6 ago. 2011

Orígenes de Chicago (III). El Illinois & Michigan Canal

Trazado del I&M Canal desde el brazo sur del Chicago River hasta su desembocadura en el Illinois River
El éxito del Erie Canal (que conectó los Grandes Lagos con el océano Atlántico) impulsó la propuesta de otras infraestructuras hidráulicas similares para el transporte de personas y mercancías.
Una de las más importantes sería la que comunicaría el sistema de los Grandes Lagos con el Valle del Mississippi y el Golfo de México. El lugar idóneo para ello se conocía desde hacía mucho tiempo, cuando los primeros exploradores captaron el potencial del entorno de Chicago para facilitar esa conexión y propusieron la primera idea del canal. El Gobierno creó en 1824 la Illinois & Michigan Canal Commission con el objeto de gestionar todo el proceso de análisis, proyecto y construcción del Canal.
La ciudad de Chicago estaba a punto de nacer.


En ese año se pusieron en marcha los estudios para el trazado del canal. El punto de partida resultaba claro, se situaría en el brazo sur del Chicago River, pero el punto final ofrecía dificultades. El canal no se podía limitar a una mera conexión entre los dos ríos, como había sido el portage road de los nativos, ya que debía resultar navegable para embarcaciones de transporte de cierto tamaño y el rio Des Plaines ofrecía alguna complicación para ello.
El resultado de los estudios fue que el canal debería tener una longitud mucho mayor, hasta encontrar al rio Illinois, que ya era navegable. Sería, por lo tanto, una infraestructura que discurriría paralela al rio Des Plaines. Este canal se denominaría Illinois & Michigan Canal (I&M Canal)
El trazado definitivo incrementó notablemente la complejidad de la obra tanto por su longitud como por el desnivel que debería salvar. El diagnóstico final fue positivo en cuanto a la viabilidad técnica pero iba a requerir una inversión económica muy importante.
Para su financiación el gobierno concedió a la Comisión 284.000 acres (1.149 km2) de terreno que serían parcelados para su venta a colonos y poder con ello recaudar los fondos necesarios para financiar la infraestructura. Se establecieron los primeros lotes en los terrenos seleccionados (donde acabará surgiendo la ciudad de Chicago) y se comenzaron a vender en 1830. A pesar de la obtención de recursos, éstos no fueron suficientes y hubo que recurrir a financiación ajena (el canal costó 6,2 millones de dólares de la época).
La construcción se inició en 1836. La puesta en funcionamiento del Canal requirió bombear agua para llenarlo en su primer tramo. Se construyó un pequeño canal que lo alimentó con agua procedente del Calumet (Calumet Feeder Canal) y también del rio DuPage en Channahon. En 1848 finalizaron las obras y entró en funcionamiento.
El I&M Canal era un cauce de 60 pies (20 m.) de ancho por 6 pies (2 m.) de profundidad y contaba con caminos paralelos en su orilla para remolcar las barcazas con mulas. Por esto, para permitir el refresco de los animales, se planificaron municipios a lo largo de su recorrido. En 1871 se incrementó su profundidad para mejorar su velocidad y limpieza (de las aguas residuales que también recibía).
La longitud total del canal es de 96 millas (155 kilómetros). El canal conecta el Chicago River (en el punto donde se unían las dos ramas que conformaban el brazo sur, ubicación del futuro barrio de Bridgeport) con el rio Illinois en el puerto fluvial de Peru-LaSalle. Desde Chicago el canal transcurre por Summit, Willow Springs, Lemont, Romeoville, Lockport, Joliet, Channahon, Morris, Seneca, Marseilles, Ottawa, Utica para acabar en LaSalle y Peru. En su recorrido cuenta con 17 esclusas y 4 acueductos que le ayudan a salvar los 140 pies (45 metros) de desnivel entre el lago Michigan y el rio Illinois.
Entre 1848 y 1852 también fue una ruta de transporte de pasajeros, pero la apertura en 1853 del ferrocarril Chicago, Rock Island and Pacific Railroad con un trazado paralelo al canal lo limitó al transporte de mercancías. Su punto álgido en intensidad de navegación se alcanzó en 1882. La mejora de la tecnología disponible llevó a reemplazar el canal por una infraestructura paralela más moderna en 1900. Ésta fue el Chicago Sanitary and Ship Canal, que implicaría la reversión del flujo del brazo sur del Chicago River.
A pesar de su obsolescencia, el Illinois & Michigan Canal continuó en uso hasta 1933.
En la actualidad el canal se ha convertido en un parque lineal para actividades deportivas como el piragüismo, ciclismo o el senderismo (hay partes que han sido rellenadas). Algunos de sus edificios son museos que recuerdan la actividad del canal.
Fue declarado Patrimonio Nacional en 1984.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

urban.networks.blog@gmail.com