1 jun. 2012

Acupuntura urbana: El ejemplo de Curitiba, la capital ecológica.


Curitiba. Parque Barigui.

Entre las analogías utilizadas para explicar los procedimientos urbanos se encuentra la “acupuntura”. La acupuntura es un método de la medicina tradicional china, basado en que el cuerpo humano es un todo interconectado, y gracias a ello, la inserción de agujas en determinadas “puertas” corporales, puede reequilibrar la energía y recuperar la salud perdida. Desde el punto de vista urbano, el término acupuntura refleja un tipo de intervención puntual, muy concreta y rápida de ejecución, que pretende propagar sus beneficios al resto de la ciudad.
Curitiba es un caso emblemático de este modo de actuación. La ciudad, capital del estado brasileño de Paraná, ha destacado por esta forma de acometer las intervenciones urbana, y particularmente, por su orientación medioambiental y a favor de la convivencia ciudadana. Su revolucionaria propuesta para la movilidad, sus actuaciones de recuperación de espacios para los ciudadanos, su decidida apuesta por los espacios verdes, o sus programas de concienciación ciudadana son ejemplos de ello. Como consecuencia, Curitiba se ha convertido en una referencia internacional sobre desarrollo urbano sostenible.
Curitiba es un caso estrechamente vinculado al liderazgo de una persona con ideas claras y capacidad de acción. Ésta persona es Jaime Lerner, arquitecto y alcalde de la ciudad durante muchos años. Su gestión, imaginativa y brillante, ha sido reconocida internacionalmente. En 2003 publicó su libro “Acupuntura urbana” donde expresó su filosofía de intervención en la ciudad.


Acupuntura urbana
El método de la acupuntura, (del latín acus, aguja  y pungere, punción) es un método de la medicina tradicional china. La medicina china entiende la enfermedad como un desequilibrio de la energía vital que fluye por el cuerpo, el ki. El método se basa en que el cuerpo humano es un todo interconectado y que por ello, desde el exterior, existen canales de acceso hacia los órganos internos. Las “puertas” son unos puntos muy determinados en los que se colocarán unas agujas con el objetivo de comunicar con las partes enfermas. Estas ubicaciones son seleccionadas en función de la enfermedad. Las agujas conseguirán equilibrar la energía, que es lo que trastorna el órgano dañado y así lograr el objetivo de proporcionar bienestar, eliminar el dolor y recuperar la salud perdida.
Desde el punto de vista urbano, el término acupuntura pretende reflejar un tipo de actuación puntual, muy concreta y rápida de ejecución, que se sitúa en las antípodas de los modelos de planificación holística, de largo recorrido y difícil gestación. Con este tipo de intervenciones, se pretende realizar acciones positivas que, después, propaguen sus beneficios al entorno y al resto de la ciudad.
En palabras de Jaime Lerner,
"Una ciudad puede cambiar en dos años, no importa la escala ni los recursos financieros. Sin interferir en la planificación general, se pueden realizar actuaciones rápidas de mejora en puntos concretos. Es lo que yo denomino acupuntura urbana".
El planeamiento es un proceso. Por bueno que sea, no consigue transformaciones inmediatas. Casi siempre es una chispa que inicia una acción y la consecuente propagación de esa acción. Es lo que llamo buena acupuntura”.
 “Creo que podemos y debemos aplicar algunas “magias” de la medicina de las ciudades, pues muchas están enfermas, algunas casi en estado terminal. Del mismo modo en que la medicina necesita de la interacción entre el médico y el paciente, en urbanismo, también es necesario hacer que la ciudad reaccione. Tocar un área de tal modo que pueda ayudar a curar, mejorar, crear reacciones positivas en cadena. Es necesario intervenir para revitalizar, hacer que el organismo trabaje de otro modo.”
Plano de Curitiba con las 5 vías estructurantes resaltadas en línea roja gruesa.
Curitiba y Jaime Lerner
En la década de 1960, Curitiba estaba experimentando un fuerte crecimiento demográfico acercándose al medio millón de habitantes, circunstancia que alarmó a los responsables de la ciudad ante los riesgos de congestión y de cambio de carácter de la misma.
Para anticiparse, se puso en marcha la redacción de un Plan Director que se aprobaría en 1965. Este plan, redactado por Jorge Wilheim (1928), contó con la activa colaboración de un grupo local (IPPUC, Instituto de Pesquisa e Planejamento de Curitiba, Instituto de Investigación y Planificación de Curitiba), que dirigido por un joven Jaime Lerner (1937), fue responsable de sus ajustes y de su aplicación. Lerner se convertiría, unos años más tarde, en 1971, en alcalde de la ciudad y lideraría su gran transformación.
Desde la alcaldía, puso en marcha sus ideas renovadoras que respondían a su filosofía de “acupuntura urbana”. El liderazgo de Lerner fue capaz de transformar Curitiba hasta convertirla en un referente internacional sobre diseño urbano sostenible. Fue alcalde en diversos periodos (1971-75, 1979-83 y 1989-92), llegando también a ser elegido gobernador del estado de  Paraná (1995-98 y 1999-2002) y a presidir la Unión Internacional de Arquitectos (2002-2005). Lerner es un personaje imprescindible por sus aportaciones a las dinámicas urbanas actuales.
Vias estructurais con canaleta exclusiva y estaciones-tubo

Algunas de las acciones más destacables de la reinvención de Curitiba son las siguientes:
Acción 1_El innovador transporte eficiente
Curitiba comenzó a distinguirse en el panorama internacional por su revolucionario sistema de transporte público, que funciona como un “metro de superficie”.
La opción de un sistema de metro subterráneo se desechó entonces por problemas técnicos y, sobre todo, económicos (el coste de un kilómetro del sistema que se implantó fue aproximadamente de 200.000 dólares por kilómetro, mientras que un metro subterráneo puede rondar los 60 millones por kilómetro).
Las líneas maestras del plan fueron las siguientes:
·         Corredores estructurales (vias estructurais), que se concretaron en las grandes avenidas radiales que contarían con un carril exclusivo para el transporte público (son las denominadas linhas directas o ligeirinhos y que suman 56 kilómetros). Se definieron 5 grandes ejes radiales, que desde las periferias convergían en el centro de la ciudad, y cuyas calzadas se dividieron en tres franjas. Las dos exteriores para la circulación de coches, cada una en un sentido, y la central, la canaleta, con dos carriles para el doble sentido, que se reservó exclusivamente para la circulación de los autobuses de transporte público. El sistema se completa con diferentes transversales de carácter convencional. La frecuencia de vehículos es muy rápida, de uno a tres minutos.
·         Estaciones-tubo que, además de proteger de las inclemencias del tiempo, permitirían el embarque-desembarque rápido de los pasajeros, reduciendo el tiempo de parada y por lo tanto mejorando la eficiencia del transporte. Se instalaron 351 estaciones que funcionan como un andén de metro, en el que los viajeros disponen previamente del ticket. La rapidez del intercambio agiliza considerablemente los trayectos.
·         Vehículos singulares, compuestos por una flota de más de 2.200 autobuses de diferentes tipos, convencionales, microbuses o articulados. Entre todos ellos, destacan los biarticulados que recorren las vias estructurais, con capacidad para 270 personas y cinco puertas laterales para facilitar el funcionamiento de las estaciones-tubo.
Estación tubo
El modelo, al circular por carriles exclusivos, mantiene una media de velocidad superior a la de los coches, con el consiguiente ahorro de combustible y la reducción de emisiones de CO2. Por otra parte, las iniciativas de ajuste del precio de los billetes (tarifa social) o el funcionamiento integral del sistema, que permite diferentes recorridos con el mismo billete, como en un metro convencional, propiciaron el uso intensivo del transporte público (más del 40% de la población lo utiliza como medio habitual). El modelo de movilidad eficiente de Curitiba, conocido como BRT (Bus Rapid Transit), ha sido implantado en otras ciudades como Delhi, Bogotá, Estambul, Los Ángeles o Pekín.
Otro de los aspectos particulares de este sistema de movilidad fue el sistema de financiación y sus consecuencias urbanas. El Plan preveía incrementar la edificabilidad de los edificios que bordearan a las vias estructurais para que las plusvalías sufragaran el sistema. Fue un planteamiento radical en el que, de forma contraria a la habitual, la edificación se desarrollaba siguiendo las líneas de autobús, en lugar de que las líneas se definan a partir de la situación urbana. Este hecho ha generado un paisaje urbano muy particular, en el que los corredores principales de transporte público quedan subrayados por la mayor densidad y altura de las edificaciones que los acompañan.
Esquema del Plan Director de 1965
Resultado del Plano Director: mayor densidad en las vías estructurantes dotadas de transporte público.
En la actualidad, Curitiba se acerca a los dos millones de habitantes y se ha retomado la idea del sistema de transporte subterráneo. El proyecto, que es de una única línea, se encuentra envuelto en fuertes polémicas, y su construcción podría iniciarse, si se salvan las dificultades existentes, en 2012 para ser puesto en servicio en 2016.
Acción 2_Programa de reciclado
Las acciones en la ciudad no tienen por qué ser materiales, pueden ser programas de concienciación ciudadana.
Por ejemplo, Curitiba fue pionera en cuestiones de reciclaje, ya que en 1989 desarrolló una campaña bajo el lema "Lixo que não é lixo" (Basura que no es basura) para concienciar a los ciudadanos de la importancia de la separación doméstica de residuos y favorecer el reciclaje posterior de los mismos. El éxito ha acompañado al programa durante más de veinte años, habiendo recibido múltiples premios.
En esa misma línea, se abordó otro de los problemas suscitados por el crecimiento demográfico de la ciudad: la proliferación de chabolas, sobre todo en las orillas de los ríos. Esta situación comenzó a plantear, entre otros, problemas de salubridad. Se acumulaba la basura, ya que los servicios municipales no podían acceder a esas zonas no asfaltadas y, además, se estaba perdiendo la vegetación de las riberas y contaminando las aguas.
La reacción vino gracias a la implantación de otro programa que también resultó exitoso, "Mudança Verde" (Intercambio verde), cuyo objetivo era intercambiar basura por otros bienes. Los adultos recibían tickets de transporte y los niños, alimentos o juguetes, con la condición de que las bolsas de basura fueran depositadas en los contenedores disponibles. En relativamente poco tiempo, las riberas de los ríos fueron quedando limpias y las zonas de barraquismo alcanzaron una cierta dignidad, que fue la base para su renovación posterior. Sus habitantes, alentados por la alcaldía, que promovió cooperativas entre ellos, pudiendo iniciar una actividad comercial que, a la postre, les fueron permitiendo mejorar su entorno.
Parque Barigui
Acción 3_Espacios públicos y Zonas verdes
Otro conjunto de actuaciones puntuales y efectivas fueron las destinadas a la recuperación del espacio público para los ciudadanos y a la creación de grandes espacios verdes.
Se peatonalizaron calles y plazas (es destacable la peatonalización de la Rua XV de Novembro que se realizó en 1972).
Es especialmente relevante la fuerza con la que se abordó la creación de nuevos espacios verdes. A principios de la década de 1970 se tomó la decisión, con respecto a los terrenos urbanos baldíos, de transformarlos en una “reserva ecológica”. En paralelo se abordó un programa de plantación intensiva de arbolado.
Entonces, Curitiba contaba, solamente, con el viejo (fue creado en 1886) y central Passeio Publico como  único parque urbano. En la actualidad, la ciudad cuenta con 30 parques, que suman más de 80 millones de metros cuadrados de superficie verde. Esto supone, según los datos municipales, una media de 51 metros cuadrados por habitante, cifra que supera en mucho los estándares recomendados. Entre los nuevos parques es reseñable el jardín botánico.
Como dicen en la ciudad: Curitiba no tiene mar, sin embargo, pone a disposición de sus habitantes un mar de verde.
Acción 4_Reconversión de canteras
Algunos de estos grandes parques urbanos son ejemplos de reconversión de canteras en desuso (Parque das Pedreiras, Bosque Zaninelli, Parque Tanguá). En estos dos primeros, sobresalen sendas edificaciones, muy singulares, proyectadas por el mismo arquitecto, el brasileño Domingos Bongestabs (1941).
Ópera de alambre
El primer caso es la Ópera de Arame (Ópera de alambre), un singular teatro construido con estructura metálica tubular de acero, cerramientos de policarbonato transparente y cuya cimentación se apoyó directamente en la roca. Instalado en el Parque das Pedreiras y realzado por la propuesta de paisaje, entre lagos y cascadas, su construcción, fue un alarde de organización ya que duró apenas 75 días de aquel 1992.
UNILIVRE
El segundo caso es la construcción de la Universidade Livre do Meio Ambiente (Unilivre), instalada en otra de las canteras de la ciudad que hoy se encuentra reconvertida en el Bosque Zaninelli. La Universidad es una ONG dedicada a la preservación medioambiental. Su edificio, cuya estructura está formada por postes telegráficos reutilizados, se inauguró en 1992, y desde entonces, se ha convertido en otra de las referencias arquitectónicas de la ciudad.
En una tercera cantera, también se construyó un auditorio al aire libre con capacidad para 25.000 personas.

Otras muchas actuaciones definen la nueva Curitiba. Desde la Rua 24 horas para potenciar la actividad económica y la vida ciudadana, hasta la red de pequeñas bibliotecas (Farois do saber, Faros del saber) para fomentar la lectura y el uso de internet.
Los tres vectores clásicos de la sostenibilidad (medioambiente, sociedad y economía) orientan las actuaciones de acupuntura en la ciudad. Por eso, Curitiba es hoy un referente mundial sobre el desarrollo urbano sostenible y sus ciudadanos sienten el orgullo de formar parte de una comunidad innovadora y próspera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

urban.networks.blog@gmail.com