21 sept. 2013

Las Puertas del Sol de Madrid que pudieron ser y no fueron (en el siglo XX)

Perspectiva de Antonio Palacios para la reforma de la Puerta de Sol y su entorno. Palacios imaginó un nuevo centro cuya imagen se aproximaba a la monumentalidad de grandes capitales europeas como París o Viena.
Tras el intenso y polémico proceso de transformación que tuvo la Puerta del Sol durante el siglo XIX, la plaza disfrutó de unas décadas de “descanso” hasta que, durante la primera mitad del siglo XX, comenzaron a surgir nuevas propuestas de reforma integral.
Reconocidos arquitectos del momento, como Secundino Zuazo, Manuel Muñoz Monasterio o Antonio Palacios, formularon radicales proposiciones para su remodelación.
Estos ensayos mostraron algunas bases comunes como la de considerar la plaza dentro de un ámbito mayor que debería ser transformado para resolver el complicado tráfico madrileño, ya que en aquellos años, todos los recorridos norte-sur pasaban por la Puerta del Sol, colapsando el centro de Madrid. En aquellos años no solo no existían circunvalaciones como la actual Calle 30 o la M-40, sino que ni siquiera estaba realizado el gran eje del Paseo de la Castellana que transformaría la movilidad de la ciudad. Además de la ampliación de su espacio, otro factor común fue la desconsideración con la arquitectura dieciochesca, ya que el edificio de la antigua Casa de Correos desaparecía en todas ellas y en su lugar se proponían nuevas arquitecturas representativas.
Ninguna de estas propuestas se hizo realidad, pero sirvieron como reflexión sobre algunas de las carencias que se detectaban en el Madrid anterior a la guerra civil.