23 nov. 2019

Cuando la Ville lumière volvió a encenderse tras el apagón bélico (la intelectualidad en la Rive Gauche del París de posguerra)


La sublevación estudiantil de mayo de 1968 creyó que bajo los adoquines del barrio latino parisino estaba la playa. El lema “sous les pavés, la plage”, que animó a arrancar los bloques, mezclaba la utopía ingenua con el arrebato violento.
La Segunda Guerra Mundial fue traumática para muchas ciudades. Algunas sufrieron destrucciones terribles y otras, aunque lograron escapar de ellas, no pudieron evitar la depresión que generaba el conflicto. París se encontraba entre estas últimas y la Ville lumière vio como sus luces se apagaban.
Pero tras la finalización de la contienda, la capital francesa, cual ave fénix, resurgiría de sus cenizas. Unas nuevas luminarias iban a alumbrar la ciudad, que recuperaría su influencia como referencia internacional para la cultura. La Rive Gauche del rio Sena y el barrio latino serían los escenarios de una intelectualidad primero existencialista y después estructuralista. Es más, en mayo de 1968, ese caldo de cultivo originaría otro movimiento social, la revuelta estudiantil que, desde esas mismas calles, dejaría una huella indeleble en la historia. París volvía a marcar el ritmo.