 2Playbook.


El deporte se configura como una palanca de transformación para definir la agenda vital de cada uno de nosotros y un gran acelerador del cambio cultural”.

En su artículo publicado en 2Playbook, la plataforma de negocios para la industria del deporte, Alfonso Arroyo defiende la necesidad de una digitalización responsable y el fomento del ejercicio y el deporte, razonando cómo solo es posible un modelo de sociedad sostenible si está compuesto por personas activas y corresponsables.

2 may 2021

Cosas que se pueden aprender mirando una fachada (el caso de la iconografía de San Pedro del Vaticano)

La fachada de San Pedro del Vaticano es como un libro abierto que se ofrece para ser leído.

Las fachadas de los edificios pueden actuar como soportes para la comunicación extra arquitectónica de maneras muy diversas. Ya hemos dedicado artículos a este tema al analizar “libros de piedra o “pantallas LED”. Aunque en esos casos se apreciaba cierta unidad en los mensajes, es más habitual que esas portadas históricas alberguen un heterogéneo conjunto iconográfico más o menos intencionado y relacionado con el objeto del edificio.

Observar con detalle esos frentes privilegiados puede revelar cosas que, teniendo poco que ver con la arquitectura, ayudan a su comprensión. Esto sucede en la fachada del templo de San Pedro del Vaticano en Roma, cuyo análisis iconográfico (esculturas, inscripciones y otros elementos decorativos) informa de cuestiones tan variopintas como, por ejemplo, la expresión simbólica de la jerarquía, la relatividad del tiempo o, incluso, sobre la vanidad humana.


6 mar 2021

La renovación urbana de una ciudad marítima sin mar: Burdeos y el proyecto “Bassins à flot”.

 

Imagen aérea del sector Bassins á flot. Fuente: ANMA (Agence Nicolas Michelin & Associés); / © Sergio Grazia

Burdeos es una ciudad marítima sin mar. Su puerto fluvial fue el motor de la prosperidad bordelesa (con el impulso del afamado vino de la región). En el extremo norte de su extraordinario casco histórico, conocido como Puerto de la Luna e incluido en el Patrimonio de la Humanidad, se construyeron las Bassins à flot, unas peculiares dársenas que propiciaron el crecimiento industrial de su entorno. Pero a finales del siglo XX la zona comenzó a declinar, quedando un conjunto de espacios obsoletos en una situación privilegiada que planteó un importante reto: ¿Cómo transformar estas amplias zonas industriales y económicas abandonadas en un barrio del siglo XXI, ampliando el actual centro de la ciudad, y todo ello preservando el valor universal de estos lugares?

La respuesta fue la puesta en marcha en 2010 de una ambiciosa operación de renovación urbana integral que avanza venciendo las dificultades propias de una intervención tan compleja. Y las Bassins à flot, además de proporcionar el nombre al proyecto, se han convertido en su corazón y su emblema.

[este artículo fue objeto de una ponencia de José Antonio Blasco en las jornadas de Arquitectura y Paisaje “Ciudades en la memoria” organizada por la Asociación Tajamar y el Colegio Oficial de Arquitectos de Cantabria en octubre de 2020. Fue incluida en el libro AA VV “Ciudades portuarias en la memoria”, Ed. Asociación Tajamar, 2020]


13 feb 2021

Los espectros de Hegel y Schinkel evocan su Berlín.

El plano de Berlín en 1833 de W.B. Clarke y J. Henshall recoge el estado de la ciudad que vivieron Hegel y Schinkel: el “Berlin de Schinkel”.


Hegel y Schinkel coincidieron en el Berlin de principios del siglo XIX. Para el filósofo, acceder a la cátedra universitaria de la capital prusiana significaba la confirmación de su éxito. Para el arquitecto, fue su principal campo de trabajo y contribuyó de manera sustancial a su configuración. Tanto es así que se habla del Berlín de Schinkel para identificar aquella época tan singular.

Algunas veces, los espectros de Hegel y Schinkel abandonan sus tumbas y recorren juntos la ciudad intentando evocar los ambientes que vivieron.