4 oct. 2014

Cómo se forjó la vieja Amsterdam (y sus canales).

La forma urbana de la antigua Amsterdam es una de las configuraciones más reconocibles de la planimetría urbana. La disposición de sus canales y la delimitación semicircular de su recinto, refuerzan la imagen de “media luna” que identifica a la ciudad histórica.
La ciudad fue fraguándose a partir de una intensa y secular pugna con el agua, ganando terrenos al mar y construyendo canales y diques para garantizar su seguridad y mantenimiento. Su gran momento llegaría en el siglo XVII, cuando Amsterdam lideraba a las Provincias Unidas, que se convirtieron en una potencia colonial de primer orden. Entonces, la ciudad se transformó espectacularmente, con una importante ampliación de superficie y la apertura de sus canales principales.
El modelo urbano adoptado mostró al mundo una nueva ciudad, burguesa, mercantil y moderna que se postulaba como una alternativa a las capitales de los antiguos estados, vinculadas a los poderes tradicionales. La siempre innovadora capital holandesa volvió la espalda a las concepciones simbólicas y apostó por los puntos de vista de la ingeniería,  introduciendo el principio de funcionalidad en la planificación urbana, criterio que seguiría caracterizando los crecimientos posteriores de Amsterdam.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El Zuiderzee (Mar del Sur) era una bahía del Mar del Norte que se adentraba en el noroeste de los Países Bajos pero, la construcción, entre 1920 y 1933, del gran dique Afsluitdijk (dique de cierre) la separó del mar. De esta forma, el Zuiderzee acabó convertido en un lago. La parte meridional de aquel antiguo mar, hoy laguna, la que se encuentra situada más hacia el interior, se conoce como IJmeer. En la orilla del IJmeer, junto a la desembocadura del rio Amstel, se ubica Amsterdam.
El territorio del entorno ha sido muy modificado por la acción humana, sobre todo debido a la construcción de numerosos pólderes (terrenos ganados al mar), muchos de los cuales se encuentran en una cota inferior a la del mar y deben mantenerse permanentemente protegidos por barreras de contención. El desecado de estas tierras se consiguió gracias a una tecnología cada vez más sofisticada, pero que antiguamente se apoyó en los bombeos producidos por los tradicionales molinos, las redes de drenaje y la excavación de canales.
Amsterdam fue fundada en el siglo XIII en este entorno geográfico tan particular, marcado por una intensa relación con el agua. Primero porque la ciudad se forjó a partir de su incesante lucha frente a rios y mares, ganándoles terreno durante siglos y construyendo canales y diques para garantizar su seguridad y mantenimiento. Por otra parte, el agua, además de antagonista también actuó como aliada, ya que Amsterdam fue el centro de un importante imperio marítimo que le proporcionó una gran prosperidad en determinadas épocas.
La historia urbana de Amsterdam está estrechamente vinculada a la construcción de los canales que la identifican (y que le llevaron a recibir el apelativo de la “Venecia del Norte”). Estos cauces artificiales son el hilo conductor que explica y justifica la evolución de su casco antiguo.
Esquema sobre las primeras intervenciones sobre el entorno de Amsterdam.

El primer Amsterdam
A principios del siglo XIII, en la desembocadura del rio Amstel, se asentaron los primeros pobladores de la zona. Pronto comenzaron a modificar su entorno para protegerse de las habituales inundaciones. Para asegurar la tierra firme frente a las crecidas del rio se levantaron terraplenes, tanto en las orillas fluviales como en las marinas. En lo alto de esas barreras se fueron ubicando las primeras edificaciones.
Esquema de la estructura urbana de Amsterdam hacia 1275.
Hacia 1275, el pequeño asentamiento dio otro paso en su proceso de modificación del entorno. El cauce original del Amstel fue interrumpido por una presa y el rio pasó a evacuarse a través de dos ramas laterales, que además marcaban una nueva delimitación para la ciudad (tras ellos se levantaría una empalizada de madera). El objetivo de esta intervención fue  independizar la parte final del rio de sus irregularidades de caudal, pudiendo consolidar así el papel de ese tramo como un puerto estable y seguro. Este dique (dam) sobre el Amstel originó el nombre de la ciudad. Aunque se han encontrado vestigios arqueológicos fechados en torno a 1225, el primer documento que cita a la ciudad es de 1275. En él se nombra a Amstelledamme, es decir al “dique sobre el Amstel”. Unos años después, en 1300, el obispo de Utrecht le otorgaría su carta de naturaleza como municipio.
Esquema de la estructura urbana de Amsterdam hacia 1320.
La construcción del dique dividió el curso original del rio en dos dársenas: el Rokin, el tramo  interior, y el Damrak, el ramal exterior que desembocaba en el IJ (Rokin y Damrak son dos términos que tienen un mismo origen etimológico en la palabra rak, que identifica un tramo rectilíneo en un rio). En el lado oriental quedaba la “ciudad vieja” (oude zijde) en la que se encontraba la Iglesia antigua (Oude Kerk) consagrada en 1306, mientras que por el lado occidental aparecía la “ciudad nueva” (nieuwe zijde) presidida por la Iglesia nueva (Nieuwe Kerk) comenzada en 1408 y construida a lo largo del siglo XV. El dique consolidó un paso entre las dos orillas que acabaría transformándose en un puente-plaza. Con el tiempo este espacio iría ampliándose hasta convertirse en la plaza principal de la ciudad (De Dam).

Los canales laterales y el primer canal periférico (la muralla medieval).
La estructura urbana  de Amsterdam volvería a cambiar en 1385. En esa época se excavarían dos nuevos canales exteriores, cercanos y casi paralelos a los anteriores. Los dos canales antiguos, los de 1275, pasaron a denominarse Voorburgwal (antes de la muralla) en referencia a su situación respecto a la antigua empalizada que cerraba entonces la ciudad. Los dos recién excavados, fueron bautizados como Achterburgwal (detrás de la muralla) por la misma razón. Esto sucedió a ambos lados del Amstel. Así pues, la “ciudad vieja” y la “ciudad nueva” dispusieron de cuatro nuevos canales denominados de forma similar: Oudezijds Voorburgwal, Oudezijds Achterburgwal, Nieuwezijds Voorburgwal y Nieuwezijds Achterburgwal (que hoy conocemos como Spuistraat). Estos dos últimos canales, los de la “ciudad nueva” occidental, serían rellenados en 1867 y convertidos en calles.
Más allá de los canales Achterburgwal, se levantaría una nueva muralla entre 1481 y 1494. El lienzo de la misma se jalonó con torres defensivas y molinos conectados con el sistema de control de los canales. Inicialmente se construyó con ladrillo, aunque finalmente, este material fue siendo sustituido por piedra. Esta muralla y el foso exterior que se excavó para incrementar la protección, serían los responsables de la peculiar forma almendrada del recinto medieval de Amsterdam.
Esquema de la estructura urbana de Amsterdam hacia 1450.
Esta muralla sería demolida entre 1603 y 1613 y entonces, los fosos que la abrazaban se reconvirtieron en un cinturón de canales formado por varios tramos (que separan la ciudad medieval de las evoluciones posteriores). Por el oeste, este anillo periférico queda definido por el canal Singel, que discurre desde la plaza-puente Muntplein hasta la desembocadura del IJ (Muntplein es el punto de conexión del rio Amstel con sus “ramas” en donde se conserva la histórica Torre de la Moneda, Munttoren, que formaba parte de la muralla medieval).
Desde Muntplein, partía el foso oriental que también desaguaba en el IJ. Pero en 1614, con la transformación en nuevo canal urbano, sería dividido en dos dársenas, tal como se había hecho con el último tramo del Amstel original. El nuevo dique separador daría origen a la plaza  Nieuwmarkt, la nueva plaza del mercado. Desde entonces, el tramo interior sería conocido como canal Kloveniersburgwal, mientras que el  que partía desde la plaza hacia el IJ recibiría el nombre de Geldersekade. El punto de unión entre las dos orillas del canal oriental era un sitio notable en la ciudad ya que fue un antiguo acceso a Amsterdam. Por eso, la plaza Nieuwmarkt,  se convertiría en el lugar más significativo de la zona oriental de la ciudad. En ella desataca la presencia del edificio conocido como De Waag, que originalmente era la puerta integrada en la antigua muralla medieval (Sint Antoniespoort, Puerta de San Antonio). Tras el derribo de las murallas el edificio se conservaría, pasando a cumplir funciones de báscula municipal para regular los pesos y medidas de las mercancías como apoyo al nuevo mercado. La plaza es contigua al conocido Barrio Rojo de Amsterdam (De Wallen).
Amsterdam en 1544 a vista de pájaro, realizada por Cornelis Anthonisz (el norte hacia abajo)
En resumen, la delimitación de la ciudad medieval sigue el trazado del antiguo foso Singel (círculo o cinturón) que estaba formado por los actuales canales Singel, Kloveniersburgwal y Geldersekade.

La ampliación oriental (los canales Zwanenburgwal y Oudeschans) y la fortificación renacentista.
Pero volvamos atrás en el tiempo, a principios del siglo XVI. Más allá de la muralla medieval oriental se había ido formando un polo artesanal y fabril en el que predominaban los astilleros para la construcción de barcos. Esa zona era conocida como Lastage y su condición extramuros hacía que el lugar fuera vulnerable, cuestión que se pudo comprobar cuando Amsterdam sufrió saqueos a principios de ese siglo (por ejemplo con las incursiones hostiles del vecino Ducado de Güeldres en 1512).
Se reaccionó con rapidez realizando varias intervenciones como la de abrir una nueva ramificación en el  Amstel con vocación defensiva (para proteger el Lastage). Este nuevo canal fue inicialmente conocido como Verversgracht (canal de los tintoreros, por ubicarse en él dichos artesanos), pero acabaría rebautizándose como Zwanenburgwal. Éste sería prolongado hasta el IJ por el Nieuwe Gracht, el “nuevo canal” que actualmente es denominado Oudeschans (que significa “antigua muralla” en holandés). Entre 1515 y 1518, con apoyo en estos canales, se levantó un nuevo muro defensivo (del que formaba parte, por ejemplo la conservada torre Montelbaanstoren) que modificó parcialmente la delimitación urbana por su lado oriental. Pero esto era poca cosa comparada con lo que iba a venir.
La región se había integrado en el Imperio español por herencia otorgada al emperador Carlos I. La creciente prosperidad de estos territorios (conocidos en aquella época como Flandes) y las discrepancias religiosas hicieron surgir pronto movimientos a favor de la emancipación. Las relaciones entre Flandes y España se deterioraron gravemente en tiempos de Felipe II, firme defensor del catolicismo y por tanto contrario al calvinismo holandés. Como resultado estalló la Guerra de los Ochenta años (aunque tuvo treguas intermedias)o también llamada Guerra de Flandes, que se inició en 1568 y no concluiría hasta 1648, con el reconocimiento español de la independencia de las Provincias Unidas (Países Bajos).
Estas Provincias Unidas o República de los Siete Países Bajos Unidos (Frisia, Groninga, Güeldres, Holanda, Overijssel, Utrecht y Zelanda), se habían originado a partir de la rebelión antiespañola producida en 1578 y habían formalizado su compromiso en la Unión de Utrecht de 1579. La represión fue durísima, como mostró el ataque y saqueo de Amberes que forzó una considerable emigración hacia Amsterdam.
Esquema de la estructura urbana de Amsterdam hacia 1597.
En ese contexto bélico se produjeron las actuaciones más contundentes. Son los conocidos como “Primer y Segundo Plan de Expansión” (De Eerste en Tweede Uitleg). En 1585 se fueron levantando los nuevos muros y terraplenes y en 1593 se construyó la nueva muralla que recogía la ciudad histórica, el ensanche oriental, el puerto y las islas artificiales que se habían conformado entonces más allá del Nieuwe Gracht: Uilenburg, Marken, ahora llamada Valkenburg, y Rapenburg (las dos últimas forman actualmente una unidad).
Esta nueva fortificación, que estaba dotada de bastiones siguiendo el modelo vigente en el Renacimiento, definía los nuevos límites de la ciudad y dejaba obsoleto el anterior sistema defensivo. Canales como el Oudeschans pasaron a formar parte de la estructura urbana de la ciudad. La ampliación oriental transformó la forma almendrada medieval que se fue acercando hacia el semicírculo, forma que sería perfeccionada con la siguiente ampliación de la ciudad.

El Plan de los Tres Canales y la última muralla de Amsterdam.
Con la constitución de las Provincias Unidas, y a pesar el conflicto comentado, nació un nuevo estado que se configuraría, en el siglo XVII, como una nación triunfadora y dominadora de amplios territorios en ultramar. En 1602 se había fundado la Compañía de las Indias Orientales y, en 1621, lo haría la de las Indias Occidentales, empresas claves en la formación del imperio colonial. En 1625 se fundó Nueva Amsterdam (embrión de Nueva York) mientras que la original progresaba con un éxito económico que parecía imparable.
Amsterdam lideraba esos territorios que acumulaban riquezas e influencia mundial. La prosperidad de la ciudad produjo un intenso periodo de inmigración a lo largo de todo el siglo. Según el censo de 1600, Amsterdam contaba con 54.000 habitantes y en 1675 la población ya ascendía a 200.000 personas. La ciudad se vio en la necesidad de proceder a una ampliación considerable.
Se desarrolló el conocido como Plan de los Tres Canales, que multiplicaría por tres su extensión, alcanzando entonces las 800 hectáreas aproximadamente. Aunque hubo bastante contestación en contra del Plan (que no respetaba las delimitaciones preexistentes y forzaba expropiaciones), finalmente el proyecto fue aprobado en 1607 y dos años después comenzaron las obras. El proceso fue largo y se realizó por fases (la primera de las cuales duró en torno a cincuenta años).
Esquema de la estructura urbana de Amsterdam hacia 1625.
Los nuevos canales se disponían de forma concéntrica a partir de la base fijada por la anterior muralla renacentista. El primer canal en construirse fue el Herengracht, o Canal de los Señores. Después se excavó el Keizersgracht, o Canal del Emperador, y finalmente el Prinsengracht, o Canal del Príncipe. Estos grandes canales fueron completándose con calles y pequeños canales transversales, calles, puentes hasta ir conformando un nuevo tejido urbano. El límite norte lo marca el canal Brouwersgracht (canal de los cerveceros). El conjunto es conocido como Grachtengordel (anillo de canales) y se convirtió en la nueva zona elegante de la ciudad, con grandes y aristocráticas mansiones que pretendían representar el éxito de sus propietarios. Ahora bien, los tres canales fueron realizados por fases, en tres momentos diferentes. En la primera se construyeron los tramos entre  los canales Brouwersgracht y Leidsegracht .
Se construiría también una nueva muralla que seguiría también esa traza circular y con ello Amsterdam adquiría definitivamente esa reconocible forma de “media luna” que identifica a la ciudad antigua. Esta última fortificación estaba jalonada por grandes bastiones y también fue rodeada con un foso con agua, siguiendo la estrategia habitual y por el que desaguaría fundamentalmente el rio Amstel. Por su interior se excavó, adaptándose al mismo trazado circular (poligonal realmente) el canal Lijnbaansgracht, en el que se instalaron los cordeleros (de ahí su nombre, ya que el término lijnbaan significa “cuerda” en holandés). La muralla también se realizó por fases.
Amsterdam a mediados del siglo XVII entre las dos fases de la gran expansión (el norte hacia abajo)
El trazado de la muralla dejó, por su zona occidental, un amplio espacio entre la misma y el último gran canal (el Prinsengracht). Esos terrenos fueron urbanizados de una forma más considerada con las preexistencias, sin romper las trazas de caminos, acequias y pequeños canales anteriores de aquella zona de huertas agrícolas. El nuevo barrio, inicialmente referido como Nieuwe Werk, acabó denominándose Jordaan. Comenzó a urbanizarse en 1612 y se concluyó en 1624. Su estructura se fundamentó en una serie de canales transversales que seguían la direccionalidad de las trazas preexistentes y que conectaban el Lijnbaansgracht con el Prinsengracht. El barrio dio cobijo a las clases populares y trabajadoras de la ciudad. Buena parte de sus residentes eran obreros en la construcción de los grandes canales (aunque en la actualidad la situación haya cambiado notablemente).
El barrio de Jordaan quedaba limitado septentrionalmente, por el Brouwersgracht, que también marcaba el inicio de los tres canales principales (además de conectar en sus extremos el Singel con el Lijnbaansgracht). A partir de este canal, más hacia el norte, como parte de la de la expansión urbana de 1612, se fue configurando otro barrio, vinculado al desarrollo de los puertos del oeste de la ciudad, que sería conocido como Haaarlemmerbuurt. Igualmente, entonces se crearon las islas occidentales, Bickerseiland, Prinseneiland y Realeneiland para albergar usos portuarios e industriales.
El centro urbano también recibió alguna actuación que refrendaba las aspiraciones generales. Por ejemplo con la construcción de la Bolsa (la “catedral financiera”) entre 1608 y 1611 o, el edificio para el Ayuntamiento en la plaza Dam, según el proyecto de Jacob Van Campen, levantado entre 1648 y 1655 (aunque acabaría convirtiéndose en Palacio Real por orden del rey Luis Napoleón sin llegar a perder esa función, que se mantiene en la actualidad).
Esquema de la estructura urbana de Amsterdam hacia 1675.
La segunda fase de construcción de los tres canales principales se acometió con el Plan de Expansión de 1658 y los llevó desde el  Leidsegracht hasta el rio Amstel. Las obras arrancaron en 1663 y los canales fueron unidos con los de la primera fase en 1667. Solamente restaba el impulso final, y desde el Amstel volvieron a ser prolongados siguiendo su recorrido circular. En esta última ampliación, los canales recibieron, junto a su nombre original, el calificativo de “nuevo”. Así tenemos el Nieuwe Herengracht, el Nieuwe Keizersgracht, o el Nieuwe Prinsengracht.
Cuando se concluyó la muralla en 1663, el espacio interior disponía de reservas de terreno que, en algunos casos no llegarían a urbanizarse completamente hasta el primer tercio del siglo XIX. Por ejemplo en el límite noreste, la zona que sería conocida como Plantage (nombre de origen francés en referencia a los numerosos espacios verdes que contiene). El Plantage interrumpió el recorrido de los canales mayores (salvo el Nieuwe Herengracht) que  verían cortado su recorrido orbital por el canal transversal Plantage Muidergracht. El Plantage se ordenó reticularmente siguiendo la ortogonalidad de estos canales transversales que, además del antes citado, son el Entrepotdok (caracterizado por su impresionante alineación de naves almacén decimonónicas) y el Nieuwe Vaart (que separa el barrio de las tres nuevas islas orientales que se ganaron al mar: Kattenburg, Wittenburg y Oostenburg). Estas tres islas, planificadas con la ampliación de 1658, serían consolidadas en las décadas siguientes para acoger una intensa actividad industrial. En el Plantage, destaca la presencia del parque Artis, fundado en 1838 y que en sus 14 hectáreas acoge el zoológico, además de un planetario y un acuario
Amsterdam en 1698. El trazado se encuentra completo pero la zona del Plantage se encuentra sin urbanizar (el norte hacia abajo)

Las transformaciones interiores de los siglos posteriores.
La competencia comercial (y militar) de Francia e Inglaterra acabaría por debilitar el poderío de las Provincias Unidas y el siglo XVIII asistiría a un proceso de debilitamiento del país que afectaría mucho a su capital. El letargo de Amsterdam no cesaría hasta la consolidación de la Revolución Industrial, aunque lo hizo con cierto retraso respecto a los grandes países europeos. Por esta razón, el cinturón de murallas se mantuvo inalterado durante varios siglos. Pero la ciudad, principalmente a lo largo del siglo XIX, fue recibiendo ajustes que sí afectaron a las áreas que lindaban con el mar y al tejido urbano.
Un ejemplo de transformación interior fue el rellenado de diversos canales para ser reconvertidos en calles de la ciudad. El caso más espectacular es el que afectó a los antiguos Damrak y Rokin, las dársenas que habían sido el tramo final original del rio Amstel. Ambos canales serian rellenados parcialmente. Damrak lo sería a finales del XIX, cuando sobre él se ubicó el edificio de la Bolsa que proyecto H.P. Berlage entre 1896 y 1903 (que desde 1988 es un Centro Cultural). Por el otro lado, en la década de 1930, dos tercios del Rokin fueron rellenados. Concretamente hasta su conexión con el Grimburgwal (canal transversal que conecta con el  Oudezijds Achterburgwal y con el Oudezijds Voorburgwal).
Otros barrios, también fueron objeto de la misma estrategia durante ese siglo XIX. En Jordaan, seis de los canales trasversales fueron rellanados y convertidos en calles de la ciudad, entre los que destaca el Rozengracht, que acabó convirtiéndose en la vía principal de tráfico del barrio. O dentro de la ciudad medieval, el relleno, ya comentado anteriormente, del Nieuwezijds Voorburgwal y del Nieuwezijds Achterburgwal (Spuistraat), que se realizó en 1867.
Por su parte, el borde norte recibiría una serie de intervenciones, portuarias y ferroviarias que transformarían la relación entre la ciudad y el IJ. La causa fue la excavación del Canal del Mar del Norte (Noordzeekanaal), entre 1865 y 1876, que mejoró notablemente las posibilidades de acceso de los barcos a los puertos de Amsterdam, que se renovaron y también, el impulso del ferrocarril (con la construcción de la Estación Central entre 1881 y 1889, obra del arquitecto Pierre Cuypers, autor del Rijksmuseum, y del ingeniero Dolf van Gendt). Con todo ello, Amsterdam recibiría un renovado impulso económico que iniciaría otra etapa de prosperidad.
La consecuencia fue un nuevo periodo de inmigración que forzaría la ampliación de la ciudad más allá de las murallas, que serían derribadas durante el último cuarto del siglo XIX. El foso que las circunvalaba se reconvertiría en el canal Singelgracht, cuyas sinuosidades permiten intuir la forma de los antiguos bastiones de muro.
El canal Singelgracht y las sinuosidades que recuerdan la existencia de los bastiones de la antigua muralla.

El distrito Centrum de Amsterdam: la ciudad antigua.
Amsterdam tardó mucho tiempo en traspasar los límites de la última muralla del siglo XVII.  Pero llegó el momento en el que los reajustes internos y las ganancias de terreno del borde norte no pudieron contener la nueva presión demográfica surgida a finales del siglo XIX.
Entonces cayeron las murallas y el foso se integró en la estructura urbana como el nuevo canal periférico Singelgracht. En 1878 con el Plan Kalff, Amsterdam saltó más allá de sus límites seculares. La ciudad comenzó un crecimiento acelerado, adoptando planes muy innovadores que serían referentes para el urbanismo internacional, como el Plan Sur de H.P. Berlage aprobado en 1917, el Plan de 1935 liderado por Cornelius Van Eesteren o  incluso los recientes proyectos de regeneración urbana (como los casos de KNSM,  Javay Borneo-Sporenburg).

El distrito “Centrum” de Amsterdam incluye los diez barrios históricos.
Pero la ciudad antigua mantendría sus esencias dentro del recinto delimitado por el Singelgracht. El hoy denominado distrito “Centrum” incluye los diez barrios históricos, que son los siguientes:
  • 00 Burgwallen-Oude Zijde
  • 01 Burgwallen-Nieuwe Zijde
  • 02 Grachtengordel-West
  • 03 Grachtengordel-Zuid
  • 04 Nieuwmarkt en Lastage
  • 05 Haarlemmerbuurt
  • 06 Jordaan
  • 07 De Weteringschans
  • 08 Weesperstraatbuurt en Plantage
  • 09 Oostelijke Eilanden en Kadijken 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

urban.networks.blog@gmail.com