21 jun. 2011

Nuevos enfoques inmobiliarios

El mercado inmobiliario ha estado, en las últimas décadas, impulsado por la acción del binomio PROMOTOR-COMPRADOR, que centraba su actividad en el desarrollo residencial y se lubricaba gracias a los puentes financieros hipotecarios.
La quiebra del modelo anterior obliga a iniciar nuevos caminos en los que se están redefiniendo los papeles de los diferentes agentes participantes.
En una de las líneas emergentes, el binomio anterior se transforma en el de OPERADOR-FONDO DE INVERSION con las siguientes claves:
1. El ámbito de desarrollo se centra en el campo de las actividades económicas. La base está en activos capaces de generar rentas (negocios principalmente)
2. El modelo económico se traslada desde la Venta hacia la Rentabilidad, potenciando el carácter patrimonialista.
3. El Promotor convencional se desdibuja y su papel se traslada a una figura formada por muchos cuerpos que trabajan en coordinación. Destacando el BUSINESS DEVELOPER como impulsor y la gestión integral del PROJECT MANAGEMENT.
4. El destinatario no es un usuario propietario, sino un OPERADOR que invierte en su negocio evitando el esfuerzo exigido por un activo no corriente (inmovilizado). Su compromiso se limita a cumplir con el alquiler pactado.
5. No hay puentes financieros. Los recursos económicos proceden de FONDOS DE INVERSIÓN. Es decir, entidades que manejan el ahorro de muchos partícipes y que buscan una rentabilidad razonable.
El Fondo de Inversión se convierte en propietario del inmueble que es arrendado al explotador del negocio.
Una variante de este modelo es el denominado BUILD TO SUIT, que ocurre cuando el Operador es, a su vez, impulsor (soliendo acudir a la gestión especializada del Project Management)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

urban.networks.blog@gmail.com