26 ene. 2019

El significado de las formas: diversidad funcional y simbólica de una misma esencia geométrica (del taburete y la mesa, al púlpito y el baldaquino).


Algunas formas tienen la particularidad de poder cambiar de tamaño generando objetos diversos con utilidades muy diferentes pero que mantienen su esencia geométrica. Esto sucede, por ejemplo, con un plano horizontal, acotado y situado a una altura del suelo (y sujetado por postes, dado que no se puede sustraer a la fuerza de la gravedad). 
Algunas formas tienen la particularidad de poder cambiar de tamaño generando objetos diversos con utilidades muy diferentes pero que mantienen su esencia geométrica. Esto sucede, por ejemplo, con un plano horizontal, acotado y situado a una altura del suelo (y sujetado por postes, dado que no se puede sustraer a la fuerza de la gravedad). De esa abstracción surgen materializaciones concretas como sillas, mesas, púlpitos, templetes o cenadores, muy distintas entre sí pero que comparten su esquema constitutivo. Dicho de otra manera, la misma forma esencial produce piezas con usos variados dependiendo de su escala y su consecuente relación antropomórfica, obteniendo desde elementos de mobiliario hasta arquitectónicos.
Vamos a profundizar en esa forma mencionada y en sus manifestaciones tipológicas para conceptualizar sus principales funciones y, además, descubrir significados que van más allá del servicio que deben prestar. Presentaremos cuatro categorías a partir de la situación del plano, que puede estar a la altura de nuestras rodillas (categoría identificada con el sencillo taburete), de nuestra cintura (mesa), de nuestra cabeza (púlpito) o sobre nosotros (baldaquino).

12 ene. 2019

Urbanismo y Capitalismo en el Renacimiento: de la especulación en Amberes (Nieuwstadt) a la vivienda social en Augsburgo (Fuggerei).


Fuggerei, en Augsburgo, es el proyecto de vivienda social más antiguo del mundo. Imagen de una de las calles interiores del conjunto.
Hace quinientos años, en pleno Renacimiento, la Europa septentrional asistió a la creación de dos desarrollos urbanos que marcaron orientaciones opuestas en la controvertida relación entre urbanismo y capitalismo. La especulación inmobiliaria y la responsabilidad social aparecerían, respectivamente, en Amberes y Augsburgo, ciudades que ocuparon puestos de privilegio en la jerarquía urbana del siglo XVI.
En la ciudad belga, que era entonces la más importante del norte continental, se ejecutó una ampliación, Nieuwstadt (ciudad nueva), que sería desarrollada por Gilbert van Schoonbeke, un hombre de negocios que vio la oportunidad para obtener grandes beneficios económicos con la planificación y venta de parcelas.
Por su parte, en la ciudad alemana, Jakob Fugger, el principal banquero de la época, realizó un temprano y pionero ejercicio de solidaridad construyendo la actuación de vivienda social más antigua del mundo porque, sorprendentemente, después de tanto tiempo, Fuggerei sigue funcionando con ese mismo carácter altruista.