2 ene. 2020

Karl Marx en el Londres victoriano/dickensiano (del Soho a Camden y, de allí, al mundo). 2. El Marx de Londres.


Tras casi 150 años de su muerte, la figura de Marx no es indiferente. La tumba de Marx en Londres es tanto honrada con flores como vandalizada con cierta frecuencia.
En el Londres victoriano/dickensiano de la segunda mitad del siglo XIX, Karl Marx maduraría su pensamiento, pero su influencia en vida fue limitada. En cambio, la repercusión que tuvo tras su muerte, como muestran los acontecimientos políticos ocurridos durante el siglo XX fue extraordinaria, aunque Marx hubiera abominado de mucho de lo realizado en su nombre.
El fracaso y caída del régimen soviético está permitiendo revisar la obra de filósofo, despojándola de barnices añadidos que la oscurecían. No obstante, no resulta fácil separar a Marx de sus interpretaciones posteriores. Porque el marxismo no es Marx. De hecho, los estudiosos de su pensamiento proponen utilizar dos calificativos diferentes: marxismo para las proyecciones y reelaboraciones realizadas por sus seguidores y marxiano para las reflexiones originales.
El artículo consta de dos partes. Dedicamos la primera al Londres de Marx, la contradictoria capital imperial, mientras que en esta segunda nos aproximamos al Marx de Londres, apuntando rasgos de su ideario y de su controvertido legado.

27 dic. 2019

Karl Marx en el Londres victoriano/dickensiano (del Soho a Camden y, de allí, al mundo). 1. El Londres de Marx.


Londres en 1887, en pleno apogeo victoriano.
Cuando en 1837 Victoria I subió al trono, el Imperio británico inició un periodo en el que alcanzaría su esplendor. Su largo reinado (hasta 1901) acabaría proporcionando el nombre a aquella singular época (victoriana). El país, que se encontraba ya fuertemente industrializado, lideraba política y económicamente el mundo, pero albergaba fuertes contrastes internos (algo que también sucedía en sus colonias), expresados con mayúsculas en Londres. El escritor Charles Dickens retrataría sin piedad las desigualdades de la capital imperial, proporcionando otro calificativo para la ciudad, dickensiana, que daría luz a la miseria obrera que complementaba la pompa victoriana.
En aquella hegemónica, contradictoria y efervescente ciudad recalaría, en 1849, un exiliado Karl Marx de 31 años. Allí, con el Soho y Camden como escenarios principales, el filósofo alemán pasaría el resto de su vida. Una vida que sería muy dura, con la pobreza y la tragedia como inseparable compañía, aunque esto no le impediría consolidar su ideario y activismo político, hechos que lo acabarían convirtiendo en uno de los pensadores más influyentes de la historia (aunque su obra fue muchas veces distorsionada).
El artículo consta de dos partes. En esta primera abordamos el Londres de Marx, la peculiar capital victoriana/dickensiana, mientras que en la segunda nos acercaremos al Marx de Londres, apuntando rasgos de su pensamiento y de su controvertido legado.

15 dic. 2019

Cómo se forjó el Londres industrial y victoriano: de los squares a los estates.


Esquema y ortofoto de un barrio periférico del Londres del siglo XIX con las características viviendas en hilera victorianas mostrando la irregularidad provocada por las fincas agrícolas preexistentes (Fulham)
El siglo XIX cambió la fisonomía de Londres, pasando de la ciudad georgiana, de aires aristocráticos y neoclásicos, al Londres victoriano, definitivamente burgués y proletario, convertido en el centro económico del mundo y en la mayor urbe del planeta.
Aquellos dos Londres decimonónicos serían muy distintos porque el georgiano fue una ciudad principalmente de arquitectura, que legó edificios y espacios impresionantes gracias a una fórmula urbanizadora que haría época: las squares; mientras que el Londres victoriano estuvo protagonizado por el urbanismo, particularmente, aunque no solo, por la aplicación de una novedosa técnica de desarrollo: los estates, un precedente de las actuales concesiones de suelo. Los estates forjaron aceleradamente la imagen de la primera periferia londinense, abandonando el clasicismo anterior y mostrando una bipolaridad que iba de un espíritu romántico a otro absolutamente pragmático y que se debatía, además, entre la calidad y la cantidad. Paradójicamente, la repetición de interminables hileras de viviendas obreras de ladrillo, construidas mediante ese sistema, logró generar un ambiente urbano tan característico que identificaría al contradictorio Londres industrial y victoriano.  

23 nov. 2019

Cuando la Ville lumière volvió a encenderse tras el apagón bélico (la intelectualidad en la Rive Gauche del París de posguerra)


La sublevación estudiantil de mayo de 1968 creyó que bajo los adoquines del barrio latino parisino estaba la playa. El lema “sous les pavés, la plage”, que animó a arrancar los bloques, mezclaba la utopía ingenua con el arrebato violento.
La Segunda Guerra Mundial fue traumática para muchas ciudades. Algunas sufrieron destrucciones terribles y otras, aunque lograron escapar de ellas, no pudieron evitar la depresión que generaba el conflicto. París se encontraba entre estas últimas y la Ville lumière vio como sus luces se apagaban.
Pero tras la finalización de la contienda, la capital francesa, cual ave fénix, resurgiría de sus cenizas. Unas nuevas luminarias iban a alumbrar la ciudad, que recuperaría su influencia como referencia internacional para la cultura. La Rive Gauche del rio Sena y el barrio latino serían los escenarios de una intelectualidad primero existencialista y después estructuralista. Es más, en mayo de 1968, ese caldo de cultivo originaría otro movimiento social, la revuelta estudiantil que, desde esas mismas calles, dejaría una huella indeleble en la historia. París volvía a marcar el ritmo.

19 oct. 2019

Pirámides, hacia el cielo y hacia el infierno (a vueltas con la simbología de la arquitectura)


Pirámides hacia el cielo (Gran Pirámide de Keops en Egipto) y pirámides hacia el infierno (Chand Baori en la India)
Los humanos siempre han querido acercarse al cielo, pero, hasta la invención de máquinas voladoras, los intentos de aproximación no podían ir más allá de la ascensión a cumbres o del levantamiento de construcciones en altura. En la antigüedad, las pirámides asumieron este papel y, como si fueran montañas artificiales, se convirtieron en el lugar para la conexión trascendente con la divinidad y la eternidad.
Pero la forma piramidal no albergó únicamente tumbas y templos, sino que también adoptó una posición invertida para hundirse en el suelo y ofrecer funciones y significados más mundanos, relacionados con los recursos ofrecidos por la “madre” Tierra (sobre todo los relacionados con el agua, como en los baori, los espectaculares aljibes del norte de la India).
En ambos casos, normal o traspuesta, la pirámide es una de las construcciones arquitectónicas más asombrosas de la antigüedad, tanto por cuestiones técnicas como por la poderosa carga simbólica que recibieron. Buena parte de sus significados se basan en las peculiaridades geométricas del poliedro, pero también en su “relación” con el cielo y el infierno, lo divino y lo humano, o la vida y la muerte, sin olvidar otras connotaciones de poder y de orden social, e incluso esotéricas.

14 sept. 2019

Ciudades excesivas: de la vitalidad informal de Lagos a la ostentación económica de Dubái.


Lagos y Dubái son ciudades excesivas, aunque por motivos diferentes. Las dos imágenes muestran residencias en relación con el agua de muy distinto carácter: la pobreza en la antigua capital nigeriana frente a la opulencia de las villas del emirato.
“Excesivo” es un adjetivo controvertido. Indica que algo va más allá de lo normal, de lo razonable, de lo equilibrado. Pero aplicarlo requiere una referencia con la que comparar y no siempre hay un acuerdo generalizado para establecerla. Sobre todo, con los excedentes moderados, porque cuando son exagerados sí suele suscitarse la unanimidad.
Esto puede ser trasladable a la ciudad y entonces hablaríamos de “ciudades excesivas”, denominación que tampoco queda exenta de polémicas. Habitualmente los excesos suelen referirse a cantidades de población que superan lo recomendable, pero hay otros. En este artículo abordaremos dos casos muy conocidos. En el primero, Lagos, la antigua capital de Nigeria, nos acercaremos a una ciudad desbordada demográficamente y caracterizada por la “informalidad” (en sentido urbanístico). En el segundo, la superación de la moderación presenta claves económicas en una ostentación desmedida, que ha generado una especie de planificada monumentalidad de “nuevo rico”. Para ello, acudiremos a Dubái, la capital del emirato homónimo que forma parte de los Emiratos Árabes Unidos.

27 ago. 2019

Descubrir la ciudad jugando: persiguiendo lechuzas (o búhos) por Dijon.


Descubrir la ciudad puede ser parte de un juego atractivo para niños, pero también para adultos. En la imagen una de las “pistas” de “Le Parcours de la chouette” que hilvana los principales monumentos de la Dijon histórica. (Fuente: https://voyagerenphotos.com/2017/10/visiter-dijon-week-end/)
En nuestro tiempo de sofisticadas tecnologías de orientación y donde la realidad aumentada es capaz de mostrarnos sorprendentes escenarios virtuales, descubrir la ciudad siguiendo los sistemas “tradicionales” puede parecer un anacronismo. Pero no es así. Pasear con tiempo, sin la ayuda de los navegadores, interpretando planos y dejándose llevar por las sugerencias de la arquitectura, prestando atención a los detalles, sigue siendo la mejor manera de profundizar en una ciudad. Desde luego, esto es así para las generaciones “analógicas”, pero también para los nativos digitales y particularmente para los niños. Porque la ciudad es un poderoso y estimulante campo abierto a muchos tipos de juego, algunos de ellos relacionados con la misma experiencia espacial que puede resultar divertida y apasionante.
Algo de eso sucede en Dijon. La monumental capital de la Borgoña francesa ofrece una entretenida opción para ser explorada jugando a perseguir chouettes (lechuzas o buhitos, el ave simbólica de la ciudad) que apuntan direcciones y llaman la atención sobre los principales hitos arquitectónicos y urbanos. “Le parcours de la chouette” es una manera de descubrir la ciudad jugando. Da igual la edad que se tenga.