1 may. 2016

Las identidades urbanas variables: el caso de las ciudades de Polonia (de ayer y de hoy).

La “rusificación” de Varsovia se produjo en ejemplos tan representativos como la iglesia de Nuestra Señora Reina de Polonia de la Plaza Krasińskich. A la izquierda su estado actual (restauración de la iglesia católica original). A la derecha las modificaciones sufridas por el edificio para convertirlo en iglesia ortodoxa.
Los Estados (países o naciones) se constituyen a partir de una comunidad que acuerda un modelo general para su organización (social, económica, política, etc.) y que, sobre todo, delimita un territorio como propio. Su evolución superficial es muy variable porque pueden mantenerse estables, pero también ampliarse o reducirse, e incluso acabar desapareciendo. Las poblaciones están sujetas igualmente a cambios profundos en relación con su territorio porque, en ocasiones, se ven forzadas a migrar en masa y a reubicarse en otros lugares. Pero, estos éxodos o movimientos de fronteras ven como las ciudades permanecen enclavadas en el lugar en el que fueron fundadas. Por eso, hay ciudades que han pertenecido a naciones distintas y han visto pasar por ellas a diferentes grupos humanos. Cada alternancia deja su impronta y se refleja en el espacio físico. En consecuencia, esas ciudades muestran “identidades variables”.
En este sentido, si hay una nación europea que ha sufrido de forma dramática los vaivenes de la historia, esa es Polonia. Nos acercaremos brevemente a la convulsa historia del país para dirigirnos después a varias ciudades de ese entorno que han mostrado “identidades variables” a lo largo de su historia, con periodos germanos, polacos, rusos, o lituanos, según los casos. Son Gdansk (Danzig), Vilna (Vilnius/Wilno) y Kaliningrado (Königsberg). Actualmente, la primera es polaca, Vilna es la capital lituana y Kaliningrado pertenece a Rusia.

23 abr. 2016

Dr. Jekyll y Mr. Hyde en clave urbana: el caso de Stare Miasto (Ciudad Vieja) y Nowa Huta en Cracovia.

Cracovia. La Ciudad Vieja en la actualidad y Nowa Huta en la década de 1960.
Cuando en 1886, Robert Louis Stevenson publicó “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde”, creó una obra de referencia sobre la identidad humana múltiple, particularmente sobre la doble personalidad patológica, caracterizada por rasgos opuestos. Trasladando la alegoría psiquiátrica al mundo urbano, descubrimos que también las ciudades pueden sufrir un trastorno disociativo de la identidad.
Algo de eso sucede en Cracovia. La antigua capital polaca atesora en su interior la Ciudad Vieja, la culta y refinada Stare Miasto, el primer lugar que la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad. Pero también integra, en el mismo cuerpo urbano, a Nowa Huta, una nueva ciudad industrial, inmensa y brutal, que fue creada en 1949 por el gobierno pro soviético como la materialización de una utopía. El resultado no fue tan positivo como las intenciones y, hoy, el distrito lucha por borrar el estigma de ser el más conflictivo y contaminado de la ciudad.
El contraste entre esas dos realidades urbanas es tan grande que lleva a pensar en Cracovia como un interesante caso de identidades múltiples, al albergar un “Jekyll” y un “Hyde” urbanos.

19 abr. 2016

HOLANDA EN MADRID 4


Video de la jornada de Holanda en Madrid con intervención de Urban Networks (Carlos Lahoz y Carlos Martínez-Arraras).
Ver video
Ver imágenes

Avance del Valor del Vacío de Madrid (interior de la M-40)

Plano de densidad de Vacíos de Oportunidad en Madrid (interior M-40)
El Valor del Vacío es una investigación realizada por Urban Networks junto con la Universidad San Pablo CEU sobre los vacíos de oportunidad del Madrid Central.
Se adjuntan imágenes del avance que se está preparando para la ampliación del estudio a todo el interior de la M-40.

18 abr. 2016

¿Pueden morir las ciudades? (artículo en el blog "Seres Urbanos" de EL PAÍS)

La ciudad de Alepo, en Siria, en 2010. Imagen de Flickr.
Nueva colaboración de Urban Networks con el periódico EL PAÍS (blog Seres Urbanos / Planeta Futuro). El artículo "¿Pueden morir las ciudades?fue publicado el pasado 16 de abril de 2016.

16 abr. 2016

Claves esenciales del jardín italiano (del Renacimiento).

La Villa Lante diseñada por Vignola en Bagnaia, es una de las cumbres del jardín renacentista italiano.
A lo largo del siglo XV (el Quattrocento italiano) se iría consolidando, en diversas ciudades italianas, un nuevo sistema de pensamiento que cambió la manera de entender el mundo. Se dejaba atrás el periodo medieval (que era rechazado) y se aspiró a un “renacimiento” desde la antigüedad clásica. La filosofía que animó esa transformación fue el Humanismo, que situó al hombre en el centro del universo.
El paisaje no quedo al margen de esta revolución cultural y el jardín se convirtió en uno de los espacios protagonistas, llegando a crearse un nuevo modelo. El jardín del Renacimiento italiano sería un reflejo de esa filosofía humanista. Estaba pensado para el hombre (como un lugar para pasear, conversar, meditar y alimentar el intelecto) y se concebía como una parte de la arquitectura, dotándolo de un carácter racional.
El siglo XVI (el Cinquecento) fue el gran siglo del estilo del jardín renacentista italiano, que inició el denominado Periodo Clásico de la jardinería, que se completaría con el jardín formalista francés y el jardín paisajista inglés.


9 abr. 2016

La Gran Vía y Chueca: Madrid, entre lo urbano y lo musical.

Durante muchos años, la Gran Vía fue un mito, que lograría convertirse en realidad. Hoy, la Gran Vía es una realidad que ha alcanzado categoría mítica. La Gran Vía pintada entre 1974 y 1981 por Antonio López García.
El binomio Gran Vía/Chueca se sitúa entre lo urbano y lo musical. La Gran Vía es una de las calles más representativas de Madrid, pero también es el título de una de las obras principales del teatro musical español, compuesta por Federico Chueca, uno de los grandes compositores de la música española, y cuyo apellido coincide con la denominación de un barrio de la capital, ubicado precisamente junto a la Gran Vía.
El reconocimiento unánime que en la actualidad se dispensa a ese eje fundamental del Madrid central, no fue siempre así. Desde que comenzó a plantearse su posibilidad, que implicaba numerosas demoliciones en el casco histórico de la ciudad, la Gran Vía recibió un fuerte rechazo popular. Ese descontento inicial inspiró una de las cumbres del “género chico”, “La Gran Vía, estrenada en 1886. Esta obra es un caso especial de interacción entre la realidad y la fantasía, ya que la ciudad y sus espacios toman cuerpo y voz para criticar la situación sociopolítica del momento, retratando, además, el ambiente madrileño de finales del siglo XIX.
Nos acercaremos a ese Madrid finisecular, aproximándonos primero al teatro musical español, profundizando después en la obra de Chueca, para, finalmente, describir el arduo y largo proceso de gestación urbanística de la Gran Vía, que duró casi un siglo.