26 ene. 2013

El transporte urbano colectivo en Nueva York: del caballo al metro

Esquema con los diferentes sistemas de transporte urbano colectivo de Nueva York a lo largo de su historia.

Conforme Nueva York iba creciendo, y lo hacía de una forma muy acelerada, comenzaron a aparecer los problemas de desplazamiento dentro de la ciudad. Principalmente porque  las distancias se hicieron muy grandes y por la proliferación de vehículos de todo tipo que congestionaban las calles.
La gran mayoría de ciudadanos no contaban con vehículo propio y surgió la necesidad de un transporte urbano colectivo que les permitiera desplazarse con la mayor rapidez posible. Esto espoleó a los empresarios privados que vieron una interesante oportunidad de negocio.
En la actualidad estamos acostumbrados a que el transporte urbano sea gestionado (o concesionado) por el municipio, pero en muchos casos, y Nueva York se encuentra entre ellos, las primeras propuestas fueron realizadas por esa iniciativa privada. De hecho, en Nueva York,  durante el siglo XIX y hasta casi mediados del XX, la evolución del transporte en la ciudad fue consecuencia de una competencia empresarial que pugnaba por conseguir cuota de mercado. Pero un servicio tan esencial para el funcionamiento de la ciudad, no podía depender de los vaivenes económicos a los que suelen verse sometidas las empresas privadas. Y por eso, esas compañías acabarían siendo adquiridas por el municipio, pasando así el sector público a encargarse de la gestión integral del transporte urbano.
Por Nueva York circularían en diferentes épocas, coches y ferrocarriles tirados por caballos, tranvías eléctricos, máquinas de vapor o vehículos a motor, y utilizarían la superficie, el subsuelo o lo harían elevados por encima de las calles. Hoy el metro subterráneo y los autobuses en superficie (y los renovados tranvías en otros casos) protagonizan un transporte urbano colectivo que comenzó en diligencias tiradas por caballos.


La tracción animal: omnibus (1827) y horsecar (1832)
Las primeras líneas de transporte urbano colectivo discurrían por la superficie de las principales calles de la ciudad. En Nueva York, Abraham Brower se convirtió en 1827 en el pionero. Propuso una diligencia tirada por caballos con una capacidad de 12 plazas que fue denominada "accommodation" y que recorría  Broadway, entre Battery y Bleecker Street. En 1831, Brower incorporó otras diligencias a las que llamó "sociable" y "omnibus”. Finalmente la palabra omnibus acabó identificando a este sistema.
Un año después, en 1832, John Mason puso en marcha la compañía New York and Harlem Railroad, que gestionaba un ferrocarril urbano tirado por caballos (Horsecar). Sus ruedas eran de metal y seguían unos raíles que se incrustaron en el pavimento.
Estos sistemas resultaron un éxito, y en 1855, ya eran 593 los omnibus que circulaban por la ciudad y 27 los horsecars que funcionaban por las avenidas Tercera, Cuarta, Sexta y Octava.
Los Omnibus circularían hasta 1907 y los Horsecar lo harían hasta 1917, cuando sucumbieron ante el empuje de la electricidad.
Nueva York. Horsecar.
La máquina de vapor: El ferrocarril elevado, Elevated ó El (1869)
La Nueva York de mediados del siglo XIX era un caos de tráfico. La intensidad de la actividad generaba un atasco permanente en sus calles. Las vías se encontraban permanentemente repletas de vehículos tan dispares como vagones del ferrocarril tirado por caballos, carruajes privados, carretas o carretillas de mercancías. Además el rápido crecimiento hacia el norte de la ciudad ampliaba las distancias dificultando la integración de las actividades.
Solo había dos soluciones para posibilitar el transporte rápido: o plantear el tráfico por encima de las calles, o por debajo. La primera decisión, más sencilla tecnológicamente dio origen al ferrocarril elevado (Elevated o El). La segunda, mucho más compleja y costos, sería el origen del ferrocarril subterráneo , el Metro (Subway), aunque tardaría varias décadas en llegar.
El ferrocarril elevado circularía por carriles situados por encima de las calles principales, evitando los atascos (y el habitual estiércol de caballo). Pero el Elevated nació con polémicas ya que tanto los comerciantes como los peatones criticaban la falta de luz y aire en las calles, así como el ruido, el humo y las cenizas que producían las máquinas a vapor.
Este ferrocarril elevado consistía en una locomotora a vapor que tiraba de varios vagones. El primer servicio regular de tren elevado comenzó en 1870. La primera línea recorría parte de Greenwich Street y la Novena Avenida en Manhattan. El servicio de trenes elevados iría ampliándose hasta convertirse en el principal sistema de transporte rápido y público  durante las siguientes décadas. El 1883, la apertura del Puente de Brooklyn, que incorporaba vías elevadas, permitió la conexión entre Park Row, en New York City, y Sands Street en la ciudad de Brooklyn (que entonces todavía era independiente).
El Elevated de Nueva York.
La electricidad: cable car (1883) y trolley (1887)
Hacia finales del siglo XIX, la electricidad permitió el desarrollo de tranvías eléctricos. Una primera solución fue la que facilitaba la energía desde los raíles inferiores (cable cars) aunque rápidamente perdió vigencia por las dificultades que ofrecía (en 1909 ya no operaban).
Pronto surgirían los trolleys cars, que se alimentaban por medio de líneas eléctricas aéreas. Los trolleys sustituirían rápidamente a los tirados por caballos (como hemos comentado el omnibus desapareció en 1907 y los horsecar dejaron de usarse en 1917).
Estos tranvías eléctricos fueron adoptados en Staten Island en la década de 1920 y en Brooklyn a partir de 1930, siendo parte del paisaje urbano neoyorkino durante las tres décadas siguientes. Los trolley cars y los trolley buses (que ya no circulaban sobre ferrocarriles sino sobre ruedas, aunque también recibiendo suministro eléctrico aéreo) fueron sustituidos definitivamente por autobuses con motor en 1956 y 1960, respectivamente.
Nueva York. Trolleycar.
El ferrocarril subterráneo: Metro ó subway (1904)
En 1904, treinta y cinco años después de que se pusiera en marcha el ferrocarril elevado en Nueva York, se inauguró la primera línea de ferrocarril subterráneo, el Metro (subway).
El Metro de Nueva York, aunque se denomine subway (subterráneo), discurre en un 40% de sus líneas por el exterior. Esto supone que, más allá de la repercusión urbana de las estaciones que singularizan y potencian su entorno, sean las propias vías, que en muchos casos van elevadas sobre las calles, las que cuentan con un papel muy importante en la escena urbana y en la imagen de la ciudad.
La denominación de las líneas del metro de Nueva York llama la atención ya que hay un sistema doble alfanumérico. Unas líneas se identifican por números y otras por letras, que además se agrupan en dos series no correlativas. Esta curiosa circunstancia responde al origen del ferrocarril subterráneo, que tuvo tres “madres”.
La IRT, la compañía de los números
La primera línea de ferrocarril subterráneo de Nueva York abrió en Manhattan en 1904. La compañía Interborough Rapid Transit Company (IRT) planteó esa primera larga línea de metro (tenía una longitud de algo más de 14 kilómetros  medio) para conectar el City Hall con el cruce entre 145th Street y Broadway, contando con 28 estaciones.
En sentido estricto, el IRT no fue el primer ferrocarril subterráneo de Nueva York ya que Alfred E. Beach creó un túnel de casi cien metros de longitud en el Lower Broadway por el que discurrió un primer ferrocarril subterráneo experimental entre 1870 y 1873. Este tren funcionaba con presión neumática producida por un ventilador gigante no tuvo futuro.
En cambio, la primera línea de la IRT fue un éxito y la compañía fue ampliando el servicio, que llegaría al Bronx en 1905, a Brooklyn en 1908, y a Queens en 1915.
En 1940, la IRT, que era una compañía de capital privado, fue comprada por la ciudad. Las líneas que en ese momento estaban operadas por la IRT se ordenaban numéricamente y así continúan, identificadas por un número dentro de la denominada actualmente División A ó División IRT.
La BRT-BMT, la compañía de las letras (altas)
Once años después del comienzo de las operaciones de la IRT, una segunda compañía abriría un nuevo ferrocarril subterráneo. La Brooklyn Rapid Transit Company (BRT) comenzó a prestar servicio de Metro entre Brooklyn y Manhattan en 1915.
La Brooklyn Rapid Transit Company (BRT)  era una compañía pública de transportes fundada en 1896 para dar un servicio de transporte rápido en Brooklyn y Queens. La empresa se hizo cargo de varios ferrocarriles cuyas operadoras se encontraban con problemas y en 1915 puso en funcionamiento su primer transporte subterráneo. Se identificaba en la Bolsa neoyorquina con la letra B (detalle que tendría trascendencia cuando se produjo la reorganización de todas las líneas de forma conjunta por el municipio y estas líneas se agruparon en la conocida como División B).
En 1919, la BRT tuvo problemas de solvencia económica que la arrastraron hacia la bancarrota, situación que fue superada gracias a la reestructuración que la convirtió, en 1923, en la Brooklyn-Manhattan Transit Corporation (BMT). Las líneas originales de la BMT son las J, L, M, N Q y R.
En 1940, esta compañía también pasaría al patrimonio municipal.
La IND-ISS, la compañía de las letras (bajas)
La Independent Subway System (IND ó ISS) fue creada en 1932 para operar la línea de la Octava Avenida. La IND operó las actuales líneas A, B, C, D, E, F y G.
Al igual que las otras dos, acabó siendo propiedad de la ciudad.

Así pues, en 1940, las tres operadoras, tras ser adquiridas por el municipio fueron fusionadas en una única compañía quesería gestionada por la Junta de Transportes del Ayuntamiento y organizadas en dos divisiones: la División A ó División IRT (identificación numérica) y la División B ó División BMT/IND (identificación alfabética).
Esta división es causada porque las líneas IRT tienen un carril más estrecho.
Nueva York. Plano de las líneas del Metro (Subway)
Las sucesivas ampliaciones y la densificación de redes y sistemas hizo que la gestión del transporte urbano fuera tendiendo hacia la integración entre los diferentes tipos existentes,  necesitando estructuras empresariales más complejas.
En 1953 fue constituida, como empresa pública independiente, la New York City Transit Authority (NYCTA) para operar el Metro de Nueva York, las líneas de autobuses y el ferrocarril de Staten Island.
Doce años después, en 1965, el Estado de Nueva York crea la Metropolitan Commuter Transportation Authority (MCTA) para operar los transportes de cercanías (commuter) entre los diferentes condados.
En 1968, la MCTA estatal incorporaría en su estructura a la NYCTA municipal. Con esta fusión la entidad  cambiaría su denominación por el nombre que sigue utilizándose actualmente: Metropolitan Transportation Authority of the State of New York (MTA).
El área gestionada por la MTA comprende los cinco condados de la ciudad, además de los de Nassau y Suffolk en Long Island, y Westchester, Dutchess, Orange, Rockland y Putnam. Todos ellos conforman el denominado "Distrito de Transporte Regional" (MTA Commuter Transportation District).
La complejidad de la MTA aconsejó reordenar la compañía pública en un conjunto de agencias organizadas en función de la tipología de transporte gestionado. Entre estas, destacan la New York City Transit Authority (MTA New York City Transit, NYCT) que se ocupa del Metro y los autobuses en los cinco condados de la ciudad de Nueva York.
Autobuses a motor (1905)
Volviendo a comienzos del siglo XX, un año después de la inauguración del ferrocarril subterráneo de la IRT, aparecería el último tipo de transporte urbano colectivo. En este caso circularía por superficie y también fueron empresas privadas las que lo pusieron en marcha. En 1905 aparecieron las primeras líneas de autobuses a motor.
La empresa Fifth Avenue Coach Company  comenzó a prestar servicio de pasajeros entre Washington Square y 90th Street  con autobuses con motor de gasolina desde 1905. Los autobuses descapotables de dos pisos aparecieron temprano, en 1907.
Con las transformaciones de diseño lógicas en sus más de cien años de historia recorriendo la ciudad, los autobuses siguen protagonizando el transporte urbano colectivo en superficie.

1 comentario:

  1. Ya existen sistemas de transporte público masivo más eficientes, económicos, limpios y rentables que no hay que subsidiarlos, y no hay que desbaratar una ciudad para instalarlos, se llaman Ecolvías (Vías Ecológicas).

    Resolvemos los problemas del transporte público de una ciudad en corto tiempo y con bajos presupuestos.

    JP&CA Consultor: martinjaramilloperez@gmail.com *Cel 314 873 17 95 Colombia.

    ResponderEliminar

urban.networks.blog@gmail.com