22 jun. 2011

Chicago: El caso del “City Hall” y la polémica sobre la noción de “espacio público”


La interpretación del carácter que debía tener el “espacio público” de la manzana nº 39 motivó la polémica. El enfrentamiento se produjo entre los que defendían un espacio libre, plaza o parque, para el uso de los ciudadanos y los que interpretaban que podía construirse un edificio de carácter público-comunal, concretamente, el del Ayuntamiento de la ciudad (el City Hall). Esta última posición fue la ganadora, desplazando la discusión hacia el modelo de implantación de un edificio en ese espacio.

Surgieron dos planteamientos: en primer lugar el que proponía un edificio lateral, liberando el máximo espacio, contando con un fachada noble frente a las otras tres que podrían ser más convencionales permitiendo un ahorro económico; y, en segundo lugar, el planteamiento que finalmente se impondría, que sugería una ocupación central (que magnificaría el edificio) disponiendo el espacio libre alrededor del edificio.
La manzana del consistorio es un buen ejemplo de los avatares del espacio público en Chicago. Se edificó un primer proyecto con una imagen clasicista, con dos plantas sobre rasante y una inferior en semisótano (con “patio inglés” en todo el contorno). El proyecto fue de John Mills Van Osdel y se construyó entre 1851 y 1853. El crecimiento de la ciudad exigía cada vez más funcionarios municipales, y por ello, el mismo arquitecto proyectó en 1858 un tercer piso sobre el edificio existente. Esta manzana siguió en el centro de la polémica cuando el gobierno del Condado de Cook exigió espacio para su actividad. Se construyeron entonces dos pequeñas alas que completaban una franja central de la parcela (Loring & Le Baron Jenney, 1869) que mantenían espacios ajardinados exteriores. El Gran Incendio de 1871 afectó al Ayuntamiento que, si bien mantuvo sus fachadas de piedra, quedó destrozado en su interior. Los edificios fueron derribados y en su lugar se construyeron dos laterales (uno para el gobierno municipal y el otro para el condado) que dejaban una franja central libre (J. J. Elgan, 1873-1885). La tardanza en su ejecución se debió a un proceso problemático plagado de corrupciones. Finalmente, la constante necesidad de espacio llevó al derribo de este último edificio para proyectar otro (Holabird & Roche, 1905-1911) que colmataría la manzana hasta sus límites (dejando unos patios interiores). Este es el edificio actual que comparten ambas administraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

urban.networks.blog@gmail.com