17 feb. 2012

Cartografiar la ciudad de los ciudadanos (y el mundo): El ejemplo del Geotaggers' World Atlas de Eric Fischer.


El programa See something or say something aplicado a Nueva York. Los puntos naranjas corresponden a fotografías, los azules a Tweets y los blancos son coincidentes.

Comprender cómo los ciudadanos usan la ciudad y cómo ésta puede adaptarse eficazmente a sus cambios de comportamiento, siempre ha sido un reto para los responsables urbanos.
No hace tanto tiempo, la única fuente de información era el conteo manual de personas o automóviles en determinados lugares y en momentos concretos, a partir de los cuales se realizaban generalizaciones estadísticas.
Hoy, la revolución tecnológica en el campo de la comunicación abre posibilidades enormes, habilitando datos que pueden abarcar todo el espacio, todo el tiempo y además, en tiempo real.
Los smartphones posibilitan acciones individuales georeferenciadas, por ejemplo al hacer una foto y compartirla o enviar un tweet. Estos actos suministran una información posicional que puede tener un gran interés en la investigación sobre el funcionamiento real de las ciudades y los cambios que se producen.
Eric Fischer lleva varios años investigando sobre estas fuentes de datos y elaborando cartografías a partir de ellas. Sus resultados son sorprendentes, tanto por su utilidad urbana como por las fascinantes imágenes generadas.

3 feb. 2012

La Ciudad como plataforma de servicios: El Ciclo del Agua

El JKO Reservoir, en Central Park, que durante más de 100 años almacenó agua, procedente del Croton Aqueduct, para su distribución en Manhattan.
La ciudad es también, y cada vez más, una plataforma de servicios para los ciudadanos. El catálogo de los mismos es amplio y su carácter diverso. Algunos son públicos, como los servicios municipales, otros son privados, ofrecidos por empresas especializadas, o incluso los hay con un carácter mixto. Hay servicios gratuitos para el usuario (financiados desde las administraciones)  y otros cuentan con tasas o tarifas que generan un volumen económico muy importante. Las nuevas tecnologías están propiciando la evolución de algunos de ellos y la aparición de nuevas ofertas. En cualquier caso su importancia es tal que se comienza a hablar de la necesidad de definir una nueva ciencia de los servicios urbanos. Desde Urban Networks estamos profundizando en esta línea.
La concreción de los servicios es múltiple, existiendo tanto prestaciones como suministros de muchos tipos. Comenzamos por uno de los más importantes.
El agua siempre ha sido un elemento esencial en el desarrollo urbano. El transporte de la misma, desde su captación hasta la ciudad, y su consumo y evacuación final forma un ciclo que durante muchos siglos no se encontraba convenientemente cerrado ya que la devolución al sistema natural no se producía de la forma adecuada (por pérdidas o contaminación).
La tecnología siempre ha acompañado a los procesos del agua en la ciudad. En la actualidad, tanto la evolución en los sistemas de abastecimiento como en los de la posterior recogida y evacuación permiten una eficiencia e inocuidad ambiental que nos faculta para hablar con propiedad del ciclo completo del agua en la ciudad.
Por otra parte, el riesgo de escasez ha encendido alarmas sobre el uso del agua. Y, aunque ya se está realizando un esfuerzo en la reutilización parcial de la misma, el reto pendiente se centra en racionalizar el consumo.